La portada de mañana
Acceder
El juez Aguirre toma la delantera para excluir a Puigdemont de la amnistía
Ayuso, encantada con la destrucción del Estado de Milei. Por Sáenz de Ugarte
Opinión - Ayuso, anfitriona de la cumbre sociópata. Por Rosa María Artal

La línea 3 del metro de Sevilla llega con una factura de 1.045 millones y sin plazos ni financiación cerrados

Marifrán Carazo, con Antonio Muñoz a su izquierda, en la presentación del proyecto.

Antonio Morente

0

Reconocía el alcalde de Sevilla, Antonio Muñoz (PSOE), que en la ciudad hay ya un “cierto hartazgo” con la cuestión del metro, porque desde que en 2009 se inauguró la única línea en servicio no se han producido grandes avances pese a que se han redactado planes y presentado cronogramas. Hasta este miércoles, en que la Consejería de Fomento de la Junta ha presentado la actualización del proyecto de ejecución del ramal norte de la línea 3, la llamada a ser la segunda en funcionar. Construir este trazado de manera parcial (ahora se trabaja en el estudio de su prolongación en dirección sur hasta el barrio de Bellavista) trae bajo el brazo una factura de 1.045 millones de euros, y no tiene cerrados ni la financiación ni los plazos. “Pero si no se empieza ya no lo acabaremos nunca”, admitía la consejera, Marifrán Carazo (PP).

El Gobierno andaluz considera que “ha hecho los deberes” iniciales con la revisión del proyecto de una línea que conectará las zonas de Pino Montano y la Macarena con el Prado de San Sebastián (donde enlazará con la línea 1, la única operativa) discurriendo por la ronda histórica de la ciudad. En total son 8,9 kilómetros –incluidos 1,35 de carácter técnico para llevar los trenes a las cocheras– que permitirán acceder a cuatro complejos sanitarios como son los hospitales San Lázaro, Virgen Macarena y Victoria Eugenia de la Cruz Roja, además del centro de especialidades de María Auxiliadora. En total habrá 12 estaciones: Pino Montano Norte, Pino Montano, Los Mares, Los Carteros, San Lázaro, Hospital Virgen Macarena, Macarena, Capuchinos, María Auxiliadora, Puerta Carmona, Jardines de Murillo y Prado de San Sebastián.

La población atendida en este tramo (que se hará sin tuneladora) se calcula en 120.000 habitantes. Se prevén asimismo 13,3 millones de viajes al año, lo que supondrá un incremento del 80% en el número de pasajeros que transporta la red de metro, ya que la línea 1 desplazaba a 17 millones de viajeros antes de la pandemia. 

Empieza la negociación para pagar

Y hasta aquí las cifras básicas del tramo norte de la línea 3, pero falta lo más importante: ¿cómo se va a pagar y cuándo empezarán las obras? Las competencias en la materia son de la Junta de Andalucía, pero al Estado le toca arrimar el hombro en estas infraestructuras dado lo abultado del coste. Carazo no desveló el calendario porque lo condiciona a la financiación, y se reservó cuánto está dispuesto a poner el Gobierno andaluz hasta saber qué va a hacer el Ejecutivo central, aunque ya le ha mandado una carta a la ministra de Fomento, Raquel Sánchez, pidiéndole una reunión.

Lo que sí garantizó es que, si se cierra pronto un acuerdo para cofinanciar el proyecto, esta misma primavera se podría licitar la obra del ramal técnico e incluso empezar estos trabajos antes de que termine 2023. Este tramo tiene un coste de 7,5 millones y la Junta tiene ya presupuestados dos millones, de ahí el margen para arrancar con prontitud, con lo que de paso se le mete presión al Gobierno central para que diga qué hay de lo suyo.

Y eso, en principio, podría saberse el próximo 26 de enero, ya que el alcalde se sacó de la manga que acababa de fijar para ese día una reunión de trabajo en Sevilla con la ministra de Fomento para hablar de los “clásicos populares” de la ciudad como son la SE-40, la conexión Santa Justa-aeropuerto… y el metro, por supuesto. De hecho, también ha hablado con la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y su percepción tras estas conversaciones es “bastante optimista”, tanto que no duda de que “habrá un acuerdo de cofinanciación”.

En paralelo, desde la Delegación del Gobierno en Andalucía se reiteraba “la voluntad” del Ejecutivo central de estudiar el proyecto. “Lo principal es tener el documento técnico para conocerlo al detalle y, a partir de ahí, crear un grupo de trabajo con todas las partes implicadas, establecer un calendario y acordar, entre otras cosas, el modelo de financiación”, apuntaba el delegado, Pedro Fernández, que instaba a la Junta a detallar el modelo de gestión que tiene en mente... y de paso le recordaba que tiene un presupuesto prorrogado, lo que “limita mucho su capacidad inversora”.

“Estamos hartos de esperar”

Antonio Muñoz, por su parte, expresó que su obsesión ahora es que se licite la obra cuanto antes para que “no ocurra lo mismo que en 2011”, que se llegaron a presentar con todo detalle los proyectos de las líneas 2, 3 y 4 (que costaron 17 millones de euros, por cierto) pero luego nunca más se supo, hasta el punto de que la Junta se ha gastado ahora otros cuatro millones en revisar el dibujo de la línea 3 incluyéndole las cocheras y su prolongación sur. “Estamos hartos de esperar, a Sevilla ya nos toca”, apostillaba.

La consejera incidió en que Sevilla “es la única gran ciudad del Estado sin una red completa de metro”, y eso que junto a su área metropolitana suma un millón y medio de habitantes y sufre un déficit de infraestructuras, lo que provoca la congestión de vías principales. Al margen de sacar pecho con haber sacado el proyecto del cajón tras ocho años de inactividad por parte del PSOE en el Gobierno andaluz y de reiterar que “no estamos aquí porque 2022 sea un año electoral”, Carazo apuntó que se van a pedir fondos europeos (a los Next Generation no puede acogerse por una cuestión de plazos) y también un crédito al Banco Europeo de Inversiones (BEI), aunque el foco lo ponía en el Ejecutivo central.

Para la línea 1, recordó, el Estado puso el 47% del presupuesto inicial, es decir, 218 millones de los 461 previstos de partida. Otra cosa es que al final el coste se duplicó, superando los 900 millones de euros, una diferencia que tuvo que asumir en solitario el Gobierno andaluz. Por cierto, que el Ejecutivo central abona este dinero a plazos y no terminará de pagar hasta 2035.

A la espera de esa reunión con el Ministerio de Transportes, Junta y Ayuntamiento exhibieron este miércoles una buena sintonía que ahora quieren extender al Gobierno central entre llamamientos a la lealtad y la colaboración institucional. “Lo importante es que los sevillanos llevan demasiado tiempo esperando el metro, sigamos con este impulso”, subrayó el alcalde hispalense. “Hoy es un día muy importante”, apostilló la consejera.

Etiquetas
stats