Sánchez apuesta por la "concordia" frente a la "venganza" en la concesión de indultos a los líderes del procés

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea reafirmaron esta noche en persona al presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, la "entera solidaridad europea" tras la crisis migratoria de la semana pasada en Ceuta, donde se produjo una avalancha masiva de migrantes irregulares.EFE/EPA/OLIVIER HOSLET

Pedro Sánchez apuesta por "principios constitucionales" como la "concordia, el entendimiento o el diálogo" a la hora de conceder los indultos a los líderes independentistas condenados por el procés. A las puertas de que el Tribunal Supremo emita su informe sobre las peticiones del perdón gubernamental para los líderes independentistas, que se prevé desfavorable como el de la Fiscalía, el presidente del Gobierno da un paso más al allanar el camino a concederlo en pro del diálogo y frente a la "venganza y la revancha".

"Yo apoyé al Gobierno de España en 2017 con el 155, que suspendía la autonomía, para defender la integridad territorial del país porque era una cuestión de Estado. Tengo muy claro que la decisión que tome va a tener muy presente valores como la concordia, el diálogo, el entendimiento, la superación de una crisis que desgarró la sociedad en 2017… Esos principios y valores constitucionales serán los que para mí pesarán en la decisión que tome el Gobierno en el Consejo de Ministros. Lo que para mí no son principios constitucionales son la venganza o la revancha", ha resumido Sánchez. 

Durante una rueda de prensa en Bruselas, el presidente ha dejado claro que su apuesta es avanzar y dejar atrás las "fracturas". "Todos tenemos que mirar al futuro, aprender de los errores y abrazar valores constitucionales de concordia. No quedarnos atrapados en venganza y revancha", ha afirmado. "Es importante mirar al futuro, aprender de los errores, y que en la Constitución no está la revancha ni la venganza, está el diálogo, el respeto, y la vocación por superar fracturas, reencontrarnos. Es lo que va a hacer el Gobierno de España", ha anticipado en respuesta a un periodista que le ha preguntado por su cambio de posición dado que en 2019, en plena campaña electoral, descartó los indultos y apostó por el cumplimiento íntegro de las penas.

Primero reunión con Aragonès y luego mesa de diálogo

En el Gobierno asumen el coste político de conceder los indultos. "Pese a que hay partidos políticos, personas, que legítimamente defienden otras tesis, yo creo que en en los valores constitucionales no se encuentran ni la venganza ni la revancha y sí la concordia, sí el entendimiento, sí el dialogo, sí el respeto a las leyes, a la Constitución y a la legalidad democrática donde el Gobierno siempre se ha movido y donde yo siempre me he movido como líder de la oposición", ha expresado Sánchez, que ha aprovechado para recordar que en el conflicto territorial el PSOE siempre ha ido de la mano del Gobierno del PP, por lo que le reclama "lealtad" sin muchas esperanzas: "Ojalá yo tuviera en esto, y en otros muchos asuntos, la lealtad que tuvo el PSOE con Rajoy con una crisis institucional como la de 2017". 

Sánchez se ha mostrado determinado a impulsar el diálogo que pactó con ERC para su investidura. De hecho, ha asegurado que recibirá en Moncloa al presidente del Govern, Pere Aragonès, como establece el protocolo [ha dicho que también lo hará con Isabel Díaz Ayuso cuando sea investida], y ha especificado que esa reunión será previa a que Gobierno y la Generalitat retomen la mesa de diálogo. "Queremos propiciar el reencuentro entre catalanes y el resto de compatriotas y celebraremos la mesa cuando sea posible", ha afirmado Sánchez, que ha abogado por que haya una mesa de partidos también en Catalunya, como propuso con poco éxito el PSC en la anterior legislatura. Sánchez ha advertido de que hay muchos catalanes que no comparten el proyecto independentista y que el ese diálogo entre catalanes "hay que practicarlo en sus propios parlamentos".

El presidente ha comparecido en Bruselas al finalizar la reunión del Consejo Europeo en el que los líderes han planteado revisar las restricciones de los viajes antes de la campaña de verano. "Hemos hablado de la revisión para viajeros de terceros países, que ha sido modificada por la Comisión Europea y es una buena noticia para nuestro país y para Europa", ha reconocido Sánchez, que también ha celebrado el certificado digital que ha definido como un "hito muy importante para España como destino turístico y para recuperar la movilidad entre los distintos estados miembros". 

Pero Sánchez ha comenzado hablando del secuestro del avión secuestrado por Bielorrusia, un "ataque inaceptable y sin precedentes", y ha explicado que se han impuestos sanciones al igual que se ha exigido la liberación de los detenidos, entre ellos al periodista Roman Protasevich y su compañera, Sofia Sapega. La UE ha endurecido sus sanciones y ha cerrado el espacio aéreo. "Uno de los puntos que también tratamos fue el empezar a reflexionar el tipo de relación estratégica que tiene que tener Europa con Rusia", ha expresado. 

Sánchez ha asegurado que en la cena con los líderes europeos tuvo la ocasión de explicar la crisis con Marruecos que se desató la semana pasada cuando el reino alauí dejó pasar a unas 8.000 personas en Ceuta como reprimenda por la acogida en un hospital de Logroño del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, aquejado de coronavirus y cáncer. Aún así, el presidente ha insistido en la intención de España de mantener una buena relación con Marruecos. "España a lo largo de estos años, con presidentes precedentes, hemos tenido nuestras dificultades pero siempre ha primado una mirada constructiva con Marruecos y como integrantes de la UE también. Siempre basado en dos pilares: confianza entre dos países y entidades como Marruecos y la UE, y el respeto a la integridad territorial y a las fronteras de las que nos dotamos todos", ha aseverado. 

El presidente del Gobierno ha descartado que esté usando la baza del apoyo económico de la UE y España a Marruecos en esta crisis. "No", ha dicho rotundamente: "Queremos tener las mejores relaciones con Marruecos, con respeto y confianza entre países vecinos. Dentro de la UE, no hay mejor socio que España. El respeto tiene que ver con la integridad territorial de nuestro país, con las fronteras, pero la otra parte tiene que cumplir, y eso no se produjo con la crisis de Ceuta.España siempre ha querido tener las mejores relaciones con Marruecos y ha dado muestras más que probadas de nuestra mejor voluntad con Marruecos".

"Entraron en Ceuta como respuesta a una acción humanitaria del Gobierno de España", ha proseguido el jefe del Ejecutivo español: "Es importante insistir en tener las mejores relaciones con Marruecos. Ceuta y Melilla son dos ciudades españolas, fronteras europeas, y se tienen que respetar".

Sobre el conflicto en Oriente Próximo, Sánchez ha dicho que los líderes de la UE celebran el alto el fuego, pero lo ven "insuficiente" por lo que ha insistido en la necesidad de una solución para ambas partes. Sobre el cambio climático, Sánchez ha admitido que hay "discrepancias" en el seno de la UE, pero que se mantiene la reducción del 55% de las emisiones para 2030. "La UE marcó en diciembre pasado un rumbo ambicioso seguido por otros países, como EEUU y Japón, y Europa no puede perder el carácter de vanguardia con respecto al cambio climático", ha señalado.

Etiquetas
Publicado el
25 de mayo de 2021 - 17:00 h

Descubre nuestras apps