eldiario.es

9

Unicef reclama un complemento en la RGI por cada hijo menor

La organización alerta de que uno de cada cinco niños de 4 a 14 años sufre ansiedad o depresión

Pobreza infantil

Pobreza infantil

La inversión en los niños más pobres es cara, pero salva el doble de vidas. Eso es lo que dice Unicef en su último estudio a nivel nacional. Y en esa línea, el Comité de Unicef en el País Vasco ha reivindicado la introducción en la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) de un complemento económico por cada hijo menor de edad a cargo. Además, la organización reivindica una prestación económica universal por hijo menor a cargo, lo que, a su juicio, debe convertirse en un "derecho subjetivo". Es decir, garantizado por ley y exigible ante la justicia en caso de incumplimiento. El informe ‘Situación de la infancia y adolescencia en Euskadi. Hacia un Pacto Vasco por la Infancia y la Adolescencia’ se centra en aspectos como la salud y la educación de los más pequeños. Y pide un pacto interinstitucional para que las cuestiones relacionadas con la infancia y sus necesidades tengan más relevancia en las políticas públicas, según informa Efe.

La única forma de atajar las desigualdades que se producen entre los niños es promover políticas públicas que beneficien al conjunto de las familias con hijos y al conjunto de la infancia. Eso se traduce, básicamente, en más inversión social para desarrollar políticas sociales de carácter preventivo, que ayuden a romper el ciclo intergeneracional de la pobreza y de la desigualdad y garanticen la igualdad de oportunidades de toda la infancia. Por eso, tanto el presidente como la coordinadora del comité en Euskadi, Isidro Elezgarai y Elsa Fuente, respectivamente, han reclamado una mayor inversión pública en términos de familia e infancia dentro de la partida de protección social, lo que supondría "una profunda reestructuración del actual sistema, que está especialmente orientado a proteger a la población adulta y mayor".

Mientras que la partida destinada a familia e infancia supuso un gasto de 223,2 euros por habitante en 2015, el ámbito de la vejez se llevó alrededor de 3.000 euros de media.

Según Elezgarai, "las oportunidades y las condiciones de vida de los niños están muy determinadas por el estatus socioeconómico de su familia, por el empleo, los ingresos y el capital cultural de sus progenitores". Los datos de la última Encuesta Nacional de Salud 2011/2012 refleja que un 21,1 % de niños y adolescentes vascos de 4 a 14 años de edad presenta riesgo de mala salud mental, es decir, cuadros de ansiedad o depresión. Por encima de la media estatal, que es del 17,1%.

Otro motivo de preocupación es el aumento de niños y jóvenes vascos de 2 a 17 años que presentan obesidad o sobrepeso: ha pasado del 19,5 % en 2006 al 32,5 % en 2012.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha