El PSOE pierde la primera posición con una fuga de votos hacia las plataformas de la España Vaciada

El líder del PSOE en Castilla y León, Lusi Tudanca, tras valorar los resultados.

Irene Castro


18

Fracaso para el PSOE en Castilla y León: pierde cerca de 100.000 votos y, con ellos, la primera posición que Luis Tudanca consiguió en 2019 después de décadas de victorias del PP. Entonces se quedó a las puertas de gobernar, pero esta vez no hay opción. Así lo ha reconocido el propio Tudanca, que ha abierto la puerta a su salida tras haber sido reelegido líder del PSOE en Castilla y León hace unos meses. “No hemos conseguido el objetivo que era ganar las elecciones y una mayoría que permitiera un cambio. Lo he dado absolutamente todo. Me he vaciado trabajando por esta tierra a la que tanto quiero, pero no ha sido suficiente. Estad convencidos de que otros vendrán que harán más y lograrán que el cambio venga a esta tierra”, ha dicho en su comparecencia al conocerse los resultados.

El PP gana las elecciones en Castilla y León pero necesita a la extrema derecha para gobernar

Ganar en número de votos era el objetivo que se había marcado Ferraz en los últimos días de campaña en los que Pedro Sánchez intensificó su presencia ante el fiasco que pronosticaban las encuestas para Alfonso Fernández Mañueco. Los socialistas habían comenzado la pelea con pocas expectativas, pero en la campaña sostenían que habían ido de menos a más, pero en las urnas han aguantado peor de lo que tenían previsto, perdiendo siete procuradores y con una fuga de votos hacia las plataformas provinciales, como Soria Ya!, que se alza con la primera posición arrebatando al PSOE dos escaños al igual que Unión del Pueblo Leonés. 

“Es evidente que al PSOE nos ha penalizado la fragmentación de las candidaturas locales”, ha reconocido la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, en la valoración de los resultados en Ferraz en la que ha hecho una lectura optimista pese a la derrota. “Empatamos en seis provincias”, ha dicho Lastra, que ha recordado que apenas les separan 20.000 votos del PP: “Muy lejos del objetivo que buscaba el señor Casado”. 

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha dado la enhorabuena a Alfonso Fernández Mañueco por su resultado en las elecciones, donde el PP ha pasado de 29 a 31 escaños y se ha convertido en primera fuerza en la región. En el mismo mensaje a través de su cuenta de Twitter, Sánchez ha felicitado también al candidato socialista Luis Tudanca y al partido en la región “por una campaña ejemplar y el gran apoyo obtenido”. “Sois la alternativa”, ha dicho, después de que el partido haya pasado de ser primera a segunda fuerza y haya perdido siete procuradores respecto a 2019, para quedarse con 28.

El PSOE apunta al “fracaso” de Casado

En clave nacional, la gestión previa de las expectativas da al PSOE un balón de oxígeno porque se queda a apenas un punto y medio del PP por encima del 30% de los votos en un territorio tradicionalmente conservador. Y sobre todo lo que permite respirar a Sánchez es que Pablo Casado no ha tenido éxito en su intento de repetir la gesta de Isabel Díaz Ayuso -una victoria holgada que le permitiera gobernar en solitario al rozar la mayoría absoluta- con lo que buscaba desgastar al líder socialista. Ferraz habla directamente de “fracaso” de Génova. El PP solo consigue dos escaños más que en 2019 y tendrá que cambiar de socios. Santiago Abascal ha dejado claro en la noche electoral su pretensión de que el candidato de Vox ocupe la vicepresidencia del Gobierno

“Que nadie, especialmente el PP y el señor Casado, se equivoque en la lectura de los resultados. Los señores Casado y Mañueco decidieron convocar estas elecciones porque les convenía a ellos, no a los ciudadanos de Castilla y León (...); empezaron la campaña prácticamente anunciando una mayoría absoluta y han terminado contando los minutos y pidiendo la hora”, ha dicho la número dos del PSOE, Adriana Lastra: “Quisieron todo el poder, pero solo han conseguido hacer más poderosa a la extrema derecha y eso nos afecta a todos los españoles”. 

“Casado ordenó estas elecciones y tendrá que asumir las consecuencias de su resultado. El PP quería provocar un efecto ‘Ayuso’ y ha logrado efecto Vox”, ha dicho Lastra sobre Casado: “Ha hecho campaña de odio que solo le ha faltado pedir el voto para Vox”. “Son capaces de cualquier cosa, incluso intentar convertir a esta comunidad en la primera que gobierna la extrema derecha. Tras años de inmovilismo el PP se entrega esta vez a la involución, mi temor es que Casado y Mañueco arrastren con ellos a Castilla y León. No es un buen día para Castilla y León y solo el PP es responsable de esta situación”, ha sentenciado Lastra en una comparecencia en la que no ha admitido preguntas de los periodistas. 

Lamenta la atomización del voto

A nivel nacional, el PSOE respira con cierto alivio porque ha obtenido un 30% de los votos en un territorio conservador, lo que a su juicio demuestra que Sánchez no corre peligro. “Si el PSOE está en 29% o el 30% en Castilla y León, que no es nuestra, que me expliquen cómo puede estar en el 26% en España”, argumentaban el viernes en Ferraz

Aún así, fuentes socialistas admiten que han recibido un “golpe” que explican en buena medida por la competencia de las plataformas provinciales, que se han quedado con cuatro de sus escaños. Soria Ya! le ha dado un buen bocado a pesar de que Sánchez se ha arremangado en los últimos días y de las promesas de descentralización de instituciones hacia esa zona especialmente afectada por la despoblación. La plataforma de la España Vaciada no solo le roba dos escaños, sino que le arrebata la primera posición -los socialistas se dejan más de 10.000 votos-. Las alarmas se encienden para un PSOE que gobierna en la capital con mayoría absoluta y que pasa de tener cerca del 49% a cerca del 20%. 

En León los socialistas sí que consiguen mantener la primera posición, pero caen de seis a cuatro procuradores que se lleva Unión del Pueblo Leonés. En Segovia se dejan un escaño y pasan de tres a dos -además de perder la primera posición-. El reparto de los ‘restos’ les ha pasado factura en Salamanca, donde pierden uno de los cuatro procuradores que consiguieron en 2019, y en Valladolid, donde se mantiene como primera fuerza, pero pasan de 6 a 5 escaños. También mantienen la primera posición en Burgos, con cinco escaños, y en Palencia (con tres). En Zamora conserva los tres procuradores, pero pierde el primer puesto, y en Ávila se queda como está (con dos). 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats