eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

La España Vaciada no es una postal nostálgica en blanco y negro

Vivo en Soria, en un entorno privilegiado, rodeada de naturaleza y de un patrimonio histórico-cultural increíble. Vivo en una provincia despoblada (hay más), olvidada, incluso algunas personas piensan que estamos muertas. Se equivocan, somos personas fuertes, resilientes y perseverantes, nunca fuimos autómatas, nuestra capacidad para crear y emprender es infinita, somos únicos. La resistencia numantina no es una leyenda.

No nos queremos parecer a las grandes urbes, agotadas, desgastadas y castigadas por la sobrepoblación, la contaminación, el estrés, la deshumanización y las desigualdades. Algo a lo que habría que poner freno urgentemente. Queremos conservar la autenticidad de nuestra tierra, su valor ecológico incalculable, su sostenibilidad, su desarrollo local, sin renunciar a nuestros derechos como ciudadanía. Es imprescindible implementar políticas que descongestionen esas moles insostenibles y se piense en una vertebración del territorio, conectada y sensible con las personas y el entorno.

Las grandes ciudades, que crecen exponencialmente, están siendo el cobijo de los y las jóvenes emigrados que han hallado en sus fauces una oportunidad. Somos la España Vaciada, que como muy bien explica María Sánchez en su libro Tierra de Mujeres: "No somos la España vacía. Somos un territorio lleno de vida. De personas, de historias, de oficios, de comunidades. El medio rural y sus habitantes no necesitan que ninguna literatura los rescate. Necesitan que se los reconozca al fin, ocupar su espacio y recuperar la voz. Necesitan más que nunca que se afronten de verdad sus problemas y sus necesidades. Nuestro pueblos se mueren y lo que más necesitamos son soluciones de verdad, políticas comunes, medidas de urgencia, concienciación ciudadana. Necesitan los mismos servicios a los que pueden acceder nuestros hermanos que viven en las ciudades. Sobran las historias y la literatura si siempre proceden de los mismos. No necesitan paternalismos ni romanticismos".

Seguir leyendo »

Unidad en la memoria

La sede del Parlamento de Andalucía

Hay zozobra en las asociaciones de familiares de los republicanos que fueron matados por el fascismo. Desde la Junta de Andalucía llegan noticias contradictorias. Por un lado PP y Vox pactaban eliminar la Ley de Memoria Histórica a la que tildaban de "totalitaria". Era una de las 37 medidas del acuerdo cerrado en enero para la investidura del candidato del PP en cuyo punto 33 dice que populares y voxistas se comprometen a "promover una Ley de Concordia que sustituya a la Ley de Memoria Histórica".

Por otro lado noticias de última hora nos dicen que el gobierno andaluz de PP y Cs librará 265.000 euros para exhumar una fosa con 1.100 víctimas del franquismo: "La consejera de Cultura, Patricia del Pozo, se reúne con el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, para desatascar el convenio entre Junta, Ayuntamiento y Diputación para la exhumación de la fosa de Pico Reja, donde se cree que fue enterrado Blas Infante… Es la primera actuación para recuperar víctimas del franquismo que acomete el Gobierno de Moreno Bonilla, mientras sus socios de Vox presionan para derogar la Ley Andaluza de Memoria Histórica".

Es un comienzo de primavera raro, tanto del tiempo meteorológico como del político. No llueve, hace calor y frío al mismo tiempo… los pinsapos de la sierra están esplendorosos y especialmente el que está al pie de las fosas donde están nuestros héroes republicanos. Llevaba tiempo sin dar semillas y este año las está dando en abundancia… así que he recogido para plantarlas y conseguir nuevos pinsapos nacidos de éste que lleva 80 años acariciando a nuestros familiares con sus raíces. Si lo consigo, Maricarmen Ruiz, Ana Avilés, Antonio Heredia, Cristóbal Sánchez, Ana María Peña, Mateo Peña, Inma Rosado y otros familiares podrán tener uno que nos mantendrá alertas en la verdad, la justicia y reparación.

Seguir leyendo »

La información molesta

El día 21 de marzo se publicó en este medio una información acerca del despido de 11 trabajadores del equipo de Errejón. Al parecer, causó un vendaval de indignación por una parte suficientemente importante de socios como para que este medio del que soy socia haya decidido 'explicarse'. Lo veo así, si recibo un correo electrónico que me informa del hecho, del que por otra parte estoy obviamente al tanto:

"Esta semana 'eldiario.es responde' se ha centrado en uno de los asuntos más polémicos de los últimos días en la comunidad de eldiario.es, la noticia sobre los despidos de Podemos que publicamos el pasado jueves 21 de marzo. Algunos socios han pedido su baja a raíz de esta información y, en los comentarios, muchos lectores cuestionaban la noticia en términos bastante críticos con este diario y con el periodista que la firma, Aitor Riveiro. Otros la defendían".

Y aquí va mi opinión. Porque opinar es libre. Pero informar está sujeto a unas normas de comprobación de la veracidad. Aunque muchos, muchísimos, "medios" no lo cumplan. Pero que muchos no lo cumplan, no significa que no siga siendo cierto. Creo que eldiario.es lo cumple, porque desde que lo leo todavía no vi un desmentido, o ninguno lo suficientemente representativo. Porque comprueban sus fuentes y su información. Informan de lo que sucede. Incluso con pleitos de por medio. Incluso incomodando a nosotros los socios.

Seguir leyendo »

La revuelta de la España vaciada

Sotuélamos (Albacete); casas despobladas / Foto: Javier Robla

El próximo domingo 31 de marzo tendrá lugar en Madrid una manifestación que llevará la voz tantas veces olvidada de los pueblos y las provincias más despobladas del país a la capital del Estado. Por el momento, a esta manifestación se han adherido casi 70 entidades sociales de 22 provincias. Sus organizadores, las plataformas ciudadanas "Teruel Existe" y "Soria Ya", ya consideran un éxito el gran eco que ha tenido su convocatoria y prevén reunir en Madrid a unas 100.000 personas en lo que se presume será una manifestación histórica.

Desde luego, la lengua y las palabras que la conforman no son elementos neutrales o asépticos y, en ese sentido, es evidente que no es lo mismo hablar de "España vacía" que de "España vaciada". Mientras que la primera expresión describe simplemente una situación, la segunda apela a una serie de causas o razones. Si existe una España vacía es porque ha sido vaciada por algo o por alguien. Está claro que no se pueden obviar las razones de carácter geográfico: relieve accidentado, clima extremo, etc., pero no son las únicas que explican la baja densidad de población de estas regiones. Por poner un ejemplo claro: el pico de población en la provincia de Teruel se alcanzó en 1910 con más de 260.000 habitantes. En la actualidad, viven en la provincia poco más de 130.000 personas, la mitad de la población de hace un siglo. Como Teruel, otras provincias del interior peninsular se vieron gravemente afectadas por los procesos migratorios ocurridos durante el desarrollismo franquista, donde miles de personas se vieron obligadas a emigrar a las zonas urbanas e industriales del país ante el declive de la agricultura y la ganadería y la falta de oportunidades de sus tierras de origen.

Con la restauración de la democracia en 1978, la situación no ha mejorado. Cientos de pueblos han desaparecido o están en vías de extinción y el índice de envejecimiento en los que todavía sobreviven es muy elevado por lo que el futuro para ellos no es nada halagüeño. Se podría justificar esta situación como un efecto negativo pero necesario de la modernidad, un peaje que se ha tenido que pagar para la conversión de España en un país moderno y avanzado. Para muchos, que observan la realidad del mundo rural desde la miopía de las grandes urbes, se trata de una cuestión de nostalgia. Para otros, que observamos esta realidad desde el conocimiento de vivir o haber vivido en estas comarcas, se trata de una cuestión de justicia. Todas las ciudadanas y ciudadanos de un país deben contar con unos derechos y oportunidades básicos para poder desarrollar su vida con normalidad pero es evidente que esto no se cumple en lo que algunos geógrafos han denominado la Laponia española por su bajísima densidad de población. Y aquí no sirve como pretexto apelar a las siempre socorridas razones climáticas u orográficas sino que hay que dirigir las miradas a la raíz del problema: la escasa o nula voluntad mostrada por la administración central y algunas administraciones autonómicas para dotar a estas comarcas de unos servicios mínimos: ambulatorios con atención primaria continua, escuelas e institutos, infraestructuras, medios de transporte públicos, conexión rápida de Internet, etc.

