eldiario.es

9

Fran Hervías: el "señor Lobo" de Ciudadanos intenta resistir

Tras cinco años controlando con mano férrea los hilos de su área ejecutiva, su anuncio de que se iba causó más alivio que tristeza entre la militancia

Este sábado, sin embargo, se ha sabido que seguirá en el mismo cargo dentro de la gestora que preparará el congreso de marzo que entronizará a Arrimadas

En su haber queda la gran expansión territorial lograda por Ciudadanos desde que en 2015 Rivera decidió que la formación diera el salto a la política nacional

La página más negra de su trayectoria la escribió en las últimas primarias para las candidaturas autonómicas: el pucherazo de Castilla y León todavía sin aclarar

"Hoy he vivido algo bochornoso": los audios del comité más tenso de Ciudadanos

Hervías justifica la gestora de Cs en Canarias por el "transfuguismo" en Tenerife, pero cree que "siguen fuertes"

Fran Hervías, en una de sus visitas a las agrupaciones del partido

Fran Hervías (Tossa de Mar, Girona, 1983) no quería irse y al final ha logrado quedarse, al menos durante unos meses, pese a haber anunciado su dimisión hace unos días como secretario de Organización en una sentida carta de despedida. El presidente del Consejo General, Manuel García Bofill, en su reunión de este sábado, ha decidido contar con él en la gestora que acaba de ser nombrada para preparar el próximo congreso extraordinario de marzo, en el que, salvo sorpresas, se entronizará a Inés Arrimadas como nueva líder de Ciudadanos.

Con solo 36 años el hasta ahora todopoderoso secretario de Organización de Ciudadanos anunció el lunes pasado que dejaba su cargo, al igual que antes lo habían hecho otros compañeros, empezando por el propio Albert Rivera, como consecuencia de la hecatombe sufrida en las elecciones generales del 10 de noviembre. 

Su marcha después de más de cinco años controlando con mano férrea los hilos de su área ejecutiva, causó más alivio que tristeza entre una militancia que desde hacía días exigía su cabeza y entre la que no cosecha muchas simpatías. Cuando todas las señales apuntaban hacia él, la propia dirección orquestó una campaña en su defensa a través de Twitter, según denunciaron grupos de afiliados. Esos movimientos de apoyo y las insinuaciones que había ido dejando caer los días anteriores en la red el propio Hervías apuntaban a que quería resistir en su puesto. Y de alguna manera así ha sido, aunque su resurgimiento de momento será por un breve periodo de tiempo, los cuatro meses escasos de mandato de la gestora, que se disolverá en marzo en cuanto haya sido elegida una nueva dirección. Su futuro quedará entonces en manos de Arrimadas.

De hecho, entre los dirigentes consultados son muchos los que no descartan que Hervías consiga también entrar en la nueva Ejecutiva de la jerezana, aunque sea en un área diferente de la que ha dirigido hasta ahora, o quizá como asesor. 

"Personalmente, estoy a disposición de mi partido para seguir aportando mi granito de arena, para que Ciudadanos siga siendo un partido fuerte, unido, con una única voz y anteponiendo siempre el interés de España y los españoles al de las siglas políticas. Juntos volveremos a conseguirlo", escribió en el que parecía su adiós. 

En el haber de Hervías queda la gran expansión territorial lograda por Ciudadanos desde que en 2015 Rivera decidió que era la hora de dar el salto definitivo a la política nacional. Él fue el encargado de articular la nueva estructura del partido y en un tiempo récord logró su implantación en casi todas las provincias españolas y en más de un millar de municipios. "Fran se recorrió España y se dejó la piel en su trabajo. El partido le debe mucho", recuerdaba uno de sus compañeros que el otro día le 'despedían' en Twitter. 

Pero también deja un amplio listado de víctimas. Apodado internamente "señor Lobo", por ser, como el personaje de la película Pulp Fiction, el encargado de 'limpiar' los desaguisados del partido y de apagar los fuegos internos, el hasta ahora número tres de Rivera siempre ha preferido estar en la sombra, como dictan los manuales de fontanería política. Desde ahí ha movido los hilos y ahora en estos meses los seguirá moviendo. Nadie mejor que Hervías controla la estructura orgánica de Ciudadanos y sabe lo que se 'cuece' en cada agrupación, sea grande o pequeña. Y esa seguirá siendo su tarea.

Un pasado de expedientes disciplinarios y polémicas primarias

Como colofón a sus años anteriores de mandato en la Ejecutiva, Hervías deja tras de sí un rosario de expedientes de expulsión y de sanciones a todo aquel que discrepaba o se salía de la senda marcada por el partido. A lo largo de estos años también ha tejido una red de peones que ha ido colocando por las agrupaciones, fieles a su persona. Muchos de ellos se han colocado en el punto de mira de los críticos, que siguen exigiendo dimisiones.

La página más negra de su trayectoria la escribió Hervías durante las últimas primarias convocadas por la dirección para elegir candidatos a las elecciones autonómicas. El caso más sonado fue el de Castilla y León, en donde el pucherazo para que ganara Silvia Clemente frente a Francisco Igea, y la sospecha de otros -aún sin aclarar- le colocó en una difícil tesitura. Su departamento y el de Garantías son los encargados de organizar y asegurar la limpieza del estos procesos, que por lo general han terminado envueltos en polémicas. Especialmente por culpa del sistema telemático elegido para las votaciones, que ha sido cuestionado y sigue siendo rechazado por los propios afiliados y por sectores críticos del partido, contra los que Hervías siempre se ha mostrado muy beligerante.

En Castilla y León el rastro de sospecha que ha quedado es apabullante porque nadie del entorno de Rivera escondía que su preferida era Silvia Clemente. El partido que presumía de venir a regenerar la política se encontró con una manipulación de los votos para favorecer a una candidata recién fichada del Partido Popular. Y nadie asumió ninguna responsabilidad. La gestión del escándalo no fue la tarea más fina del "señor Lobo".

Fran Hervías, un treintañero de la política, como tantos cargos de la dirección de Ciudadanos, nació en el municipio de Tossa de Mar (Girona), adonde su padre, guardia civil, fue destinado en pleno auge de ETA por lo que conoció el miedo a la banda terrorista. En Tossa trabajó unos años como meteorólogo tras licenciarse en Geografía y obtener un máster en Climatología Aplicada por la Universidad de Barcelona. Su hermano fue concejal de CiU mientras él se afiliaba a finales de 2006 a Ciudadanos participando junto a Rivera, Villegas y Girauta en sus inicios. Aunque Catalunya es su tierra natal, sus orígenes están también en Granada dado que sus padres son de Quéntar, un pequeño pueblo de aquella provincia con cerca de mil habitantes.

Diputado por Granada por sus vínculos familiares con la provincia

Ese vínculo familiar justificó que en las anteriores elecciones generales del 28A pasara de estar con Rivera en la lista por Madrid a encabezar por primera vez la candidatura de Granada, acta que sin embargo no consiguió revalidar el pasado 10N. Pese a su fracaso en la provincia, Hervías destacó el "éxito" cosechado por Ciudadanos en la localidad de origen de su familia.

También su mujer, Virginia Millán Salmerón, es andaluza, de Sevilla. Allí la conoció y allí se casaron siendo ya secretaria autonómica de Relaciones Institucionales del partido. Millán ha sido en las tres últimas elecciones candidata por Sevilla al Congreso. Pero por cuestiones de salud el 28A renunció a encabezar la lista. El pasado 10N iba como número dos, detrás de Pablo Cambronero, sin salir electa. 

Hervías formó parte de la comisión nacional de los pactos de Ciudadanos que el partido centró básicamente con el PP, etapa en la que se ganó fama de negociador algo "marrullero", según quienes le conocen en esa faceta, pero también "implacable". En base a esos pactos fue asimismo el artífice de que su compañero Luis Salvador se hiciera con el bastón de mando del Ayuntamiento de Granada después de unos complejos acuerdos que a día de hoy no están del todo aclarados. Y a él se atribuye también que Salvador renunciara a presentarse a las primarias para competir con Juan Marín por la candidatura a la Junta.

En Andalucía Hervías deja una larga cola de detractores. Tanto por los intentos de controlar el partido junto con su mujer y Mar Hormigos, la secretaria de Organización impulsada al cargo por él, como por las maniobras que para enchufar a algunos familiares. El caso más reciente, el de su cuñado, Javier Millán, en el Instituto Andaluz de la Juventud que depende de la Junta de Andalucía de la que ahora es vicepresidente Marín. 

La tensión de los últimos días le llevó el pasado viernes a suspender una reunión que había cerrado en Granada con los coordinadores y miembros de las Juntas Directivas, a la que estaban citados también los concejales y cargos públicos de toda la provincia.

Inicios como diputado en el Parlament de Catalunya 

El exsecretario de Organizacion fue entre 2015 y 2106 diputado en el Parlament de Catalunya. Pero, como Villegas, con el que siempre ha trabajado en equipo, y otros compañeros de filas quiso dar el salto al Congreso y recalar en Madrid en donde se afincó en el municipio de Las Rozas, donde sigue viviendo con su mujer. 

Escurridizo con la prensa -son contadas las entrevistas que ha ofrecido a lo largo de todo su mandato- Hervías se han granjeado la imagen de ser un dirigente autoritario y bastante desconfiado que, sin embargo, siempre se dirige a su interlocutor con una amplia sonrisa. 

Poco después de anunciar su dimisión, Arrimadas, le agradecía en Twitter los servicios prestados:  "Muchas gracias por todo, Fran. Has sido una pieza fundamental en Ciudadanos. Sin tu trabajo y dedicación hubiera sido imposible expandir y consolidar este gran proyecto. Seguiremos luchando por la libertad.¡Un abrazo fuerte!". Al poco, llegó un aluvión de mensajes similares de otros compañeros. 

Hervías se fue echando en su carta flores a Arrimadas. "Inés es la persona ideal para liderar este proyecto y conseguir grandes éxitos", le dijo. Pero Hervías no se va, se queda. Y quizá no sea para poco tiempo.

Una sociedad mal informada debilita la democracia

Ahora más que nunca se demuestra que la desinformación debilita la democracia y por eso son necesarios medios que desvelan esas trampas: la independencia de eldiario.es es posible porque somos rentables y no tenemos deudas. Solo nos financiamos con la publicidad y el apoyo de más de 34.000 socios y socias. Nuestro trabajo necesita de tu apoyo, y cuesta dinero.

Te necesitamos para seguir. Hazte socio. Hazte socia.

Más en eldiario.es

"Hoy he vivido algo bochornoso": los audios del comité más tenso de Ciudadanos

Batet seguirá al frente del Congreso y el PSOE ofrece un puesto en la Mesa a Ciudadanos para que no esté Vox

PSOE y Unidas Podemos arrancan la negociación del programa de coalición y aparcan las medidas que los separan

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha