eldiario.es

9

Aguirre: "Puede que el CGPJ no sea tan necesario"

La expresidenta de la Comunidad de Madrid sostiene, nueve días después de jurar su cargo Enrique López como nuevo magistrado del Constitucional a propuesta del Gobierno: "Acabar con la politización de la justicia sería una magnífica vacuna contra la corrupción".

La presidenta del PP madrileño reclama la "devolución al Estado de las competencias en materia de administración de justicia que ahora tienen las comunidades autónomas" para terminar "con el lío autonómico".

Aguirre dice que en el PP coinciden con Aznar en reformar y poner la administración pública al servicio del ciudadano

La expresidenta madrileña, Esperanza Aguirre. / Europa Press

La expresidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre ha abogado en una ponencia en Mérida por la "despolitización", por la "celeridad" y por la "unidad" de la justicia. Aguirre ha lanzado estas ideas durante su participación en la jornada 'El futuro de la justicia. La justicia del futuro', en donde ha añadido que "acabar con la politización de la justicia sería una magnífica vacuna contra la corrupción" política.

Durante su intervención, ha sostenido que la "politización" del CGPJ ha sido una "constante" desde 1985 y para acabar con ella, ha indicado, no se le ocurre otro sistema que "revisar los mecanismos de acceso a la judicatura" y "dejar en manos de los propios jueces la organización".

Según ha dicho, una "inmensa mayoría" de los que abordan el análisis de la situación actual de la justicia española afirman que existe un "déficit de independencia", momento en el que ha recordado que la Asociación de Jueces Francisco de Vitoria, organizadores de la jornada, ha abogado por la "independencia judicial", algo con lo que "no" puede "estar más de acuerdo".

Así ha recordado que la separación de poderes "sufrió un golpe durísimo" con la Ley Orgánica del Poder Judicial de 1985, en la que se establecían que los miembros del órgano de gobierno de los jueces, el Consejo General del Poder Judicial, debían ser nombrados por el Congreso y el Senado, es decir por los partidos políticos.

"Aquello fue considerado, y con razón, como la muerte de Montesquieu en la organización de nuestro Estado de Derecho y tuvo su origen en el enorme poder que entonces tenía el Partido Socialista con una apabullante mayoría en el Parlamento, y en la tentación que el poder Ejecutivo, todos los poderes Ejecutivos, sienten siempre para someter al poder judicial o por los menos influir en él", ha indicado.

Aguirre ha apuntado a este respecto que países como Alemania, "con una justicia de calidad contrastada", no cuenta con un órgano como el CGPJ español, por lo que cree que puede que "no sea tan necesario", a lo que ha añadido que la "organización material de la administración de la justicia bien podría ser, como allí, competencia del ministerio".

Igualmente, también ha indicado que las "denostadas oposiciones libres", han sido un método de acceso a la función pública "cuya calidad no han superado todos los otros métodos con los que se ha intentado sustituirlas".

Retrasos

Sobre la "celeridad" de la justicia, Aguirre ha lamentado la tardanza a la hora de las resoluciones judiciales, "especialmente graves" en los casos de corrupción política, aludiendo a casos como el 'Pallerols', el caso Urdangarín, el Gürtel o el Filesa.

Así ha dicho que con la "actual lentitud hay políticos honrados que se ven en la picota durante años y que, cuando las sentencias les absuelven, la sociedad ya les ha condenado", mientras que en caso opuesto los políticos "verdaderamente corruptos", cuando son condenados en firme, "cuentan con la ventaja de que los ciudadanos ya ni se acuerdan de qué delitos cometieron".

Respecto a la "unidad" de la justicia, la expresidenta madrileña ha aseverado que "si la justicia es un poder del Estado" entiende que "sus competencias tienen que estar en el Estado".

Sobre la "lentitud" de la que, en opinión de Aguirre, adolece la justicia en España, ha indicado que los ciudadanos contemplan con "cierta indignación" la misma, por lo que ha considerado "inexplicable" que "las resoluciones judiciales tarden décadas en producirse, y especialmente grave es esa lentitud en los casos de corrupción política".

"Los ciudadanos lo quieren es que los políticos corruptos sean identificados, juzgados y condenados con celeridad y, por supuesto, los políticos que no somos corruptos, tenemos todavía más interés en esa rapidez en la solución", ha indicado.

"No piensen únicamente en delitos de corrupción económica, aunque también, fíjense, el caso 'Pallerols', es este de Unió Democratica de Catalunya, 14 años ha tardado en juzgarse, y cuando ha terminado lo ha hecho de una manera como mínimo polémica", ha aseverado.

Por su parte, y sobre el caso Filesa, ha criticado Aguirre, que "todavía queda una pieza separada sobre las locomotoras de Siemens"; y respecto al caso Gürtel, ha recordado, comenzó la instrucción en 2009 y actualmente en 2013 "todavía no lleva camino de cerrarse"; junto a los que ha añadido el caso 'Palau'.

"No solo es el dinero, hay casos gravísmos como el caso Faisán, que no acaban de sustanciarse, con todas las consecuencias políticas que esto lleva consigo", ha asegurado.

En esta línea, la expresidenta madrileña ha apuntado que desconoce la razón de "estas dilaciones", aunque ha indicado que tiene la "impresión" de que "es este sistema tan garantista".

"Pero me da la impresión también y aquí se debatirá en esta jornada de que el cumplimiento de los plazos por los propios jueces, a veces no es suficientemente estricto", ha indicado.

Así ha considerado que la apertura del juicio oral tiene que ser "una cosa rápida", ante lo que acto seguido ha dicho, sobre el caso Urdangarín, que "por la estabilidad de las instituciones sería bueno que se abriera el juicio cuanto antes y que se hiciera justicia cuanto antes".

"Lío" del régimen autonómico

Sobre la "unidad" de la justicia, la expresidenta madrileña ha hecho referencia al "lío" que ha introducido el régimen autonómico, con una distribución de competencias que ha calificado "como mínimo de difícil de entender".

Así ha dicho que los jueces y magistrados dependen del CGPJ, los secretarios de los juzgados del Ministerio de Justicia, y el resto de personal y la dotación material de los juzgados dependen de las comunidades, además de contar las diferentes regiones con sistemas informáticos distintos.

De esta manera, ha recordado que ella, cuando era presidenta de la comunidad, ya expresó que la "devolución al Estado de las competencias en materia de administración de justicia que ahora tienen las comunidades autónomas" sería un "paso positivo a la hora de mejorar el funcionamiento de la justicia en general". "Yo creo que el tiempo no me ha quitado para nada la razón", ha recalcado.

Aguirre ha indicado que, aunque es jurista, en esta jornada no participa como tal sino que en su intervención ha expuesto su opinión fruto de su trayectoria política de más de tres décadas.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha