El Gobierno reclama que no se use la falsa denuncia para negar el aumento de la violencia homófoba

Manifestación en A Coruña en protesta por el asesinato homófobo de Samuel Luiz.

El Gobierno y partidos progresistas han pedido en las últimas horas que no se utilice la falsa denuncia de una agresión homófoba en el centro de Madrid esta misma semana para negar la realidad del aumento de los delitos de odio y, en concreto, de la violencia contra el colectivo LGTBI. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha dicho que "no puede impedir describir la realidad que sufren personas de distintas orientaciones sexuales", mientras la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, ha asegurado que "los odiadores profesionales" se acogen a estos hechos "para negar" una violencia que es real.

La paradoja LGTBI en España: líder en avances sociales pero escenario de crueles agresiones homófobas

La paradoja LGTBI en España: líder en avances sociales pero escenario de crueles agresiones homófobas

Sánchez ha enviado este martes su "solidaridad, cariño y empatía hacia las personas LGTBI" al relevarse que el denunciante de una agresión homófoba en el barrio de Malasaña se la inventó. "Esa denuncia falsa no puede impedir describir lo que es verdad, la realidad que sufren por desgracia personas de distintas orientaciones sexuales por el hecho de ser como son", ha expresado el líder socialista.

Sánchez convocó una reunión de la comisión de seguimiento del plan de lucha contra los delitos de odio a raíz de esa denuncia. Una cita que no ha sido anulada pese a trascender la falsedad de la misma. La preocupación en las filas socialistas es que este hecho puntual sirva a sectores sociales para cuestionar la homofobia y complique la lucha de los derechos del colectivo LGTBI. Por eso, Sánchez ha enfatizado que los delitos de odio están aumentando en España y ha asegurado que el Ejecutivo seguirá "poniendo encima de la mesa medidas e instrumentos para frenar" ese incremento.

Desde Unidas Podemos la reacción ha sido muy similar. "No vamos a permitir que la utilicen para negar los casos de violencia que la gente LGTBI nos cuenta cada día", ha asegurado la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, en declaraciones a los periodistas este jueves.

Belarra también ha recordado que las estadísticas muestran un gran repunte de los delitos de odio en los últimos años. Y que las denuncian de discriminación hacia las personas LGTBI también suben. "No les contratan, no les alquilan un piso, tienen miedo de ir por la calle de la mano", ha dicho. Este miércoles, la ministra de Igualdad, Irene Montero, recordaba que los delitos contra el colectivo LGTBI han aumentado un 43%. "Que el árbol no nos impida ver el bosque", dijo Montero.

Belarra, por su parte, ha reclamado no poner el foco en las denuncias falsas, que "se utilizan para negar" una violencia que es real. "La extrema derecha hace que este país sea más inseguro y que haya personas que no se sienten libres. No lo vamos a consentir", ha concluido.

Más allá del Gobierno otras fuerzas progresistas han apuntado en el mismo sentido que las del Gobierno. El diputado de Más País Iñígo Errejón ha señalado durante la comparecencia del ministro de la Presidencia gente que es menos libre, que vive con miedo, que duda si se va a dar la mano o cómo vestirse" por la "oleada de odio" que ha "disparado las agresiones" contra personas migrantes y LGTBI.

"Hoy en España hay gente que es menos libre, que vive con miedo, que duda si se va a dar la mano, por qué calles pasar o que duda cómo vestirse. Hoy en la práctica son ciudadanos de segunda porque no disfrutan del resto de libertades que disfrutamos quienes tenemos otros privilegios", ha dicho, antes de pedir al Gobierno que preste atención prioritaria a este asunto.

Etiquetas
Publicado el
9 de septiembre de 2021 - 14:18 h

Descubre nuestras apps

stats