Sobre este blog

En este blog publicamos los artículos y cartas más interesantes y relevantes que nos envíen nuestros socios. Si eres socio/a puedes enviar tu opinión desde aquíConsulta nuestras normas y recomendaciones para participar.

Lo que nos jugamos

0

Un gobierno, honesto con la realidad, debe sobre todo: reconocer que la situación de los empobrecidos y excluidos (los descartados dice el papa Francisco) es lo primero y lo más importante. Todo lo demás es secundario.

Ser honesto es responder a esta pregunta: ¿Cómo hacemos para que nadie sea excluido de lo necesario para vivir dignamente? Sin eso, la democracia está vacía y no hay convivencia en común posible.

Pero, que es lo que nos encontramos a poco que miremos a nuestro alrededor: que cuando se legisla a favor de los empobrecidos y excluidos sociales se disparan las críticas y se adivina siempre, siempre, mala intención en estos colectivos. Yo digo más: son criminalizados. Que si se hacen perezosos e irresponsables como dijo el presidente de la patronal Antonio Garamendi; que si se va a abusar del Ingreso Mínimo Vital y de las subidas del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) y otras ayudas sociales; que si se desincentiva la búsqueda de empleo; que el SMI destruye empleo según el PP (y ha sido todo lo contrario) y por eso votó en contra, etc., etc., etc. Esta gente insensata y lacayos del IBEX 35 y grandes corporaciones los quiere pobres de solemnidad.

En el discurso neoliberal, los excluidos son responsables de su propia situación, no se adaptan a la realidad existente y no se esfuerzan por salir de su situación. En el modelo social actual, los trabajadores excluidos del mercado de trabajo son vistos como sobrantes, como parásitos sociales y además no son buenos consumidores. El capitalismo neoliberal ha creado la persona productora/consumidora y ellos y ellas no cumplen ese rol social y económico.

El Gobierno de Coalición Progresista está llevando a cabo toda una batería de nuevas leyes y la reposición de derechos, desmontaje de recortes, reversión de desregulaciones y falacias que propició el Partido Popular, con M. Rajoy de presidente. 68 leyes en total. Aunque sigue pendiente la derogación de la Ley Mordaza. Ver aquí:

Pero la oposición y resistencia a dicho desmontaje es manifiesta. Los monstruos que crea el sistema neoliberal, neoconservador y neofascista no descansa porque el establishment (conjunto de personas, instituciones y entidades influyentes en la sociedad o en un campo determinado, que procuran mantener y controlar el orden establecido), con sus apoyos (ahora denominados terminales) mediáticos, no está dispuesto a perder sus privilegios.

Quiénes son

Si analizamos quiénes son los que están en contra de que haya un mayor y mejor reparto de la riqueza, y por tanto una justa fiscalidad, más justicia social e igualdad en todos los órdenes, nos daremos cuenta que son los mismos que dicen que siempre ha habido ricos y pobres. Los mismos que dicen que cada palo aguante su vela. Los mismos que están en contra de los impuestos y mucho más en contra de que sean progresivos (que pague más impuestos quien más tiene). Los mismos que dicen a los cuatro vientos que cada uno se busque la vida como pueda, pues ellos, son partidarios de que si tienes medios económicos suficientes tendrás educación, sanidad, pensión, dependencia…, si no, a la beneficencia.

Además, en general, están a favor de las privatizaciones y contra el Estado de Bienestar, la Constitución y todo lo que favorezca el Bien Común, pues son individualistas e insolidarios. Son egoístas, siempre que pueden y tienen poder, abusan del y son serviles con los fuertes y fuertes con los débiles. No entienden de moral, por lo que el fariseísmo y la mentira son señas de su identidad. Son hedonistas, y muchos de ellos y ellas son los mismos que se manifiestan golpeando las cacerolas con palos de golf cuando ven perder alguno de sus privilegios. En definitiva, padecen del término acuñado por la filósofa Adela Cortina, denominado aporofobia: “rechazo, aversión, temor y desprecio hacia el pobre, hacia el desamparado que, al menos en apariencia, no puede devolver nada bueno a cambio”; que yo defino como: forma de sentir pensar y actuar que deja a los empobrecidos en la estacada, en las cunetas y en el Mediterráneo.

Muchos de ellos, son los mismos que sueñan con derrocar al Gobierno de Coalición Progresista, surgido del 10 de noviembre de 2019. Digo bien, sueñan con ello.

El reto es, que al menos, se lleven a cabo los “Acuerdos del Gobierno de Coalición Progresista-Un nuevo Acuerdo para España”. Ver aquí, descargable en PDF :

Para ello, el PSOE, se tiene que poner las pilas como coloquialmente se dice, y velar más por un Estado Redistribuidor de la Riqueza y dejar de ir a remolque de Unidas Podemos y de ser mero gestor del establishment y grandes corporaciones e instituciones supra nacionales.

Nos jugamos mucho.

Sobre este blog

En este blog publicamos los artículos y cartas más interesantes y relevantes que nos envíen nuestros socios. Si eres socio/a puedes enviar tu opinión desde aquíConsulta nuestras normas y recomendaciones para participar.

    Autores

Descubre nuestras apps

stats