La cuarta ola feminista arrasa en la literatura infantil con un 'boom' que rescata a filósofas, activistas o científicas

Portada de 'Luchadoras', un libro ilustrado sobre mujeres históricas

La cuarta ola feminista también arrasa en la literatura infantil. En los últimos años los libros parecen estar reparando el olvido al que hasta ahora habían condenado a destacadas mujeres protagonistas de la Historia. Hemos pasado de una ausencia total de nombres femeninos en la narración del mundo tal y como lo conocemos, a un 'boom' editorial de antologías, novelas y cuentos ilustrados que ponen en el centro la biografía de mujeres cuya labor pedía a gritos este reconocimiento. Pero además de restaurar su memoria, la relevancia de que los rostros de Clara Campoamor, Simone de Beauvoir, Marie Curie, o Valentina Tereshkova, la primera mujer astronauta, sean comunes ahora en las librerías es que despliegan ante las niñas y los niños un horizonte de nuevas conquistas que otras generaciones que nos precedieron ni siquiera pudieron llegar a imaginar.

La periodista y escritora Cristina Serret recibió hace un tiempo la propuesta de la editorial Shakelton Kids de colaborar en un proyecto que está volcando sus esfuerzos en la tarea de hacer pública la vida de mujeres históricas. El sello venía editando varios libros de biografías personales, como la de Clara Campoamor, narrada por Manuela Carmena en el año que se cumple el 90 aniversario del derecho al voto de las mujeres en España, o del pensamiento feminista de Simone de Beauvoir, escrita por Cristina Sánchez. Otros, de la misma editorial, como 'Creativas', son recopilatorios de artistas, escritoras y actrices que han destacado en sus campos. El encargo que recibió Serret era también el de una antología, 'Luchadoras', un texto infantil ilustrado que ella define como "un compendio de mujeres que rompieron barreras en todos los sentidos, jugándose la vida y haciendo aportaciones importantísimas".

Para destacar el papel fundamental de esta etapa, los textos de 'Luchadoras' están narrados para la infancia y además comienzan en la infancia de las protagonistas. "Muchas mujeres de las que hablamos han nacido en contextos históricos duros, han vivido o viven situaciones de marginación, discriminación racial, el nazismo... y la infancia fue la primera barrera que tuvieron que atravesar". La historia de algunas de estas luchadoras se cuenta en el tiempo actual, como la de Malala Yousafzai, la activista Pakistaní defensora del derecho a la educación de las niñas y mujeres, premio Nobel a los 17 años y víctima de un ataque talibán.

Y otras, como la de Rosa Parks, se enmarcan en la lucha racial de Estados Unidos en el siglo XX. Conocida como 'la primera dama de los derechos civiles', Parks fue encarcelada por negarse a ceder el asiento del autobús a un hombre blanco. Ocurrió en Montgomery, Alamaba, el 1 de diciembre de 1955, encendiendo la chispa de un movimiento encabezado por el pastor bautista Martin Luther King y su amiga de la infancia Johnnie Carr. El suceso sirvió para ilustrar en 1957 un cómic, 'The Montgomery story', que corrió entre la población como la pólvora y sirvió como arma pacífica para avivar la movilización contra las políticas de segregación racial.

A pesar de haberse convertido elnsímbolo de resistencia, no es Parks, sino Luther King quien pone cara a la portada del cómic. Ahora, la editorial Alba ha publicado un libro ilustrado que sitúa a la activista afroamericana en el centro de la historia dentro de una serie titulada 'Pequeña y grande', dedicada a lo largo de numerosos volúmenes a narrar la vida de destacadas mujeres, invisibilizadas o escondidas detrás de históricos activistas masculinos.

"En los últimos cinco años ha habido una auténtica revolución en lo que se refiere a la presencia de las mujeres en los cuentos y en el papel que juegan. Es decir, se está cuestionando la presencia que tradicionalmente se le había dado. Está sucediendo también en el cine. Lo podemos ver con Disney, que ha puesto como protagonistas a mujeres valientes y luchadoras que hacen algo más que esperar a un príncipe", explica Serret. Este vuelco a la historia permite que "la generación de niños y niñas que crecen con esta perspectiva tengan ese papel asumido: con la mujer situada en un lugar también protagonista", dice.

En la serie de cuentos editada por Alba Editorial se descubren nombres de mujeres a menudo desconocidos, mucho menos citados que el de Frida Khalo y el de Simone de Beauvoir, y que también jugaron un papel clave en su tiempo. Muchos conocemos a Pipi Calzaslargas, pero sabemos poco de su creadora, Astrid Anna Emilia Ericsson, renombrada literariamente como Astrid Lindgren. O la diseñadora de moda Vivienne Westwood, que rompió con el formalismo inglés y vistió a los jóvenes del Reino Unido de estética punk. Mucho antes, hace 200 años, la escritora Mary Shelley publicaba 'Frankestein', la historia de un monstruo marginado por la sociedad que acabó convertida en una obra universal.

En nuestro país, las editoriales están rescatando figuras como las de Clara Campoamor, Concepción Arenal, o María Zambrano, entre muchas otras. El pasado marzo, coincidiendo con el bicentenario del nacimiento de Concepción Arenal, la editorial Nórdica Libros publicó 'La mujer del retrato', un cómic que se centra en la infancia y la adolescencia de la pensadora feminista. Este libro se propone romper con la imagen que hasta ahora se ha tenido de ella mediante un riguroso, pero atractivo, trabajo de documentación. La propia nieta de la protagonista, Teresa Novoa, ilustra las páginas, escritas por Mónica Rodríguez.

Hace ya una década la editorial Hotel Papel publicaba sobre María Zambrano 'La música de la luz', una biografía ilustrada para niños y niñas a partir de ocho años y que invita a hacerse preguntas desde la perspectiva de la filósofa. "A María le gustaban los gatos, fijarse en lo invisible y hacer preguntas difíciles. ¿Dónde estamos cuando dormimos? ¿Por qué nos duelen los recuerdos? Para encontrar respuestas, María estudió filosofía, que significa amor a la sabiduría", escribe Luisa Antolín sobre las ilustraciones de Antonia Santolaya. Otra histórica, la francesa Juana de Arco, aparece bien representada para el público infantil en el cuento 'Juana de Arco, realidad y mito', editado por Susaeta.

Libros y cuentos, todos ellos, para leer en casa y para estudiar, por qué no, en los colegios. Y es que estas publicaciones son utilizadas a menudo como material complementario por los profesores porque, dice Serret, todos "estamos ya inmersos en la gran ola feminista, y en las escuelas también hay avidez de contar estas historias y hacer justicia con las mujeres". Científicas, iconos internacionales, activistas, artistas, como las recogidas en 'Ellas cuentan' (SM), o bajo las tapas de 'Heroínas secretas de la historia' (El fisgón histórico), 'Pioneras' (Anaya), 'Inventoras y sus inventos' (Flamboyant), y en todos los títulos que las están rescatando del olvido sirven para reescribir la Historia ante los ojos de la mirada infantil.

Etiquetas
Publicado el
1 de abril de 2021 - 21:35 h

Descubre nuestras apps

stats