Seguir leyendo »

Lo inservible

El Depósito de lo Inservible había ido creciendo hasta convertirse en un gigantesco archivo que las paredes de aquel piso ya no podían albergar. A finales del siglo pasado apenas si contenía unos cuantos registros, pero una vez que los ciudadanos se enteraron de su existencia fueron incesantes las idas y venidas de la gente. Las gestiones y el papeleo eran de lo más simple: una fotocopia del DNI o del pasaporte, la descripción somera de lo que se deseaba depositar y por supuesto tener más de dieciocho años. El funcionario, escogido entre los millones de desempleados que había en el país, cumplía ocho horas de jornada laboral: de ocho a cuatro. En este horario podía desayunar, comer, ir a hacer alguna gestión personal tras colgar el cartel de "Vuelvo en un momento", y hasta dejar abierta de par en par la puerta del registro. Nadie pensaba que hubiera cosa alguna que robar en un depósito de lo inservible. Y tampoco necesitaba ser muy listo, no se requerían estudios superiores ni buena presencia. Para su trabajo contaba con una fotocopiadora, un viejo ordenador, unos impresos y un sello que decía "Recibido". El sueldo era pequeño pero, teniendo en cuenta lo cómodo de su misión y la alta tasa de desempleo, había miles de personas que optaban al puesto.

Melquiades Madera, el último empleado del archivo, era un joven de unos treinta años, con unas gruesas gafas y enormes 'brakets' que levantaban su labio de arriba y le daban una expresión despectiva. Y nada más lejos. Sentado en una banqueta detrás de la ventanilla de "Ingresos" -por cierto, la única- prodigaba sonrisas a los clientes, que el aparato de su dentadura trocaba en extraña mueca. Le hubiese gustado hablar con la gente, interesarse por su vida, preguntar por ejemplo qué quería decir el título de "Ideales" a algún ciudadano que lo depositase. Eran los más frecuentes y a la vez los menos voluminosos, apenas un par de folios. Los que más espacio ocupaban eran los denominados "Amor Imposible", que se extendían a lo largo de miles de legajos. Y por supuesto se leían también encabezamientos curiosos: "Gusto por el baile", "Comer pipas de calabaza", "El horóscopo", "Acordarme de Luis" y otros igual de extraños. Melquiades jamás los había consultado. Su trabajo no incluía esa exigencia.

Una mañana el aburrimiento hizo presa en él. Sólo había tenido que atender a una anciana con el registro de "El maquillaje". Paseó por entre los archivadores y cogió una carpeta al azar. Llevaba el título de "Ideales". Ya he comentado que esas eran las que más abundaban. Algo desconcertado, tuvo que leer varias veces la descripción de lo depositado como inservible porque le costó comprenderlo a la primera. Quizá es que la lectura no figuraba entre las aficiones de Melquiades. Al final volvió a colocar el dossier en su sitio con un hondo suspiro.

Seguir leyendo »

Aprendan del feminismo

Unas 13.000 personas, según la Guardia Urbana de Barcelona, han participado esta mañana en una manifestación estudiantil por el centro de la capital catalana con motivo de la huelga feminista del 8M en institutos y universidades, que se ha desarrollado en un ambiente festivo y reivindicativo

El feminismo viene año tras año impartiendo importantes lecciones a la forma de hacer política. Este año la lección ha sido: Frente al "nosotros primero", "nosotras  juntas". 

¿Son capaces los líderes, organizadores y militantes de la izquierda de aprender algo de este claro y simple eslogan?

