eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La cúpula militar espió la actividad en redes de la cabo crítica con el machismo en el Ejército para intentar su expulsión

Un documento al que ha tenido acceso eldiario.es reconoce que el servicio de información interna del Estado Mayor elaboró informes sobre la vida fuera de servicio de Teresa Franco, secretaria de Igualdad de AUME

El Ejército del Aire quiere expulsarla con un procedimiento administrativo por "pérdida de facultades profesionales", pero el grueso de su expediente lo forma el análisis de sus comentarios en redes

La cabo ha criticado las jornadas laborales de 24 horas, las condiciones de trabajo de las mujeres y el "machismo imperante" en las Fuerzas Armadas

- PUBLICIDAD -
Fragmento del documento en la que se reconoce que la Sección de Información Interna del Estado Mayor ha recibido informes sobre la cabo Teresa Franco.

Fragmento del documento en la que se reconoce que la Sección de Información Interna del Estado Mayor ha recibido informes sobre la cabo Teresa Franco, utilizados más tarde en el expediente que podría terminar con su expulsión de las Fuerzas Armadas.

Los servicios de información del Ejército del Aire han espiado la actividad en redes de la cabo Teresa Franco, secretaria de Igualdad de la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME), para elaborar informes con los que justificar su expulsión de las Fuerzas Armadas por no ser buena militar. Así lo demuestra un documento anexado al expediente de evaluación extraordinaria sobre su supuesta "insuficiencia de facultades profesionales", al que ha tenido acceso eldiario.es.

El documento está fechado en febrero de 2018 y tiene el sello de la Escuela Militar de Paracaidismo (EMP), ubicada en la Base Aérea de Alcantarilla (Murcia), donde Franco está destinada en la Escuadrilla de Policía. En él se hace referencia a que la Sección de Información Interna del Ejército del Aire ha estado recibiendo informes sobre Franco "desde hace varios meses". Estos, según el militar que redacta el texto, "se le rinden por la DEININ (Delegación de Información Interna) de la EMP", dependiente de la primera.

Esos informes siguen la actividad en redes de Franco y analizan sus comentarios en base a información relativa a su vida profesional: "Respecto al año 2017, se hace constar que tras mantener una conversación con sus mandos en la que se le explicaron las consecuencias de sus incomparecencias a instrucción, ésta decidió acudir y superó el período de instrucción y no sufrió ninguna restricción en la realización de servicios. No obstante, los comentarios en redes sociales sobre horarios y periodos de instrucción no cesaron".

La redacción del documento en posesión de eldiario.es prueba que la cúpula militar vigila a los soldados que emiten críticas públicas sobre las condiciones en las que deben desarrollar su trabajo en la institución. La Sección de Información Interna que ha estado recibiendo informes sobre Teresa Franco depende directamente del Estado Mayor del Ejército del Aire, cuyo Jefe (JEMA) es el general Javier Salto. En el caso de la cabo, esa vigilancia se ha utilizado para justificar un expediente por esa pérdida de facultades profesionales que puede terminar en expulsión.

En esa evaluación extraordinaria de sus capacidades, el Ejército del Aire realiza un análisis en profundidad de los mensajes que Franco ha publicado en redes sociales. Adjunta también los últimos informes de calificación de la militar, pero casi dos tercios de la documentación incorporada al expediente se centra en capturas de pantalla de sus mensajes publicados. El Ejército del Aire los agrupa por temática: condiciones de trabajo, actitud ante el servicio, sindicalismo, neutralidad política o acoso.

Sus superiores tampoco pasan por alto que hiciese declaraciones sobre el "machismo imperante" en las Fuerzas Armadas en la Cadena SER y en El Objetivo de La Sexta. En relación a estas intervenciones, lamentan que Franco se identificase "como militar" y hablase "sobre cuestiones del servicio". Por lo tanto, determinan que esta actitud "parece exceder con creces la labor asociativa y la libertad de expresión".

La cabo del Ejército del Aire Teresa Franco, secretaria de Igualdad de la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME).

La cabo del Ejército del Aire Teresa Franco, secretaria de Igualdad de la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME).

Además, aseguran que "este tipo de conductas contra la disciplina se han visto en multitud de apariciones en actos públicos organizados por AUME" y consideran que su militancia va "más allá de su teórica competencia como delegada de la mujer". "Se ha presentado siempre como una mujer perseguida por sus mandos directos y denostada por su condición de mujer, presentando una situación que en nada se parece a la realidad diaria de su servicio y la establecida por las sentencias del Tribunal Supremo que confirmaron las sanciones que le fueron impuestas", añaden sobre la cabo.

Entre los mensajes que han recopilado de Franco en su perfil de Twitter, algunos son críticos con las jornadas laborales de 24 horas, a las que se refiere como "máxima tortura" y sobre la que también reseña: "Que no te dejen dormir es una tortura". También hay críticas con la posición en la que se encuentran las organizaciones sindicales en las Fuerzas Armadas: "Como en el ejército español no tenemos sindicato para que mire por nuestros derechos laborales, así nos va en muchos ámbitos".

El Ejército del Aire también recopiló críticas de la cabo a conductas machistas. En una de ellas, Franco alude a la estrategia contra denuncias de acoso sexual que aprobó el exministro Pedro Morenés después de que el caso de Zaida Cantera saltase a los medios. "Me gustaría un ejército donde la igualdad no sea marketing en su 'día', donde los protocolos se hagan a salto de casos mediáticos (Zaida)". También hace referencia a casos personales: "#ViolenciaMachistaEs que intenten hacerme culpable de un acoso por parte de hombres de la que soy la víctima".

Con motivo de la apertura del expediente, el Ejército del Aire explicó que ésta se debía a que Franco ha suspendido sus tres últimos Informes Personales de Calificación (IPEC) y no ha pasado el plan de instrucción de la Policía Aérea en la que está destinada.

No obstante, el documento al que ha tenido acceso este medio revela que los evaluadores de Franco tuvieron muy presentes sus comentarios en redes sociales a la hora de calificarla como profesional. "Esos mensajes son importantes para determinar la actitud ante el servicio de la encartada y las consideraciones introducidas por sus mandos y calificadores en los IPEC", expone el texto del documento, justificando así que se espíe la vida privada de la cabo para una evaluación de sus facultades profesionales.

Procedimiento administrativo sin supervisión judicial

El redactor del documento hace referencia a que los comentarios de Franco pueden ser constitutivos de delito. Considera que "exceden el contenido del derecho de libertad de expresión, ya que se menosprecia y a veces se insulta o se imputan delitos graves a sus mandos directos". También le achaca que, con sus posicionamientos, ha violado la "neutralidad política" estipulada para los militares, que para algunos soldados es una forma de acallar la crítica interna.

Pese a ello, ni sus mandos ni el Ejército del Aire han denunciado a Franco ante la justicia civil o militar. Tampoco han abierto contra ella un procedimiento disciplinario. En vez de ello, sus mandos han optado por esa evaluación extraordinaria de sus facultades profesionales, un procedimiento administrativo que recorta severamente la posibilidad de defensa del militar con respecto a un procedimiento judicial. El instructor de su expediente será un brigada sin preparación legal.

Para el abogado de Franco, esto supone una "desviación de poder, porque se han utilizado potestades administrativas para fines distintos a los previstos en el ordenamiento jurídico".

"¿Si es tan grave lo que está haciendo, por qué no han hecho lo que cualquier persona hubiera hecho (y sobre todo un mando), que es utilizar los mecanismos de la ley para denunciarlo?", se pregunta el letrado, Mariano Casado. "No lo han hecho porque eso se les va de las manos. Ahí ya no controlan ellos el expediente, Teresa tendría derecho a defensa, un juez instructor, un tribunal militar...", continúa Casado, presidente de la Sección de Derecho Militar y Seguridad del Colegio de Abogados de Madrid.

Como expediente administrativo, la última palabra sobre la expulsión de Teresa Franco de las Fuerzas Armadas la tendrá la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal. La ministra del PP tendrá que responder a preguntas sobre el caso este martes en su comparecencia en el Congreso. 

Este medio ha preguntado a primera hora de este lunes al Ejército del Aire sobre las actividades de la Sección de Información Interna en relación a Teresa Franco, dando cuenta de ello al Ministerio de Defensa. Todavía no hemos obtenido respuesta.

Documento en la que se reconoce que la Sección de Información Interna del Estado Mayor ha recibido informes... by eldiario.es on Scribd

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha