De “una Hércules con maquillaje” a “una madre de oro”, los titulares más machistas de los Juegos

Cobertura machista, As: "Rivas, el hombre que conviritió en oro las rabietas de Carolina"

La nadadora estadounidense Katy Ledecky se ha llevado tres oros en Río de Janeiro, cuenta con varios títulos mundiales y algunas marcas que se han convertido en récord, pero sus triunfos se deben a que “nada como un hombre”. Así se refirió a ella el también nadador Ryan Lochte al analizar sus éxitos. Las mujeres constituían el 45% de los participantes de los Juegos, pero algunas han protagonizado portadas por su físico o han ocupado segundos planos en titulares tras proclamarse campeonas por detrás de entrenadores o maridos que, supuestamente, han sabido convertirlas en triunfadoras.

Cuando ganas una medalla y el titular se lo dan a tu marido

“El hombre que convirtió en oro las rabietas de Carolina”

Eso destacaba el periódico deportivo AS de Carolina Marín, que se alzó con el oro olímpico el pasado viernes en bádminton, en un tuit publicado horas después. “Rivas, el hombre que convirtió en oro las rabietas de Carolina”, afirmaba. El medio ensalzaba así los méritos del entrenador, al que nombra por su apellido, y reducía el triunfo de la campeona a “las rabietas”, a la que trata por su nombre.

“La niña que admira a Nadal”

El entrenador es también protagonista de otros tantos titulares: “Fernando Rivas, el deseado gurú que susurraba a Carolina Marín”, publicaba El Mundo. A otro hombre, en este caso Rafa Nadal, se refiere lainformación.com, que destaca la admiración de la española por el tenista en su titular: “Carolina Marín, la niña que admira a Nadal, primera no asiática que gana el oro olímpico”. Además, el medio alude a ella como “niña”.

Según un reciente estudio elaborado por Cambridge University Press, que analizaba 160 millones de palabras usadas para referirse a las deportistas, los medios suelen usar un lenguaje más “infantilizante” y son nombradas con mayor frecuencia “chicas” que ellos, a los que se les llama “hombres”.

Ganar una medalla y que el titular se lo den a tu marido

Las referencias a un hombre se dieron también con Cory Cogdell, que logró una medalla de bronce en tiro –al igual que en Pekín–,  y fue nombrada en los titulares de varios medios norteamericanos destacando que está casada con un jugador del equipo de fútbol americano de los Chicago Bears. Su éxito deportivo no pareció ser motivo suficiente para poner su nombre.

El físico de las deportistas es otra de las características que nada tienen que ver con los triunfos ni con su rendimiento en las pistas, pero que también han recalcado varios medios de comunicación. El estudio sobre el tratamiento de las mujeres hacía hincapié en que de ellas se destaca su apariencia, su estado civil o su edad, mientras que de ellos se habla de sus cualidades deportivas. 

“La lista de buenorras”

El periódico El Mundo desató la polémica con un reportaje titulado “La lista de buenorras internacionales en los Juegos Olímpicos de Río”. Tras el bochorno generado en redes el diario decidió cambiar el titular por “Las atletas olímpicamente atractivas”. Algunos usuarios dieron cuenta de que el periódico también había creado una lista de hombres deportistas bajo el epígrafe de “buenorros”. Así quedaba cubierta, y argumentada, la selección femenina. 

“Una Hércules con maquillaje”

Sobre Lydia Valentín, la leonesa que se alzó con la medalla de bronce en halterofilia en la categoría de hasta 75 kilos, algunos medios titulaban sus informaciones haciendo referencia a su maquillaje o “su exuberante belleza” y señalaban aspectos como “promete ser flaquita” cuando deje de competir o que “maquillada porque le gusta verse guapa, como a todas”, suscribía El Español.

Las listas de deportistas “más sexys” comenzaron a circular por internet (muchas elaboradas por medios de comunicación) desde antes de empezar los Juegos Olímpicos. 

“El trío de las gorditas”

El diario italiano Quotidiano Sportivo tituló la noticia sobre las tres tiradoras de arco italianas que quedaron en cuarta posición con “El trío de las gorditas roza el milagro olímpico”. El tratamiento de las deportistas Guendalina Sartori, Lucilla Boari y Claudia Mandia y la indignación que desató en redes sociales llevó incluso al director del medio a dimitir. 

El físico fue también protagonista de la noticia que publicó Marca sobre Teresa Almeida, portera de la selección de balonmano de Angola. El titular “Teresa Almeida, una portera sin complejos” era llevado a Twitter con la frase “Mide 170 centímetros y pesa 98 kilos. Una portera sin complejos”, acompañada de una foto suya e iconos de una hamburguesa y unas patatas fritas. 

“Una madre de oro”

El mismo periódico deportivo significaba en el titular de la crónica sobre el oro de Maialen Chorraut en piragüismo aguas bravas el hecho de que es madre. Eso a pesar de que es el primer oro olímpico para este deporte que viajará a España. Lo mismo hizo El Periódico, que tituló con “la madre de un oro muy bravo”. Un tratamiento que es impensable ver al revés, no es frecuente que a los hombres les pregunten por su paternidad ni que sea lo que se destaque de ellos en los titulares. 

Una foto de Mireia Belmonte elegida por Marca también generó una enorme polémica en redes sociales, tanto que el medio se vio obligado a cambiar la imagen. 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats