Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
El reconocimiento de Palestina mete presión a la UE y solivianta a Israel
El PP centra las acusaciones sobre Begoña Gómez en Sánchez y su comparecencia
Opinión - No basta con decir que la extrema derecha da miedo. Por Neus Tomàs

Alberto Rodríguez: “Batet y el PSOE están robando el acta de diputado a 64.000 canarios”

El exdiputado de Unidas Podemos Alberto Rodríguez en una entrevista en 'Salvados'

elDiario.es

29

El exdiputado de Unidas Podemos Alberto Rodríguez ha responsabilizado a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, y al PSOE de “robar el acta de diputado a 64.000 canarios”. En una entrevista en el programa 'Salvados', de LaSexta, Rodríguez se ha mostrado convencido de que “si hubiera sido otro diputado, con otro apellido u otra procedencia” todavía conservaría su asiento en la Cámara Baja. Un argumento que ha dejado “en el aire”, al ser preguntado por si su formación podría haber hecho más, para que “la militancia valore en sus casas”.

El exdiputado ha explicado en su primera intervención en un medio de comunicación tras perder el escaño a consecuencia de una condena por dar una patada a un policía durante una manifestación en 2014, que se enteró de que el Congreso le retiraría el acta por una llamada de Batet: “Me llama Meritxell Batet directamente. Me dijo que le causaba dolor y que la relación había sido buena estos años, pero que es lo que tiene que hacer. Yo le digo que creo que lo que está haciendo o quieren hacer es una cacicada tremenda, que la sentencia no pone eso”. “Le dije que estaba haciendo el trabajo sucio de lo que ellos (por los magistrados del Tribunal Supremo) no se atrevieron a hacer”, ha añadido.

Inicialmente, los letrados de la Cámara entendieron que esa condena no acarreaba la pérdida del escaño, que había sido obtenido antes de la inhabilitación, pero en un movimiento inusual, el presidente de la Sala Segunda del Supremo, Manuel Marchena, envió un oficio a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, indicando que la condena comportaba la pérdida de su condición de diputado. Finalmente, Batet asumió las indicaciones del Supremo e hizo efectiva la retirada del escaño de Rodríguez.  

Sobre si Unidas Podemos le ha decepcionado, Rodríguez afirma que tiene la sensación “de que se podría haber hecho mucho más para evitar que 64.000 canarios y canarias perdieran su representación y su voz en el Congreso”. “Yo creo que deberían haber hecho lo mismo que si yo tuviera otro apellido y otra procedencia y si fuera otra persona”, ha repetido. Preguntado directamente si se refería en este caso al que era su partido, el exdiputado ha preferido dejarlo “en el aire”. Ha dicho, eso sí, que recibió la llamada de Ione Belarra en el momento previo a perder el acta de diputado, así como varias de Yolanda Díaz a posteriori, pero ninguna de Irene Montero ni de Alberto Garzón.

“Otra condena diferente”

Rodríguez defiende que le están “aplicando otra condena diferente” a la que le pusieron. La sentencia, que fue dictada sin unanimidad y basada en el testimonio sin pruebas del agente, castigó al exsecretario de Organización de Podemos a una pena de prisión de un mes y quince días e inhabilitación de sufragio pasivo, que fue sustituida por una multa de 540 euros. Esa pérdida del sufragio pasivo durante 45 días no conlleva, a su juicio y el de otros juristas, la pérdida del escaño, obtenido mucho antes de la sentencia, por eso ha asegurado que va a llegar “hasta el final”.

“Si me devuelven el escaño yo creo que estaría obligado a cogerlo, a volver. En lo personal no me parecería la mejor noticia del mundo, pero en lo político sí”, ha explicado el exdiputado, que consideraría una hipotética vuelta al Congreso “la demostración palpable” de que tenían razón. Rodríguez ha optado por luchar por su escaño a través de vías estrictamente jurídicas. Esta semana ha presentado un incidente de nulidad ante el Alto Tribunal, tratando de suspender el castigo al considerar que vulnera sus derechos y como paso previo a un recurso de amparo ante el Constitucional.

El exdiputado, que ha abandonado la política y ha vuelto a su trabajo como operador de planta química en una refinería en Canarias, se ha mostrado convencido de que no ha tenido un juicio justo y que el testimonio del agente de policía fue “inventado”, por lo que aprovechó para “visibilizar la criminalización de la protesta y de los movimientos sociales”. “Hicieron lo que querían hacer antes del juicio, que era condenarme”, ha expresado. Por eso ha reconocido que “esperaba la sentencia, pero no acabar perdiendo el acta en el Congreso”.

Sobre su salida de la política, Rodríguez ha explicado que comprobó “los límites de una estructura partidaria estatal para defender los intereses de nuestra tierra. Yo creo que los asuntos que afectan aquí se tienen que decidir aquí”, en referencia a Canarias. Preguntado por la posibilidad de presentarse a unas nuevas elecciones bajo el paraguas de Yolanda Díaz, el que fuera secretario de organización de Podemos ha defendido que lo que hace falta en su tierra es “una fuerza de obediencia canaria, que las decisiones se tomen en Canarias”.  

Etiquetas
stats