Duran i Lleida: "Medio Govern en prisión, medio fugado, y la CUP ni un rasguño"

El exdirigente de CiU, Josep Antoni Durán i Lleida.

Josep Antoni Duran i Lleida ha vuelto a Madrid. A escasos metros del Hotel Palace en el que se alojaba cuando era diputado, el exdirigente de CiU ha protagonizado un desayuno informativo en el que ha explicado por qué votará al PSC y ha dado su opinión sobre el proceso independentista que ha reconocido vivir con "desgarro".

El PSC aspira a gobernar Catalunya gracias a los vetos cruzados de los demás

El PSC aspira a gobernar Catalunya gracias a los vetos cruzados de los demás

El exdirigente de Unió ha criticado la gestión "sin épica" del proceso soberanista. "Sustituyó la magia del llamado procés por la nada", ha dicho sobre la declaración de independencia en el Parlament el pasado 27 de octubre. Una independencia que ha dado por imposible la independencia de Catalunya. "Hoy no es posible la independencia en el contexto que afortunadamente nos toca vivir".

Para Duran i Lleida "no es posible ser un estado independiente sin dejar formar parte de la UE, sin dejar de empobrecernos, sin romper la convivencia". Además, ha advertido que el proceso soberanista está teniendo consecuencias negativas en Catalunya y se ha referido al descenso del turismo y ha avisado de que el aumento del paro está a la vuelta de la esquina.

El exdiputado ha lamentado la situación a la que han llegado sus exsocios de Convergència ahora reconvertidos en PDeCAT: "Medio Govern en prisión, medio Govern fugado y la CUP ni un rasguño", ha lamentado. "Han dejado la agenda política en una fuerza política que no desea ningún tipo de Estado porque no es su objetivo la independencia sino la revolución", ha expresado.

Duran i Lleida ha sido especialmente crítico con la deriva independentista de sus exsocios e incluso ha defendido la aplicación del artículo 155 para intervenir Catalunya. Ha explicado que si se activó fue porque "alguien antes" llevó a cabo una actuación en el Parlament que "no era propia" y que iba en contra de la Constitución.

Arropado por dirigentes del PP –la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, Pablo Casado o José Manuel García Margallo– y del PSOE –las exministras Beatriz Corredor y Elena Salgado, y Meritxell Batet, Duran i Lleida ha hecho un discurso parecido al del PSC. Así, ha defendido la reforma de la Constitución como solución para el conflicto catalán: "Lo razonable no es votar una separación sino votar lo que previamente se ha pactado". De hecho, se ha desmarcado de la celebración de un referéndum que ha considerado que no es siempre "el mejor instrumento democrático".

"La Constitución es reformable, mejorable. No se trata de ir a un nuevo proceso constituyente porque tal y como están lo mimbres de la política, si empezamos un nuevo proyecto constituyente, no sé si vamos a acabar bien", ha afirmado.

También ha marcado distancias con el PP, a quien ha acusado de tener buena parte de la culpa de la situación en Catalunya. Por eso ha reprochado la recogida de firmas contra el Estatut, aunque ha reconocido que el problema venía de antes. También ha reprochado a Mariano Rajoy que hubiera urnas el 1-O y las cargas policiales. Un discurso calcado al del PSC.

Duran i Lleida ha reiterado que votará al PSC y ha puesto en valor el acuerdo que han alcanzado los socialistas con los herederos de Unió en este momento. "La situación de Catalunya es excepcional, hay dos bloques irreconciliables", ha dicho para explicar que "en esa situación de emergencia" era necesaria la coalición entre diferentes: "Dudo que, del golpe y porrazo, Iceta se vaya a hacer democristiano y Espadaler socialista", ha dicho sobre el exconseller que ocupa el tercer puesto de la lista del PSC por Barcelona.

El exdirigente nacionalista ha puesto en valor la "generosidad del PSC y de Iceta en particular" y se ha mostrado convencido de que es un ejemplo de que, tras el 21D, el candidato socialista se comportará con esa misma actitud. Aunque ha admitido que le estabilidad en Catalunya será complicada tras el 21D, ha vaticinado que puede haber "sorpresas positivas" con los socialistas gracias al "aumento de participación de un conjunto de la ciudadania que no voto en autonómicas y ahora se siente interpelada" y al "desengaño" que puede haber en el bloque independentistas que pueda generar una "debilidad". "Va a ser difícil", ha avisado Duran i Lleida, que ha negado su vuelta a la política y ha asegurado que no será conseller de ningún Gobierno.

Etiquetas
Publicado el
21 de noviembre de 2017 - 10:45 h

Descubre nuestras apps

stats