La portada de mañana
Acceder
Prohibición de fumar, más restricciones sociales y cribados: las comunidades buscan más medidas ante el aumento de contagios
Juan Carlos I, un capitán general del Ejército en paradero desconocido
Las irregularidades en la contratación de temporeros mediante intermediarios dificultan el control de la COVID-19

Memoria histórica del PP madrileño: oportunidad histórica de una izquierda confluyente

Si a la ciudadanía no se le va la fuerza por las urnas, podríamos considerar que el PP se lo ha puesto fácil a las alternativas de cambio para ganar Madrid. Que estamos de enhorabuena. La candidatura de Esperanza Aguirre para el Ayuntamiento y de Cristina Cifuentes para la Comunidad sería una gran noticia. No solo es la clarísima demostración de que la derecha que gobierna no tiene capacidad de renovación ni dispone en el partido de alternativas de regeneración (o, de haberlas, pesan menos que dos carretas de viejo y férreo poder), sino que supone la constatación de su empeño en un modelo de política, de gestión, de ciudad y de región. Un modelo al que caben, como a la mala prosa del relato de sus mandatos, muchos adjetivos: corrupto, pernicioso, maligno, cruel, chulesco, mafioso, saqueador.

Respecto a las candidaturas de Aguirre y Cifuentes se pueden hacer muchos análisis en clave de entresijo político, de lucha interna de partido, de juego de sillas y de hechuras de camas. Más aún si asistimos al último espectáculo tuitero, titiritero, tentadero, de la abuela Aguirre frente al plasmado Rajoy, presidente de todos los presidentes. Estos episodios son apasionantes desde un punto de vista de ludopatía política, desde un planteamiento del escenario de la cosa pública como tapete de casino Eurovegas. Lo pasamos pipa mientras nos arruinamos. Pero lo que importa en última instancia es Madrid, y el planteamiento ha de tener en cuenta lo que significan esas candidatas, lo que ya son, quiénes son.

Esperanza Aguirre representa la corrupción, la impunidad, el despotismo. Un buen número de miembros de su equipo en la Comunidad de Madrid son presos, individuos que están en la cárcel por delinquir, delincuentes. Muchos otros están imputados por delitos de corrupción: cobro de comisiones ilegales, tráfico de influencias, cohecho, prevaricación. Otros están siendo investigados, como el actual presidente, Ignacio González, caído en desgracia en su partido tras hacer caer en desgracia, con actuaciones propias del gansterismo, a la más mínima moral política. Todos ellos han cometido delitos o son presuntos culpables de delitos perpetrados en el ejercicio de una política de la que ella, Aguirre, ha sido jefa, a la luz y a la sombra. Una jefa que llegó a serlo gracias a las malas artes de una traición, el “tamayazo”. Aguirre, la privatizadora de la Sanidad pública madrileña. Aguirre, la bilingüe de buena familia que ha querido convertir el derecho a la Educación pública en un negocio. Aguirre, la taurómaca que declaró los toros Bien de Interés Cultural, cómplice de la tortura animal. Aguirre, la candidata a alcaldesa que, cual pandillera, aparca en doble fila en la Gran Vía y tira de un atropello la moto de un policía y huye haciendo caso omiso de las órdenes de los agentes y saca a sus matones a la puerta de casa. Aguirre, la candidata a alcaldesa que, grosera, se larga dejando a un periodista sentado en plena entrevista. Aguirre, en fin, la embustera que se había retirado de la política para cuidar a sus nietos.

Cifuentes, por su parte, dice que quiere ser la “candidata de la calle”. Y no le faltan razones que debemos recordar, ya que, como delegada del Gobierno en Madrid, en la calle ha hecho muchas, y muy graves, de las suyas: represión, agresión, violencia policial. Huelgas y manifestaciones legítimas y legales han sido atacadas desde el despacho de Cifuentes, ahora candidata a presidir la Comunidad. Derechos constitucionales han sido vulnerados desde la plaza de mando de Cifuentes, que ha ordenado cargas contra personas pacíficas y contra periodistas en el ejercicio de su profesión. Cifuentes, la mano negra del Gobierno en su proyecto de creación de un Estado policial. Cifuentes, la delfina precursora de la Ley Mordaza. Cifuentes, la jefa del campo de pruebas represoras de la reforma del Código Penal. Cifuentes, que es cómplice de la violencia contra los desahuciados pero acusó de “filoetarras” a los activistas de la PAH. Cifuentes, que es cómplice del acoso a los inmigrantes y del maltrato del que son víctimas en los centros de detención. Cifuentes, la republicana cuyos empleados, armados, no permitían pins tricolores el día de la coronación esa que nos metieron de lado.

Estas dos señoras, con tales antecedentes (penales, muchos de ellos, por persona interpuesta), son las candidatas del PP en Madrid. Gracias, PP. Gracias también, Espe y Mariano, por el show, que escenifica lo mejor, inédito, que le ha pasado en décadas (parecieran siglos, milenios, eras, edades) a Madrid: la derecha doblemente dividida, en sí misma y por Ciudadanos; la izquierda, milagrosamente confluyente, salvo las que serán lamentables excepciones.

Ahora solo nos hace falta voluntad de servicio público para que los procesos de confluencia de la izquierda madrileña y los movimientos sociales generen unas candidaturas cuya única intención sea tratar de implantar otro modelo de ciudad, tratar de construir un futuro mejor, tratar de reconstruir Madrid, de recuperar sus instituciones, sus recursos y sus calles para la ciudadanía, tratar de devolverle sus derechos y algo de su dignidad. La izquierda confluyente madrileña tiene una oportunidad histórica que aprovechar y un objetivo del que no deben distraer personalismos, partidismos, guerrillas de siglas ni intereses espurios, ajenos al bien común. La izquierda confluyente madrileña debe ser lo suficientemente generosa, bondadosa, responsable, inteligente y madura como para desahuciar del poder a quienes nos han desahuciado de nuestras casas, de nuestros trabajos, de nuestros sueños y de nuestro futuro. No hacerlo ahora sería un desperdicio imperdonable. No hacerlo ahora sería entregarnos, rendirnos, suicidarnos. Hagámoslo.

Y que a la ciudadanía no se les vaya la fuerza por las urnas, sino que las urnas sean el verdadero espejo de su fuerza, el avance de sus movimientos, la extensión de sus calles, su democrático puñetazo en la mesa contra un modelo canalla que nos ha llevado a este abismo pero, también, a esta oportunidad.

Etiquetas
Publicado el
8 de marzo de 2015 - 19:22 h

Descubre nuestras apps

stats