¿Son conscientes de que el feminismo no es monolítico? ¿De que hay importantes diferencias entre las distintas organizaciones, movimientos y asociaciones feministas? ¿De que se ha hecho un gran esfuerzo para confluir y mostrar a la ciudadanía unidad, coherencia y decisión?

Seguir leyendo »

¿Qué queremos?

Hace unos meses, atravesando el Himalaya, me sentí tan maravillada por la belleza de las majestuosas montañas y los inmensos valles que me rodeaban así como por la sencillez y la fortaleza de las personas que viven allí, que toda guerra me pareció una fuente innecesaria de sufrimiento. Y pensé en los más cercanos, a los que veo sufrir por el Procés, cada uno por sus motivos e ideas. De esta impotencia y a la vez ilusión nace este escrito.

Leedlo de forma crítica pero con el espíritu abierto, sin buscar reforzar vuestro punto de vista. La única premisa: el respeto por el otro. Partiendo de este respeto, para poder avanzar y construir conjuntamente, solo conozco el diálogo. Un diálogo que se hace entre seres humanos, entendiendo que cada persona tiene una historia; y donde la divergencia de opiniones es una riqueza.

El Procés nos ha tocado a todos y todas, ya que toca el tema de la identidad y cómo el otro nos reconoce y nos respeta. En función del ámbito en el que te muevas parece que solo haya un discurso válido; pero es necesario poder hablar entre nosotros de las diferencias y de lo que nos duele, no buscando venganza sino comprensión (lo cual no elimina la responsabilidad de nuestros actos). Es por esta razón que creo que es importante reconocer la complejidad de sentimientos que genera el Procés; a veces lo que nos duele no nos permite ver la opresión que ejercemos hacia el otro (sin pretender poner al mismo nivel las diferentes vivencias).

Seguir leyendo »

La mujer inmolada

Nastagio degli Onesti, segundo episodio

Hace tiempo que me enamoré de la Venus de Botticelli. Nada más perturbador que su mirada melancólica, lejana, cargada de la nostalgia de un paraíso recién abandonado para llegar a la playa de la realidad. Años más tarde descubrí los cuadros de Nastagio degli Onesti en el Prado y sospeché con horror que era ella, la Venus, Simonetta Vespucci, sempiterna modelo de Sandro, la que yacía despedazada por los perros en terrible e inacabable tortura.

No está claro si la creación de El Nacimiento de Venus es anterior o posterior en el tiempo a La Historia de Nastagio degli Onesti. Botticelli se inspiró en un cuento del Decamerón de Bocaccio para realizar las cuatro tablas. En cualquier caso ambas obras fueron creadas alrededor de 1483, años después de morir la modelo de Botticelli.

Nastagio está enamorado de una mujer que lo rechaza y pasea desesperado por el bosque, cuando se desarrolla ante sus ojos una escena de pesadilla. Un jinete persigue a una joven medio desnuda, le arranca el corazón y se lo arroja a la jauría de perros que lo acompaña. Le cuenta a Nastagio que el rechazo de esa mujer lo empujó al suicidio, más tarde ella murió y ambos fueron castigados: él, por quitarse la vida, ella, por no ceder a su reclamo amoroso. La penitencia consiste en repetir todos los viernes la persecución y muerte de la infortunada joven. Nastagio entonces tiene la "feliz idea" de disponer el siguiente viernes una comida en ese lugar e invita a distintos amigos, entre los que se encuentra la dama de sus sueños. Mientras se celebra la fiesta, vuelve a desarrollarse la fantasmal y dramática escena ante los ojos aterrorizados de los comensales. En consecuencia, la amada de Nastagio, temiendo correr la misma suerte que la joven de la visión, acepta el casamiento que antes rehuía. Esta historia plasmada de un modo secuencial, casi cinematográfico, en las cuatro tablas de Botticelli, desmiente la gloriosa libertad de la Venus nacida de la espuma del mar. La mujer, que en El Nacimiento de Venus adquiere categoría de diosa, en La Historia de Nastagio degli Onesti es una especie de animal al que hay que sojuzgar y cazar.

Seguir leyendo »

Feminismos y movimiento 8M

Manifestación el 8M de 2018 en Madrid

En cuanto me enteré de que Mabel Lozano había publicado un libro, no dudé ni una décima de segundo en comprarlo y leerlo. "El proxeneta" debería ser de obligada lectura para todas las personas adolescentes, con su afectividad y su sexualidad en plena formación, para todas las personas de la judicatura, obligatorio también para todo el personal sanitario, los cuerpos de seguridad del estado, las políticas y los políticos… Cuenta sin tapujos y con absoluta crudeza de crónica realista todos los engranajes que mantienen el sistema de esclavitud y explotación sexual al que están encadenadas las mujeres víctimas de la prostitución en nuestro país (proxenetas, prostituyentes, bancos…).

No cuenta Mabel Lozano nada que yo no sospechara o de lo que no tuviera media idea, pero son muchas las personas que deberían leerlo atentamente para entender la realidad. Estas personas aún hoy se agarran a un gran número de falsedades que disfrazan una de las peores violencias machistas que hay con el fin de defenderla. Su argumentario es fácil de desmontar y, aunque no es mi intención hacerlo aquí y ahora, sí se pueden recuperar ciertos aspectos básicos.

Para empezar, señalemos que la línea que une la violación con la pornografía y la prostitución es bien visible, de ahí que hemos venido a llamarlas negocio de la violación. Estas violencias, como otras muchas, tienen que ver con uno de los pilares básicos del patriarcado: las mujeres somos objetos, no sujetos, con lo cual, nuestros cuerpos no nos pertenecen a nosotras, sino a quien los desea. Con esta premisa, es obvio que nuestros cuerpos pueden ser vendidos o alquilados bien para el disfrute de cualquier hombre que lo pague o bien como vasija para engendrar un nuevo ser.

Seguir leyendo »

Acude a votar, sí o sí

Urna electoral / Foto: EFE

Ante la avalancha de citas electorales que se nos viene encima, cabría destacar la importancia que en estos momentos tiene el hecho en sí de ir a votar, sobre todo en la parte que toca a los inmovilizados de la izquierda, si los electores deciden quedarse en casa y vuelve a ganar la derecha en este país, lo que ocurrirá será que los pocos derechos que nos van quedando los perdemos definitivamente y entonces no valdrán lamentaciones, como paso en Andalucía al día siguiente de sus comicios electorales, en que la gente gritaba en las calles y plazas su NO contra las políticas de la ultraderecha, para no lamentarnos es de vital importancia movilizarse y acudir a votar en masa, porque la derecha con el poder en la mano podrá "machacarnos" a placer a las gentes de las mal llamadas clase media y baja.

Tenemos la oportunidad de seguir adelante con un gobierno progresista liderado por el PSOE y Unidos Podemos con el apoyo inestimable de los partidos nacionalistas, porque si no se hiciera así y pensáramos cada uno en nuestros propios intereses entonces la derecha conseguirá su propósito de acabar lo que M.Rajoy y Aznar empezaron y que no es otra cosa que aplicar sus políticas neoliberales y reaccionarias que acabaran por llevarse por delante la poca dignidad que nos queda y no se conseguirá nunca tener una justicia acorde con un sistema democrático moderno, la corrupción seguirá campando por cada rincón, la salud, la sanidad pasaran a manos de los lobbies de los paraísos fiscales junto con la dependencia, el aborto, las ayudas sociales y demás temas que configuran el sistema de bienestar que podrían desaparecer a manos de esta derecha rancia y reaccionaria que no sabe otra que insultar, enfrentar y manipularlo todo para sus intereses y el de sus amos.

No puede caer en manos de Casado, Rivera y el vividor Abascal todo nuestro sistema, porque son gente sin preparación y sin escrúpulos manejados por el gran poder de este país que lo maneja todo a su antojo.

Seguir leyendo »