La portada de mañana
Acceder
La OTAN vuelve a los orígenes y considera a Rusia su "principal amenaza"
Los testigos de las redadas de Marruecos: “Nos persiguen mucho más”
OPINIÓN | 'Menos armamento, más democracia', por Rosa María Artal

Albert Rivera pide una indemnización por despido de 500 días por año trabajado cuando él reclamaba que fuera de 20

El expresidente de Ciudadanos Albert Rivera en una imagen de archivo.

elDiario.es


72

Albert Rivera ha reclamado al bufete de abogados Martínez-Echevarría, para el que trabajaba desde marzo de 2020, que le abone su sueldo hasta 2025, como parte de la negociación que tanto él como José Manuel Villegas mantienen con el despacho para resolver su salida. La cantidad que pide el expresidente de Ciudadanos ronda los 500 días por año trabajado, que contrastan con el modelo que proponía su formación cuando él la dirigía: un contrato único de 20 días por despido procedente y de 33 si estaba injustificado.

Así es el "contrato único": un modelo laboral que solo convence a Ciudadanos

Así es el "contrato único": un modelo laboral que solo convence a Ciudadanos

Según avanzó el diario El Confidencial, Rivera y Villegas, su número dos en su etapa en Ciudadanos, decidieron abandonar esta semana la compañía a la que se incorporaron en marzo de 2020, poco después de abandonar la política. Según alegan los expolíticos, el bufete ha incumplido el contrato que firmaron, por un lado por no hacer efectivo el compromiso de nombrarles presidente ejecutivo y vicepresidente respectivamente y, por otro, por no abonarles una serie de variables también pactados. Esas razones llevan a ambos a reclamar a Martínez-Echeverría sus sueldos hasta marzo de 2025, cuando finalizaba el contrato rubricado.

De este modo, tanto Rivera como Villegas están pidiendo a la empresa que los indemnice con más de 1.000 días que restan hasta esa fecha. Como los abogados han trabajado allí desde marzo de 2020, la cuenta sale a más de 500 días por año trabajado, un monto considerablemente elevado en comparación con lo que Ciudadanos proponía a sus votantes cuando Rivera estaba al frente: un contrato único con indemnizaciones de 20 días por año trabajado si se trataba de un despido procedente y de 33 si no lo era. Todo ello, con un máximo de 12 mensualidades en el primer caso y de 24 en el segundo.

El partido, hoy en horas bajas, ha sido uno de los principales defensores del contrato único en España, una propuesta que han llevado en muchos de sus programas electorales pero que plasmaron concretamente en una proposición de ley en 2018, un año antes de conseguir su mejor resultado electoral, con 57 escaños en el Congreso. En el texto, desgranaron los detalles de su propuesta: la eliminación de los contratos temporales, excepto para algunos casos muy concretos (contratos de sustitución y de formación), para la conformación del mencionado contrato único.

La formación naranja defendía esta modalidad como una forma de combatir la precariedad existente en el mercado laboral español y como una solución a la temporalidad. Si bien el partido no tocaba los días por despido reflejados en la reforma laboral de 2012 -que se han mantenido con la modificación de la legislación convalidada la semana pasada en el Congreso-, incluía algunas cláusulas que cambiaban las condiciones del despido. Unas modificaciones que, según los sindicatos, abrían la puerta a que despidos hasta ahora considerados improcedentes pudieran estar justificados legalmente con mucha más facilidad.

Ciudadanos trató de negociar un sucedáneo de este contrato tanto con el PSOE, en el fallido acuerdo de investidura con Pedro Sánchez, como en diversas ocasiones con el PP. Sin embargo, su proposición de ley en febrero de 2018 fue el intento más audaz por parte de la formación naranja de materializarlo. La propuesta fracasó estrepitosamente en el Congreso: 33 votos a favor -lograron convencer a los dos diputados de Unión del Pueblo Navarro- y 302 en contra.

Todo esto ocurría cuando Ciudadanos aún estaba en auge, poco antes del mejor resultado de la formación, en las generales de 2019. Tras la repetición de los comicios ese mismo año comenzó la debacle de resultados que ha acompañado al partido desde entonces: entre las dos elecciones, los de Rivera se dejaron 47 escaños, hasta los 10 que mantiene actualmente. Rivera asumió la responsabilidad de los resultados y anunció que dejaba la política. Su número dos, quien le había acompañado en política desde sus inicios en el Parlament de Catalunya, comunicó diez días después que también dejaba Ciudadanos. Ahora, ambos reclaman una indemnización por despido a su empresa que quizá habría cosechado muchos más apoyos en el Congreso.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats