eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El juez archiva el caso de los policías municipales que amenazaron a Carmena en un chat de WhatsApp

El juez sostiene que no hubo delitos de odio e injurias por los insultos vertidos en un chat de agentes municipales

Sostiene que los comentarios son "ciertamente xenófobos e incitadores al odio" pero fueron vertidos en un chat privado

Los agentes lamentaron que no fuese asesinada en la matanza de Atocha: "qué vejestorio más despreciable"

88 Comentarios

- PUBLICIDAD -
No habrá misa, desfile ni alcohol en el día de la Policía Municipal de Madrid

Manuela Carmena, durante un acto con miembros de la Policía de Madrid. EFE

El Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid ha archivado la causa que seguía contra tres policías municipales de Madrid por posibles delitos de odio e injurias por los insultos vertidos en un chat de agentes contra la alcaldesa Manuela Carmena y comentarios racistas. El juez ve delito en los comentarios de los agentes, pero señala que no tuvieron publicidad porque se dieron en un chat privado.

El juez investigaba los hechos a raíz de la denuncia de uno de los participantes del chat. Ese grupo de WhatsApp estaba integrado por policías municipales de Madrid que hacen el turno de noche en la capital. Se creó hace más de dos años para tratar asuntos laborales.

El juzgado detalla que en lo relativo al delito de odio el Código Penal establece que comenten este tipo penal quienes "públicamente fomenten, promuevan o inciten directa o indirectamente, al odio, hostilidad, discriminación o violencia contra un grupo" o personas, como pueden ser por motivos racistas.

Para ello, se requiere en dicho delito que tales conductas se realicen "públicamente", por tal cabe entender la utilización de medios que permitan la puesta en conocimiento general de lo que es objeto de opinión o juicios de valor.

"Y tal requisito, a la vista de lo expuesto por los testigos que depusieron en la tramitación de la causa, no concurre en el caso de autos. Los comentarios ciertamente xenófobos, e incitadores al odio y violencia contra un grupo de personas por motivos de su raza, vertidos en el referido chat por parte de dichos dos investigados, tuvieron como únicos receptores a las personas agregadas a dicho chat, sin que por las características técnicas de dicho grupo fuera posible su publicitación a terceros ajenos o extraños al mismo, que no podían acceder a su contenido", recoge el auto.

También establece que en los comentarios vertidos en este chat contra la alcaldesa de Madrid no cabe tampoco "apreciar la presunta comisión de un delito de injurias a la autoridad tipificado en el artículo 208 del Código Penal".

El inicio de la conversación sobre la alcaldesa es una noticia publicada en El País que recoge las declaraciones de Carmena sobre la actuación de Policía y Guardia Civil durante el 1-O, cuando se produjeron cargas en varios centros de votación. La Generalitat computó más de mil heridos. La alcaldesa calificó las cargas como un "error terrible" y dijo sentir una "tristeza enorme" por las imágenes de violencia.

Esa opinión indignó a varios de los integrantes del grupo. Uno de los agentes llega a lamentar que Carmena no fuese asesinada en el bufete de Atocha en 1977, en un atentado de extrema derecha que acabó con la vida de cinco abogados laboralistas. "Lo que es terrible es que ella no estuviera en el despacho de Atocha cuando mataron a sus compañeros", escribe el policía municipal que remata su mensaje: "qué vejestorio más despreciable".

La conversación se animó entre la media docena de policías locales más activos en el chat, los que lanzan las acusaciones más graves. Un segundo agente responde: "Que se muera la zorra vieja ya". A partir de ahí se sucede una retahíla de descalificaciones contra el independentismo. Algunos celebraron la violencia de las imágenes de las cargas en Barcelona y piden un atentado como el de La Rambla. Otros ironizan con que a los que heridos no les hubiese pasado nada si "se hubieran quedado en casa jugando a los tazos".

En el chat también hubo loas al nazismo y comentarios vejatorios sobre los inmigrantes. Además, se produjeron también amenazas al denunciante del caso, que actualmente está de baja laboral.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha