Navarra explora crear su propio 'Netflix público' pero duda de si lanzar una televisión autonómica

Momento en el que ETB apaga la señal en Navarra.

El Gobierno de María Chivite estudia la viabilidad de crear en Navarra una especie de Netflix público, aunque duda de la oportunidad de implantar un canal autonómico al uso como soporte para la plataforma. Estas son las opciones que, en un principio, ha puesto sobre la mesa un informe encargado por el Ejecutivo foral, con el fin de dar cumplimiento a un compromiso adquirido en el pacto de gobierno suscrito entre PSN, Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra, a petición de la formación morada. En concreto, dicho acuerdo habla de crear una "plataforma digital multimedia" situada "frente a la amenaza que las noticias falsas están generando a la labor periodística". En próximas semanas, el consejero de Presidencia, Javier Remírez, dará cuenta en el Parlamento de las conclusiones de los informes y trabajos realizados, después de que el portavoz de Podemos, Mikel Buil, haya solicitado este lunes su comparecencia y de que el líder de la oposición, Javier Esparza (Navarra Suma), haya mostrado su temor de convertir "Navarra en Venezuela" con este proyecto.

De transformarse en una realidad este canal autonómico, en cualquiera de sus formas, supondría eliminar a Navarra de la lista de territorios que no cuentan con un medio de difusión propio. Las otras excepciones son Cantabria, La Rioja y Castilla y León. A la vez, quedaría en el aire la financiación que actualmente reciben de las arcas forales tanto la radio y televisión pública vasca EiTB como el canal privado Navarra Televisión, las únicas que prestan este servicio en el territorio. Así, mientras EiTB emite no sin polémica por lo que supone que un medio vasco opere en Navarra, el organismo privado recibe importantes cantidades de fondos públicos. Sin ir más lejos, Navarra Televisión firmó a principios de este año con el Gobierno foral un convenio dotado de 1,3 millones de euros a cambio de abrir una delegación en Tudela.

De esta forma, el Departamento de Javier Remírez ha iniciado los primeros pasos para estudiar la posibilidad de implantar este ente público, pero su creación no sería ni mucho menos inmediata. Se precisa de una mayoría parlamentaria suficiente, es decir, que EH Bildu o Navarra Suma apoyen la propuesta gubernamental. Hasta el momento, llevan trabajando en la cuestión un grupo conformado por profesionales del Cluster Audiovisual de Navarra (CLAVNA) y la Asociación de Productoras Audiovisuales de Navarra (NAPAR). Este último organismo es el que ha realizado dos estudios al respecto. El primero está centrado en la realidad del sector audiovisual en el territorio y en la viabilidad de una televisión autonómica, mientras que el segundo dibuja las posibles formas del organismo público.

Según detalló a principios de septiembre el consejero Remírez en una respuesta parlamentaria, la asociación NAPAR define en su segundo informe la implantación de un "modelo de agregador de contenidos audiovisuales". Son los denominados OTT, del inglés Over The Top. Esto se traduce en aplicaciones que ofrecen contenido de vídeo a través de internet, que es exactamente el modo de funcionamiento de plataformas como Netflix o HBO frente a la televisión por cable o por satélite. Esta vía implica un coste de emisión e infraestructuras muy inferior a los sistemas tradicionales. No obstante, dicho informe contempla la posibilidad de que la nueva corporación incluya un canal de televisión autonómico "como soporte y plataforma de entrada hacia los contenidos". En base a esto, el organismo recomienda explorar una propuesta ajustada a un plan estratégico, con un modelo definido y el presupuesto necesario para ponerlo en marcha.

En lo que respecta a las posibilidades para crear una televisión autonómica al uso, Navarra presenta una serie de peculiaridades y "dificultades técnicas" que también mencionó en su día el consejero Remírez. La comunidad foral cuenta hoy por hoy con un único 'multiplex' de TDT –sistema de telecomunicaciones que permite distribuir distintas emisiones por una misma vía-, que a su vez cuenta con cuatro canales. Dos de ellos los ocupa EiTB -ETB 1 en euskera y ETB 2 en castellano-, mientras que la otra mitad corresponde a Navarra Televisión. En este sentido, preguntado por Bakartxo Ruiz (EH Bildu) sobre las dificultades de emisión de ETB 3 -contenidos infantiles en euskera- en todo el territorio, manifestó que abrir un quinto canal en el "multiplex" supone una "cuestión técnicamente imposible". Al menos así lo trasladó al Ejecutivo foral la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones en una reunión mantenida al respecto el 10 de noviembre de 2020. "Otra alternativa es la concesión de un segundo 'multiplex' autonómico para Navarra, una iniciativa que no está por el momento sobre la mesa en el ámbito del Estado", descartó entonces.

Trámite y encuadre legislativo del nuevo ente público

La creación de un ente público de comunicación no se podría producir de la noche a la mañana. Luego de que sean presentadas las conclusiones del análisis previo a los distintos grupos parlamentarios, serán estos los que debatan la necesidad, oportunidad y viabilidad del organismo, así como la forma planteada.

A nivel legislativo, la LORAFNA –Ley Orgánica de Reintegración y Amejoramiento del Régimen Foral de Navarra, el equivalente al Estatuto de Autonomía- ya otorga a la comunidad foral la potestad de regular, crear y mantener su propia prensa, radio y televisión, como ocurre en el resto de comunidades. De hecho, una Ley Foral de 1985 constituyó de facto ese ente público si bien su vigencia fue suspendida en 1989 sin que nada más volviera saberse al respecto.

Podemos pide un medio "digital" y a Navarra Suma lo ve "lamentable"

El debate sobre la creación de este ente público de comunicación ha saltado a la palestra a raíz de la petición de comparecencia realizada por el portavoz de Podemos, Mikel Buil, quien ha solicitado al titular de Presidencia que explique "en qué punto" está el estudio de viabilidad. De hecho, la formación morada fue la que pidió en el acuerdo programático estudiar la implantación del organismo, según ha recordado. Así, Buil ha defendido un modelo "principalmente digital", sin "un gran dispendio como lo pueden tener otras comunidades".  

El portavoz de Podemos ha pedido en este sentido "un medio de comunicación oficial que de alguna manera evite la proliferación de las llamadas 'fake news' y favorezca una mejor comunicación política". En cualquier caso, ha rechazado que lo propuesto constituya un medio "controlado por políticos" y ha insistido en que la entidad tendrá que garantizar los "métodos de selección por mérito y capacidad".

En el otro lado, desde Navarra Suma –la coalición que aglutina UPN, Ciudadanos y PP- el principal líder de la oposición Javier Esparza ha calificado de "lamentable" que siquiera se genere el debate. "Creo que ya es lo que falta para convertir a Navarra en Venezuela o Navarra en algo parecido a Cuba", ha opinado. "Los medios de comunicación que hay en Navarra son conocidos por parte de todos, se respeta la libertad. Me parecería intentar manipular y retorcer la libertad de prensa en Navarra", ha defendido.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats