eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Una tierra en la que quepamos todas

El concepto de soberanía alimentaria recoge el derecho de los pueblos a producir sus propios alimentos de forma sostenible y ecológica, lejos de las lógicas de los mercados

La Vía Campesina prepara su VII Conferencia Internacional, que se celebrará en Euskal Herria en 2017, para valorar el estado de sus luchas y marcarse nuevas metas

Vídeo realizado para promocionar la VII Conferencia de La Vía Campesina. La letra de la canción ha sido compuesta por el escritor Joseba Sarrionaindia; interpretada por “En tol Sarmiento” con la colaboración de Ines Osinaga (Gose).

El movimiento internacional La Vía Campesina, formado por alrededor de 200 millones de campesinos y campesinas, recoge las demandas de más de 200 organizaciones en 80 países del mundo. Una organización así necesita de una cantidad ingente de trabajo detrás para hacer posible que se materialicen propuestas en común, pero llevan haciéndolo desde 1992. A pesar de las dificultades y de la criminalización a la que está sometida la lucha por la tierra en gran parte del mundo les unen dos claves: el concepto de campesinado y la idea de movimiento. Abogan por una transformación social y cultural que reconozca que la alimentación es un derecho y no un negocio, por respetar la tierra, por transformar el entorno y lo hacen basándose en el concepto ideológico de clase, en un diagnóstico en común, que une las necesidades de un pastor maliense y de una baserritarra de Abadiño.  

En 1996, La Vía Campesina introdujo la idea de soberanía alimentaria en la Cumbre Mundial de la Alimentación de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) que se celebró en Roma. El concepto recoge el derecho de los pueblos a producir sus propios alimentos de forma sostenible y ecológica, lejos de las lógicas de los mercados. Es una apuesta por un cambio de paradigma estructural, que coloque en en el centro nuestras vidas. Está íntimamente ligado con la economía feminista, que busca romper la dicotomía entre el capitalismo y la vida.

Bajo la apuesta por “globalizar la lucha, globalizar la esperanza”, La Vía Campesina está preparando ya su VII Conferencia Internacional, que se celebrará en Euskal Herria en 2017. Las resistencias ante las que se está encontrando el movimiento, que aumentan al mismo ritmo que gana terreno el neoliberalismo, les ha llevado a los titulares recientemente debido al asesinato de Berta Cáceres. Su historia se ha hecho un hueco en los medios de comunicación de todo el mundo, pero el asesinato de Cáceres no es el único. En la presentación de la Conferencia, que sirvió también como acto conmemorativo del 17 de abril, día de las luchas campesinas, Paul Nicholson, miembro de La Vía Campesina, recordó que los asesinatos de dirigentes campesinos e indígenas aumentan al mismo ritmo que lo hace el capitalismo. Pero no solo el movimiento campesino tiene en sus manos la llave de la transformación social sino que sus demandas tienen que ser asumidas por toda la ciudadanía para, que de una vez por todas, se reconozca nuestro derecho no solo a la soberanía alimentaria sino también a la soberanía de nuestros pueblos y cuerpos. Ahora, en manos de las lógicas neoliberales. La Vía Campesina emplaza a toda la ciudadanía a que tomemos conciencia sobre los abusos que está sufriendo la tierra y nos invita a tomar parte de la lucha por vidas más dignas.

Una mujer boliviana recolecta café ecológico en la provincia Santa Cruz. / J. Marcos para Pikara Magazine

Una mujer boliviana recolecta café ecológico en la provincia Santa Cruz. / J. Marcos para Pikara Magazine

El papel de las mujeres

Las mujeres, sin tierra, alimentan al mundo”, escribía mi compañera Mª Ángeles Fernández hace ya un par de años en Pikara. Contábamos entonces que solo entre el 3 y el 20% de las personas propietarias de tierras son mujeres. Este dato se convierte en más escalofriante aún cuando lo contrapones a las cifras que ofrece la FAO sobre quiénes trabajan la tierra: en los países empobrecidos, alrededor del 70% de la producción está en manos de las mujeres. Si bien las desigualdades entre hombres y mujeres son flagrantes en la producción de alimentos, el movimiento por la soberanía alimentaria trata de hacer frente a este desigualdad introduciendo la perspectiva de género en su apuesta política. No es un reto fácil porque la situación en términos de igualdad de género es muy distinta en cada territorio. Labrar un camino hacia el feminismo exige mucho esfuerzo cuando los ritmos son tan distintos. Este es otro de los retos que se plantea La Vía Campesina para su próxima conferencia, que contará con espacios diferenciados para que tanto las mujeres como los y las jóvenes puedan explicitar cuáles son sus demandas políticas.

A pesar de lo que diga Lorca (“Tierra, tan solo tierra”) lo cierto es que en esa tierra tienen que caber muchas y, sobre todo, tenemos que poder caber todas. Una vida digna es incompatible con este mundo.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha