eldiario.es

9

Una dosis de optimismo y dos de resignación

La juventud de un país es su futuro y que los niveles de derechos, de bienestar y de cohesión social que aún conservan las actuales generaciones no están en absoluto garantizados para el futuro próximo

Lanbide ha hecho público un informe sobre la 'Situación del Mercado de Trabajo de las personas jóvenes en la CAE' que alerta sobre la gravísima situación del trabajo juvenil en Euskadi y que contiene unas conclusiones demoledoras, llegando a afirmar expresamente  que estamos "en riesgo de perder a una generación para el empleo". Aun dejando de lado el grave problema de que una parte de nuestra juventud tiene que salir a países extranjeros a buscar un empleo con unas condiciones que se le niegan en su propio país y de la enorme fuga de talento que esto supone, los datos que aporta el informe son desoladores. De los 185.600 vascos menores de 25 años que había hace sólo una década, ahora quedan sólo 163.000. De ellos, más de la cuarta parte -concretamente el 26 %- está en el paro. La mayoría de los restantes, en el trabajo precario.

Quizá no esté de sobra recordar que Lanbide no es una ONG independiente o vinculada a algún grupo de la oposición; que es el servicio de empleo del Gobierno vasco y que, por tanto, sus documentos son documentos oficiales y expresan el análisis de nuestra realidad socio-laboral que hacen los responsables políticos del gobierno. Ellos mismos reconocen que estos hechos, con ser graves en sí mismos, conllevan una gravedad añadida que excede a lo laboral y que impregna todo lo personal, generando en quienes la padecen una sensación de "desánimo" y de "desgaste psicológico" que podría "desembocar en exclusión social" y en un aumento de la "sensación de inutilidad que podría conllevar a elevar los índices de criminalidad…".

El desempleo desorbitado y los elevados niveles de precariedad laboral no auguran nada bueno para el futuro de la sociedad vasca

Quizá tampoco esté de sobra recordar que la juventud de un país es su futuro y que los niveles de derechos, de bienestar y de cohesión social que aún conservan las actuales generaciones no están en absoluto garantizados para el futuro próximo. Que las familias constituyen un colchón que desdramatiza la situación y que genera una apariencia de realidad engañosa, en la medida en que no es sostenible a largo plazo. Que una radiografía que dibuja la fuga de talento, el desempleo desorbitado y los elevados niveles de precariedad laboral no augura nada bueno para el futuro de la sociedad vasca. Que no se puede construir nada sólido sobre cimientos precarios.

En resumen, el informe apunta pocos motivos para el optimismo. Este es el análisis oficial que hacen los responsables de empleo del PNV. Esta es la situación en la que ellos mismos afirman que se encuentra la juventud vasca después de decenas de años de gobierno de su partido. Siendo ese el diagnóstico que hace quien nos gobierna, ¿cuál es su receta para salir de esa situación? Pues no parece casar muy bien con el diagnóstico. No se plantea rectificación alguna. Ni siquiera se hace la mínima autocrítica a las políticas implementadas hasta ahora, políticas neoliberales que impulsan los poderes privados salvajes y que han venido ejecutando obedientemente al dictado de la troika comunitaria los gobiernos español y vasco.

La receta del PNV lleva, como siempre, una dosis de optimismo y dos de resignación. Consiste en lamentarse de no tener todas las competencias y en derivar la responsabilidad hacia 'Madrid', olvidando que en Madrid, igual que en Bruselas, el PNV apoya las contrarreformas que fomentan la reducción de derechos laborales y la precarización del trabajo. Y consiste también en seguir comparándonos con quienes viven en latitudes más al sur y en convencernos de que debemos conformarnos pensando que hay sociedades que aún presentan datos más alarmantes, mientras que nosotros todavía retenemos algo de la pujanza que caracterizó a la sociedad vasca del siglo XX.

¿Por cuánto tiempo? Una pregunta incómoda que parece que nadie se quiere hacer. Parece ser más fácil cerrar los ojos y seguir haciéndonos trampas al solitario.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha