eldiario.es

9

Estas son las claves e incógnitas en la guerra contra el vapeo

En EEUU, la reciente muerte de siete personas relacionada con los cigarrillos electrónicos ha abierto el debate sobre sus riesgos. Trump estudia prohibirlos

Hay algunas certezas: no son inocuos para la salud y no son una puerta de salida al tabaco. Tampoco hay demostrada ninguna muerte en España causada por el vapeo

Y varias preguntas: se desconocen sus efectos a largo plazo y no se sabe qué sustancias han provocado las enfermedades ni los efectos sobre vapeadores pasivos

25 Comentarios

La "salsa" del cigarrillo electrónico, posible clave de lesiones por vapeo en EE.UU.

EFE

La reciente muerte de siete personas y la detección de más de 450 posibles casos de enfermedad pulmonar grave relacionadas con el uso de cigarrillos electrónicos han puesto al vapeo en el punto de mira en Estados Unidos. El Gobierno estadounidense está planeando prohibir la venta de cigarrillos electrónicos de todos los sabores, excepto el de tabaco. Paralelamente, en España el Ministerio de Sanidad ha lanzado una campaña global de salud pública contra el tabaco, incluyendo los cigarrillos electrónicos y las sishas. Además, está valorando ampliar la Ley Antitabaco para que el vapeo también esté prohibido en los bares.

Los conocimientos médicos sobre los riesgos para la salud que ocasionan los cigarrillos electrónicos son, en la actualidad y debido a su reciente implantación, bastante limitados en comparación con el tabaco. Aunque los cigarrillos electrónicos de nicotina se comercializan en China desde el año 2003, no fue hasta el 2011 cuando su uso se volvió popular en diferentes países occidentales. En España, estos dispositivos comenzaron a venderse hace tan solo una década, en 2009. Entonces solo había dos tiendas dedicadas a su venta.

Considerando la relativamente breve historia de uso de los cigarrillos electrónicos y el reducido número de estudios médicos al respecto, ¿cuáles son las claves y las incógnitas de la guerra contra el vapeo?

Claves

Los cigarrillos electrónicos no son inocuos para la salud. Tampoco son solo vapor de agua. Liberan aerosoles con sustancias tóxicas, cancerígenas y/o adictivas (metales pesados, formaldehído, benceno, nicotina, acroleína...) que, presentes en los pulmones, se asocian con bronquitis crónica, cáncer e infecciones respiratorias. La inhalación de estos compuestos dañinos a través del vapeo es menor que con el del tabaco. En cualquier caso, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha alertado sobre sus riesgos especialmente en colectivos vulnerables como son los adolescentes y las embarazadas.

No son una herramienta para dejar de fumar. Aunque la industria haya promocionado la idea de que estos dispositivos son útiles, en teoría, para dejar de fumar, los estudios epidemiológicos muestran lo contrario en la práctica. Entre el 60 y el 90% de los consumidores de los cigarrillos electrónicos hacen un uso dual, combinando el tabaco convencional con ellos, lo que puede incrementar las concentraciones de sustancias cancerígenas en el cuerpo. Sí que hay personas que logran fumar menos o dejar el tabaco con el vapeo, pero, proporcionalmente, son un grupo reducido. Por ello, autoridades sanitarias, entre ellas la OMS, los desaconsejan para dejar de fumar y recomiendan las estrategias farmacológicas establecidas para ello (parches de nicotina, vareniclina y bupropión), que han demostrado en estudios clínicos su utilidad y su seguridad.

No es una puerta de salida al tabaco. Entre el 30 y el 40% de los casos de primeros usuarios de cigarrillos electrónicos eran no fumadores. Muchos de estos usuarios son jóvenes que perciben estos dispositivos como una alternativa segura al tabaco. De hecho, según el avance provisional de la encuesta Estudes de 2019, difundido por el Ministerio de Sanidad, la mitad de los estudiantes de entre 14 y 18 años reconocía haber probado los cigarrillos electrónicos. En la de 2017, el 63% de los jóvenes encuestados afirmaba no ver en el vapeo riesgo alguno para la salud. Varios estudios epidemiológicos han observado que los jóvenes que usan estos dispositivos son más proclives a terminar fumando tabaco.

En España no se ha documentado ningún caso de muerte o enfermedad pulmonar grave asociado a los cigarrillos electrónicos. Al menos, por el momento. Sí ha ocurrido en Estados Unidos, donde los afectados por esta enfermedad pulmonar mostraban tos, vómitos, cansancio, náuseas, fiebre, dolor torácico y dificultades respiratorias. Los casos más graves necesitaban oxígeno para poder respirar con normalidad o han fallecido por asfixia.

Incógnitas

Desconocemos sus efectos a medio y largo plazo para la salud. Se espera que la toxicidad sea menor que con los cigarrillos convencionales por la menor presencia de sustancias dañinas, pero no lo sabremos con certeza hasta dentro de varias décadas, ya que todavía no lleva el suficiente tiempo funcionando. Tampoco podemos descartar que aparezcan daños para la salud que no hayamos previsto hasta ahora, como está ocurriendo en estos momentos en Estados Unidos.

No se sabe cuál es la sustancia que está provocando las muertes y enfermedades en EEUU. Puede tratarse también del dispositivo, o del líquido de los cartuchos. Varios informes de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) barajan la opción de que sea el acetato de vitamina E, un compuesto presente en ciertos productos para el vapeo con componentes del cannabis (THC) que se venden en el mercado negro. Sin embargo, parte de los afectados aseguraron que habían vapeado solo productos con nicotina. Por el momento, la explicación que más manejan los investigadores es que se haya producido una adulteración en los productos.

Los riesgos de los vapeadores pasivos son desconocidos y controvertidos. Aunque existen ciertos estudios que afirman que la figura del vapeador pasivo no existe porque les llegan sustancias a "niveles insignificantes" a través de los aerosoles, otras investigaciones han observado el incremento de ciertas sustancias como la cotinina (el metabolito predominante de la nicotina) en sangre de personas no vapeadoras que estaban expuestas a los aerosoles de los cigarrillos electrónicos. Otro estudio observó que bastaba con 30 minutos de exposición pasiva a las emisiones de los cigarrillos electrónicos para encontrar alteraciones inmediatas en la respiración y en biomarcadores inflamatorios exhalados. Diversas investigaciones están en marcha en diferentes lugares del mundo para aclarar este asunto, también a gran escala en la Unión Europea.

Hay muchas lagunas sobre los perjuicios para la salud de los aromas añadidos. Existe una amplia variedad para hacer el vapeo más atractivo y se sabe poco sobre lo que provoca la combustión, liberación y depósito en los pulmones de sus metabolitos. Esto implica que los vaporizadores que no contienen ni tabaco ni nicotina tampoco estarían exentos de posibles riesgos.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha