Héroes

Los héroes de 2020: "Lo volveríamos a hacer"

Sin que nadie se lo pidiese, saltó como un resorte para protegerlos. Estrella Pérez hizo la compra a todos sus vecinos de Fuentenebro, en Burgos, para evitar que se contagiaran durante los peores meses de la pandemia. Su misión fue un éxito, pero a principios de diciembre, después de mucho tiempo exponiéndose y estando al pie del cañón, el virus la atacó a ella. La casa de Berta, de 69 años, fue una de las 43 a las que Estrella llevó puntualmente cada semana la compra. "Ahora ha sido ella la que me ha traído el pan y me ha llamado todos los días para preguntarme qué tal", reconoce orgullosa. 

La burgalesa ha pasado la cuarentena en casa, cosiendo y aprovechando unos retales de tela para hacer unas bolsitas que utilizará para guardar las mascarillas. Este objeto del que ya no podemos prescindir, pero que al principio de la crisis sanitaria escaseaba. Por eso, la Cabo primero Mata, o Meme Mata, se confinó durante ocho semanas en casa de su madre —costurera ya jubilada— para fabricar mascarillas. Llegaron a hacer 200 al día, trabajando sin descanso desde por la mañana hasta por la noche. Y las repartieron entre el ejército, la Brigada de Paracaidistas —unidad a la que pertenece—, y en las tiendas y las farmacias de Esquivias, en Toledo. A Meme, la pandemia le impidió casarse con Rafael, después de 18años y dos hijos en común. Hoy todavía siguen esperando: "El vestido sigue cogiendo polvo, pero estamos contentos porque nadie de nuestra familia ha cogido el virus", comenta Meme, que va a pasar las navidades trabajando en la brigada.

Casarse con Rafael es lo primero que hará cuando termine todo y podamos volver a hacer vida normal. A Estrella le gustaría juntarse con sus amigos y a hacer una chuletada para celebrarlo. Como hizo Roberto Torres con algunos compañeros de trabajo este verano. El exciclista y conductor de ambulancias sufrió mucho psicológicamente, sobre todo durante los primeros meses de la crisis sanitaria. Llevó a IFEMA a cientos de enfermos de coronavirus en su ambulancia en jornadas que se hacían interminables y con pocas medidas de protección. "Quedamos en mi casa para comer y tomar unas cervezas. Lo necesitábamos… El desgaste fue brutal", reconoce hoy más tranquilo. Además, también pudo acudir a su ineludible cita con la Vuelta Ciclista España, este año celebrada en octubre, como comentarista de la Cadena SER. 

En otoño, Bernat López, periodista en ERTE de veintiocho años, terminó su particular Vuelta a España, pero él iba solo y no competía. Su objetivo era recaudar alimentos para las familias más necesitadas por culpa de la pandemia. Consiguió 4.200 kilos y en total recorrió 5.000 kilómetros en su bici: Cataluña, Aragón, País Vasco, La Rioja, Asturias, Galicia, Castilla y León, Andalucía... Cuando le llamaron para volver a la empresa de alquiler de coches en la que trabajaba, les dijo que no: "No quise volver porque tenía que terminar el recorrido. Unos días después, un antiguo jefe me llamó para dirigir una revista aquí en Barcelona". Poder volver a dedicarse al periodismo fue la mejor recompensa a todo el esfuerzo que había hecho para ayudar a los demás. "Estoy feliz. Ahora hago otro tipo de deportes porque acabé saturado, pero antes de fin de año, voy a hacer una pequeña acción con la bici disfrazado de Papá Noel para repartir comida", explica desde Barcelona. 

Estrella, Meme, Roberto, Bernat… y todos los héroes anónimos a los que hemos ido dando voz en esta sección durante tantos meses coinciden en una cosa: "Sin duda, si volviese a haber otra pandemia, lo volveríamos a hacer". No cambiéis nunca. Gracias y feliz 2021.

Etiquetas
Publicado el
30 de diciembre de 2020 - 22:14 h

Descubre nuestras apps

stats