eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Un artículo en 'Science' alerta de que EEUU podría estar probando armas biológicas usando insectos infectados con virus

El proyecto tiene como objetivo dispersar con insectos virus infecciosos que han sido genéticamente modificados para alterar el ADN de los cultivos

Varios investigadores advierten de que "el programa puede ser percibido como un esfuerzo para desarrollar agentes biológicos con fines hostiles" y refleja "una intención de desarrollar un medio de dispersión con fines ofensivos"

"Esto es un toque de atención basado en datos fiables y es un peligro real", asegura el biotecnólogo José Miguel Mulet

30 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Un artículo de la revista Science muestra sus dudas con un programa de investigación de EEUU

Un artículo de la revista Science muestra sus dudas con un programa de investigación de EEUU Simon Eugster

¿Investigación agrícola o un nuevo sistema de armas biológicas? Con este inquietante título se publica hoy un artículo en la revista Science en el que varios especialistas plantean sus dudas sobre un proyecto de investigación del departamento de defensa de EEUU. El programa propone introducir alteraciones genéticas en campos de cultivos ya plantados, utilizando virus infecciosos que se dispersarían a través de insectos. Según los autores del artículo, estas características hacen pensar que el proyecto tiene intención de ser utilizado de forma ofensiva y, por tanto, convertirse en una posible arma biológica.

"El programa puede ser claramente percibido como un esfuerzo para desarrollar agentes biológicos con fines hostiles, lo que, de ser cierto, constituiría una violación de la Convención sobre Armas Biológicas", aseguran los firmantes del artículo,  Guy Reeves y Derek Caetano, del Instituo Max Planck de Biología Evolutiva, Silja Vöneky, del Instituto de Derecho Internacional y Ética del Derecho y Christophe Boëte, del Instituto de Ciencias de la Evolución de Montpellier.

Los científicos se refieren al programa Insect Allies, financiado por la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa de Estados Unidos (DARPA, por sus siglas en inglés). El programa ha sido definido por la agencia como un método para luchar contra las amenazas que puedan afectar "al suministro de alimentos de los Estados Unidos", "incluidos los patógenos, la sequía, las inundaciones y las heladas", pero especialmente aquellas "introducidas por agentes estatales o no estatales".

Sin embargo, los investigadores aseguran que, "el conocimiento que se obtendrá de este programa parece muy limitado a la hora de mejorar la agricultura estadounidense o para responder a emergencias nacionales" y advierten de que, a pesar de haber pasado ya dos años desde su inicio, "ha habido pocas explicaciones públicas de cómo se podrían aplicar los desarrollos derivados de la ejecución del plan a los beneficios agrícolas anunciados".

Preocupa la utilización de insectos

El proyecto tiene como objetivo dispersar virus infecciosos genéticamente modificados que han sido diseñados para alterar el ADN de los cultivos directamente en los campos, lo que se conoce como ingeniería genética por transferencia horizontal y que difiere de la modificación genética que se realiza en laboratorio de forma controlada. "Las implicaciones regulatorias, biológicas, económicas y sociales de la dispersión de estos agentes horizontales de alteración genética en los sistemas ecológicos son profundas", advierten los investigadores.

Pero lo que resulta especialmente preocupante para los científicos es el método utilizado para dispersar el virus, ya que DARPA obliga a utilizar insectos como medio de distribución, en lugar de hacerlo con métodos más fáciles de controlar como la fumigación. "Todos los beneficios hipotéticos para la agricultura podrían probablemente alcanzarse a través de la fumigación", afirman los investigadores, por lo que, en su opinión, el enfoque de DARPA refleja "una intención de desarrollar un medio de dispersión con fines ofensivos".

En el artículo, los científicos plantean un ejemplo a partir de la liberación de insectos infectados con virus modificados genéticamente en un campo de maíz. Los insectos afectarían a las plantas, que terminarían teniendo una alteración provocada por el virus.

"Lo que hace la infección del virus es modificar el ADN del huésped", explica a eldiario.es José Miguel Mulet, profesor de la Universidad Politécnica de Valencia e investigador del Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas. "Si esa modificación del ADN produce, por ejemplo, esterilidad en el maíz, lo que sucede es que perderás la cosecha, porque las mazorcas infectadas se volverán estériles y no producirán granos".

La modificación de virus para introducirles este tipo de alteraciones se puede conseguir a través de distintas técnicas que ya "se han utilizado para cosas positivas, como el control de plagas, porque puedes poner genes que vuelvan estériles a los insectos", explica Mulet. Sin embargo, "otra cosa es que ahora esa misma tecnología se pueda utilizar para, en vez de controlar plagas, extenderlas, o, como en este caso, para limitar la producción agrícola como un arma estratégica".

"Un peligro real"

Según Mulet, el artículo publicado en Science es "un buen toque de atención de lo que puede pasar", ya que, a diferencia de "las falsas alarmas sobre transgénicos que vienen de grupos ecologistas, esto está basado en datos fiables y es un peligro real", señala. Aún así, reconoce que su aplicación práctica le parece improbable por la falta de control que se tendría sobre la supuesta arma.

"Los insectos son incontrolables y aunque desarrolles algún mecanismo de control, te enfrentas al problema de que los organismos vivos tienen una capacidad de mutación muy alta y en el momento en el que lo lances a la naturaleza, por pura selección darwiniana acabará generando una resistencia, de forma que lo que tú hubieras diseñado para controlarlo ya no te servirá. Habría que estar muy loco para utilizar algo así".

Los firmantes del artículo también se quejan de la opacidad y la falta de información sobre algunas de las partes del programa. Cualquier proyecto de este tipo a nivel mundial tendría que pasar una serie de evaluaciones sobre las implicaciones éticas, comerciales o de bioseguridad, sin embargo, en este caso no se conocen los resultados de tales evaluaciones, ni si las ha habido.

"Si esto se aceptara como la norma mundial para la financiación de proyectos que puedan llevar a cabo investigaciones potencialmente peligrosas, las prácticas y normas que han contribuido a mantener nuestro mundo libre del uso de armas biológicas devastadoras durante más de 60 años podrían verse seriamente socavadas", concluyen los investigadores.

El proyecto

El programa Insect Allies se inició en 2016, tiene una duración programada de 4 años y actualmente cuenta con más de 27 millones de dólares en contratos de investigación adjudicados a varios consorcios. Las plantas objetivo del programa de experimentación son el maíz y el tomate, mientras que las especies de insectos de dispersión incluyen saltamontes, moscas blancas y pulgones.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha