Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
El reconocimiento de Palestina mete presión a la UE y solivianta a Israel
El PP centra las acusaciones sobre Begoña Gómez en Sánchez y su comparecencia
Opinión - No basta con decir que la extrema derecha da miedo. Por Neus Tomàs

Abascal diferencia a los refugiados ucranianos de las “invasiones de jóvenes” de origen musulmán que “atacan” las fronteras de Europa

El líder de Vox, Santiago Abascal durante la sesión plenaria en el Congreso este miércoles.

Alberto Ortiz

48

La extrema derecha ha abandonado su neutralidad sobre Rusia tras la invasión a Ucrania, pero ha aprovechado la guerra para profundizar su discurso en contra de los migrantes, a los que ha diferenciado de los refugiados de ese país. Santiago Abascal ha defendido desde la tribuna del Congreso este martes que las personas que huyen de Ucrania sí son refugiados y, por tanto, “sí deben ser acogidos”. Acto seguido, ha contrapuesto a esas personas con las que llegan a España desde África: “Cualquiera puede entender la diferencia entre esos flujos y las invasiones de jóvenes varones de origen musulmán en edad militar que se han lanzado contra las fronteras de Europa”.

La intervención del presidente de Vox en el Congreso, en respuesta a la comparecencia del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para explicar la posición de España en el conflicto en Ucrania, ha extendido las tradicionales banderas de su formación en materia internacional: el rechazo a la migración, a las alianzas internacionales de España y a la gestión de la crisis de una Unión Europea que ha considerado en reiteradas ocasiones “debilitada”.

Pero sobre todo, Abascal ha hecho una profunda defensa de uno de sus principales socios europeos, el Gobierno del polaco Mateusz Morawiecki, del partido ultraconservador Ley y Justicia. “Casi todos ustedes han criminalizado a Polonia semana tras semana, que es la nación que más se ha enfrentado a [Vladímir] Putin”, ha dicho, para añadir que la crisis “ha pillado a los burócratas de la Unión Europea tratando de desestabilizar a Polonia”.

Es en este punto cuando el líder de Vox ha aprovechado para valorar la gestión de acogida de refugiados que salen de Ucrania por el conflicto, un término el de refugiados que sí merecen los ucranianos pero no el resto de personas que huyen de otros conflictos en el mundo. “Polonia vuelve a dar ejemplo acogiendo refugiados. Estos sí son refugiados, sí deben ser acogidos. Cualquiera puede entender la diferencia entre esos flujos y las invasiones de sos jóvenes varones en edad militar de origen musulmán que se han lanzado contra las distintas fronteras de Europa con la intención de colonizarla”, ha lanzado.

Además, ha vuelto a pedir, como ya ha hecho Vox en diversas ocasiones en sede parlamentaria, que Ceuta y Melilla queden bajo la órbita de la OTAN con una mención expresa en los tratados. “Hay que exigir a la OTAN que ponga a Ceuta y Melilla bajo su paraguas, una petición que ustedes han rechazado en el Congreso y el Senado solo porque lo pedía Vox”, ha dicho. “Hay que defender con firmeza nuestras fronteras y desarticular todas las tramas oficiales y subvencionadas de tráfico de seres humanos que promueven la migración masiva para desestabilizar naciones”, ha continuado.

El líder de la extrema derecha ha cargado además contra la gestión de Sánchez en particular y de la Unión Europea en general sobre el conflicto con Rusia. “Putin nunca se habría atrevido a desencadenar esta guerra si no fuera porque han dejado a nuestro continente en un estado de absoluta vulnerabilidad y en un estado de dependencia económica y energética”, ha opinado. Para mezclar a continuación la guerra con su tradicional batalla contra la “ideología de género”: “La pandemia nos ha pillado debatiendo sobre las matemáticas con perspectiva de género”.

Para el presidente de la formación ultraderechista, Sánchez también está desacreditado para liderar la respuesta a los ataques de Ucrania. “Está incapacitado para liderar España y esa incapacidad se traduce en riesgo para los españoles”, ha dicho, antes de cargar contra la división sobre la visión del conflicto en el seno del Gobierno y las alianzas que, a su juicio y sin dar mayores explicaciones, ha dicho que mantiene el socio minoritario del Ejecutivo con Rusia.

“Hay que apoyar a Ucrania con todos nuestros medios, con toda la contundencia, con todos los medios militares, con las sanciones más severas. Sánchez: usted no puede hacerlo porque sus aliados no se lo permiten. A usted no le creen, a usted en Europa y en el mundo no le fían nada y no le respetan. Dimita”, ha zanjado.

Sánchez: “Nos recuerda que hay un partido xenófobo en España”

El presidente del Gobierno por su parte ha aprovechado unos minutos del turno de réplica para reprochar a Abascal que hable de refugiados de “primera y de segunda” y le ha acusado de usar un conflicto como este para desplegar su agenda xenófoba.

“Es triste que use una crisis de tal calibre para plantear un discurso xenófobo donde hay refugiados de primera y de segunda categoría. Le quiero recordar una cosa. Léanse ustedes el artículo 3 de la Convención de Ginebra, que dice que no se puede diferenciar a los refugiados en función de su origen y su nacionalidad”, le ha contestado Sánchez ante los aplausos de la bancada socialista y las quejas de Vox.

El jefe del Ejecutivo ha dicho sentirse “orgulloso” de que el líder de la extrema derecha le pida la dimisión, y ha concluido: “Lo que hace es recordarnos que hay un partido xenófobo en nuestro país y que son ustedes”.

Etiquetas
stats