La portada de mañana
Acceder
El juez Peinado exprime la causa contra Begoña Gómez y cita ahora a Pedro Sánchez
OPINIÓN | 'Que no pare el espectáculo Peinado', por Esther Palomera
CRÓNICA | Una guerra de cien días para impedir la victoria de Trump

La Diputación de Sevilla ampara un encierro de 21 alcaldes para protestar contra las políticas sanitarias de Moreno

Los alcaldes encerrados, esta mañana en la Diputación de Sevilla

Sara Rojas

1

Un total de 21 alcaldes y alcaldesas de los 24 municipios que integran el área sanitaria de Osuna se han encerrado este martes en la sede de la Diputación Provincial para protestar por el “colapso sanitario” que médicos y pacientes llevan más de un año denunciando en la Sevilla rural. A esta acción simbólica que cuenta con el respaldo de Marea Blanca se han sumado representantes municipales del PSOE, Izquierda Unida y formaciones locales en aras de “poner voz a una ciudadanía que se ve desamparada absolutamente” por las políticas del Gobierno andaluz, administración competente en materia de sanidad, como señala a este periódico la alcaldesa de Osuna, Rosario Andújar (PSOE).

Los tres ayuntamientos que han optado por quedarse fuera de la convocatoria –los de Écija, Herrera y Algámitas– son los únicos gobernados por el Partido Popular en esta demarcación territorial, que adolece de un “abandono sanitario inaudito”, según la denuncia que abandera Marea Blanca, apoyándose en una cifra: 79 médicos de familia para una población de más de 90.000 personas. O lo que es lo mismo, un médico por cada 1.140 vecinos.

Tanto la alcaldesa de Écija, Silvia Heredia, como su homólogo en Herrera, Jorge Muriel, justifican su ausencia esgrimiendo una discrepancia con el enfoque de la movilización, que consideran politizada en exceso. Para estos regidores, el problema de la sanidad en los pueblos no solo compete a la Junta gobernada por su partido, sino que “tiene también una vertiente a nivel nacional”, atribuyendo responsabilidades en materia de financiación al Gobierno de Pedro Sánchez.

Aunque los encierros para escenificar el malestar ciudadano se suelen convocar en lugares vinculados a la administración a la que van dirigidas las protestas –podría ser la delegación territorial de la Consejería de Salud o un centro sanitario–, esta vez los representantes municipales se han congregado en la Diputación de Sevilla para evitar sanciones, según explican fuentes de la organización convocante. Desde la institución provincial apuntan que la Diputación cede su sede para que los alcaldes y alcaldesas realicen sus reivindicaciones, respetando “la autonomía municipal” y con independencia “de color político”. 

“Sesgo político intolerable” 

Por tanto, como institución –remarcan fuentes oficiales– la Diputación provincial se mantiene al margen de una protesta promovida por los alcaldes. No obstante, el presidente de la misma, Javier Fernández (PSOE), ha manifestado públicamente con anterioridad que comparte su preocupación por el “deterioro” que sufre la sanidad pública en la provincia de Sevilla.

De hecho, Fernández ya ha lanzado su particular “toque de atención” a la Junta para que invierta en la atención sanitaria de los municipios sevillanos, entendiendo que “el panorama es muy preocupante”. “No solo hablamos de las listas de espera para operarse, sino que los ayuntamientos nos trasladan problemas muy serios en el día a día de la atención primaria”, aseguró Fernández durante la presentación del documento Sevilla de 10, que entregó en mayo al presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno (PP).

El presidente de la institución que ha dado este martes cobijo a las reivindicaciones de los alcaldes hacía referencia a la supresión de servicios de urgencias, al cierre total o parcial de centros sanitarios y a la merma de médicos de cabecera, entre otras medidas que ha adoptado el Gobierno andaluz tras la pandemia, bajo un criterio que la Diputación atribuye a “un sesgo político intolerable” en función “de qué partido gobierne en un determinado municipio o comarca”, según aparece recogido en el citado documento. 

La sanidad en los pueblos, en estado crítico 

“La situación es tan lamentable, tan crítica, que nos vemos obligados a interceder como representantes públicos de nuestros municipios para que la consejera y el presidente se preocupen de verdad y se lo tomen en serio”, defiende ahora la alcaldesa de Osuna, quien hace dos meses entregó en el Palacio de San Telmo un escrito firmado por los 24 alcaldes del área sanitaria que encabeza su municipio, recogiendo la “situación dramática que venimos padeciendo desde hace un año y que va empeorando por días”, así como una petición de reunión con el presidente Moreno. 

Desde entonces, los regidores solo se han reunido con la viceconsejera y lejos de encontrar las soluciones que demandaban, se han topado con “un plan de verano que supone el cierre masivo de centros de salud por la tarde y derivación de las urgencias a los centros hospitalarios ya de por sí saturados por la falta de personal”. 

“No tienen un verdadero plan para atender con las máximas garantías a la población ni para resolver una situación que va a seguir empeorando”, lamenta en ese sentido Rosario Andújar, quien ha ejercido de anfitriona durante las diversas reuniones que vienen celebrando en su Ayuntamiento los representantes de los 24 municipios del área en aras de coordinar acciones conjuntas para exigir soluciones a una situación que califican de “dramática”. 

Ese drama que sufren los vecinos se concreta en el “déficit de personal, el deterioro de la calidad asistencial, las altas demoras para ser vistos en los centros de salud, las enormes listas de espera” y un largo etcétera que describe Marea Blanca dibujando “un panorama realmente dramático para muchas personas afectadas por este deterioro que afecta gravemente a su salud”. 

Aunque los tres ayuntamientos gobernados por el PP se han ausentado de este encierro simbólico, sus responsables han acudido a las reuniones con el resto de localidades y han respaldado las reivindicaciones de la organización que se está encargando de coordinar las movilizaciones en defensa de la sanidad pública en los pueblos. El alcalde de Algámitas, Francisco Jesús Mesa, se ha excusado alegando problemas de agenda (es el único edil del PP en este municipio de la Sierra Sur sevillana). “Querría ir, pero a ver cómo lo hago”, ha manifestado en conversación con este medio, afirmando que “por la sanidad pública estamos todos en el mismo barco”. 

De Diputación a San Telmo

Para culminar la acción de protesta, la mañana del miércoles –cuando se cumplan 24 horas del encierro– los representantes municipales junto a miembros de Marea Blanca emprenderán una manifestación desde la sede de la Diputación Provincial hasta el Palacio de San Telmo –sede de la presidencia de la Junta de Andalucía– para volver a solicitar un encuentro con el presidente Juan Manuel Moreno, a fin de “exponerle directamente la grave problemática sanitaria que tienen sus municipios”. 

Se repetirá así la imagen que se vivió hace dos meses a las puertas de San Telmo, cuando representantes de casi todos los ayuntamientos que conforman el área sanitaria de Osuna se personaron en la sede de la presidencia de la Junta para instar a Moreno a que se reúna con ellos para abordar “el desastre sanitario que padecemos y que empeorará este verano”, según advierten desde Marea Blanca. 

Etiquetas
stats