eldiario.es

9
Menú

Tolerancia cero y control de la ablación

Los responsables de las menores con riesgo de sufrir mutilación genital firmarán el 'Compromiso preventivo' antes de viajar a sus países de origen y se comprometen tras el viaje a acudir al centro de salud

Un millar de niñas de cero a 14 años que viven en Euskadi procedentes de países del continente africano donde se practica la mutilación genital están en riesgo de ser mutiladas

- PUBLICIDAD -
Las cuchillas con las que se practica la ablación/ Imagen cedida por World Vision

Las cuchillas con las que se practica la ablación/ Imagen cedida por World Vision

Alrededor de un millar de niñas de cero a 14 años que viven en Euskadi procedentes de países del continente africano donde se practica la mutilación genital tienen riesgo de sufrir la ablación. El Departamento de Salud y el  Instituto Vasco de la Mujer (Emakunde) han editado una Guía de Actuación en el ámbito sanitario para la prevención y detección de la Mutilación Genital Femenina.

Y como medida preventiva se pretende poner en  marcha el documento 'Compromiso preventivo' para que los responsables de la menor en riesgo "se comprometen, por escrito, a evitar su mutilación genital", cuando viajen a sus países de origen.  Los firmantes de este documento se comprometen también a "acudir de nuevo, al regreso de su viaje, al centro de salud".

La Guía, según ha señalado el consejero de Salud, Jon Darpón, pretende dar respuesta a la necesidad de los profesionales sanitarios y asistenciales de reconocer y saber cómo actuar ante las situaciones que han surgido tras la llegada a Euskadi de mujeres que proceden de países donde se realizan esas prácticas, un colectivo cifrado en unas 11.000 personas. La ablación genital femenina es una práctica ancestral en países como Chad, Gambia, Malí, Senegal, Sudán, Yemen, Somalia, Guinea, Yibuti y Egipto.

Esta guía señala que cualquier intervención al respecto debe partir de la consideración de la ablación genital como "una expresión de violencia contra las mujeres" y, por tanto, "debe hacer hincapié en el empoderamiento de las mujeres como estrategia para la prevención, evitando dar una visión del problema sólo desde el punto de vista sanitario".

"Estigmatización de los pueblos"

La publicación destaca también que cualquier intervención "debe huir de la estigmatización de pueblos, comunidades y familias" donde se practica, y, por el contrario, "debe fomentar el conocimiento y la sensibilidad para comprender este tipo de prácticas en el contexto en el que se producen con el fin de evitar la doble victimización de quienes las sufren".  El documento consta de dos partes: una socio-antropológica, ética y jurídica, que ilustra las "profundas" motivaciones psicológicas, económicas, sociales y culturales del fenómeno y su dimensión en Euskadi, la fundamentación ética contra esta práctica y los instrumentos legales disponibles para combatirla.

La segunda ofrece directrices para poder abordar adecuadamente la atención y prevención de la mutilación genital femenina en el ejercicio de la atención sanitaria.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha