La mentira de Vox sobre los "juegos eróticos infantiles" con la que intenta justificar el veto parental

Santiago Abascal, en una rueda de prensa.

Vox ha justificado estos días la implantación del veto parental recurriendo a bulos y desinformación como estrategia para avalar que los padres puedan impedir que sus hijos acudan a charlas contrarias a sus convicciones. Uno de los últimos argumentos es el de "proteger a los niños de cero a seis años" porque, según Santiago Abascal, en algunos colegios se están enseñando "juegos eróticos" que están "lejos de la educación y cerca de la corrupción de menores". Pero, ¿a qué se refiere el líder del partido de extrema derecha cuando afirma esto?

Las anteriores guerras políticas de la derecha con la educación encallaron en los tribunales

Las anteriores guerras políticas de la derecha con la educación encallaron en los tribunales

La polémica no es nueva. Ya hace más de un año, varios medios de comunicación y asociaciones elaboraron titulares alarmistas avisando de que Navarra iba a "imponer en las clases juegos eróticos para niños y niñas". En realidad, la frase está sacada de contexto y pertenece al programa de educación afectivo-sexual Skolae, vigente en la comunidad foral desde 2017. La expresión aparece en dicho plan, en concreto, en la parte que explica el itinerario a seguir en los centros en lo que respecta a sexualidad en la etapa de 0 a 6 años.

El párrafo entero habla de "visibilizar la diversidad de cuerpos" y del "reconocimiento de la sexualidad infantil desde el nacimiento despenalizando el reconocimiento y la vivencia de dicha sexualidad en el ámbito de la escuela y la familia (curiosidad sexual, juegos eróticos infantiles...)" y también propone "fomentar el diálogo y la confianza en la comunicación sobre temas sexuales, tanto en la escuela como en la familia como factor de prevención de abusos a menores".

Ni siquiera la frase está incluida dentro del plan como una actividad a desarrollar. Y es que varias expertas explican a eldiario.es que "juegos eróticos infantiles" es un término técnico utilizado en sexología "que nada tiene que ver con lo que, desde la mirada adulta, entendemos por juegos eróticos", explica la sexóloga Irene Bedmar. "Erótico no va de genitales y lo que hacer con ellos, como algunas mentes malpensantes quieren hacer creer, sino que 'eros' significa sentimientos y deseos", añade Ana Fernández, sexóloga y profesora en Asturias.

Naturalidad y prevención del abuso

Así, la expresión se refiere al autoconocimiento y descubrimiento del propio cuerpo, incluso en edades tempranas, y del cuerpo de los demás desde el respeto y la equidad, apunta Marian Moreno, experta en coeducación y una de las creadoras de Skolae. Es más, la frase "no está dirigida al alumnado", sino al profesorado "para que incorpore esta perspectiva".

"Desde el punto de vista científico, cualquier persona desde el momento en que nace tiene una curiosidad sexual que está ahí y nadie puede negar. Desde que son pequeños, los niños y niñas se autoexploran y descubren zonas de su cuerpo sin más connotación que esa, el descubrimiento", señala Bedmar. Por eso, cuando se habla de juegos eróticos, curiosidad o despenalización del reconocimiento de la sexualidad, se está mostrando la necesidad "de hablar de ello desde el respeto y la naturalidad, sin castigarles o reprimirles" porque "crecer entre tabúes no es positivo", opina Bedmar.

En la práctica, y bajo esta perspectiva, la expresión “juegos eróticos infantiles” vendría a traducirse en dinámicas, actividades, cuentos o relatos adaptados a su edad y tiene por objetivo un desarrollo saludable de la sexualidad y prevenir el abuso sexual infantil: que por muy pequeños que sean, sepan que puedan hablar de lo que les preocupa, que conozcan el cuerpo y que no tengan una imagen negativa de él. La regla básica de que su cuerpo es suyo y nadie puede tocarlo sin su permiso emerge aquí como fundamental. Los niños y niñas "tienen que aprender a decir que no, a poner límites" y a que éstos existen también para ellos y ellas, especifica Moreno.

El alboroto creado tras la aprobación de este programa fue tal que la Confederación Católica de Padres de Alumnos (Concapa) lo llevó a los tribunales y sus creadores han tenido que declarar ante el juez. Ha pasado un año y ningún juego erótico, tal y como lo entienden los sectores más conservadores, ha sido "impuesto" en las escuelas navarras, por el contrario, Skolae ha recibido varios premios, entre ellos, el prestigioso a nivel internacional 'Educación de mujeres y niñas 2019' de la UNESCO.

Por otro lado, y frente al veto parental, las expertas indican que el sistema educativo ya cuenta con los mecanismos adecuados para que las familias emitan su opinión y controlen lo que ocurre en las aulas. Fernández, presidenta de la Asociación Asturiana para la Educación Sexual, asegura que cuando su equipo acude a los centros, "las familias ya están al tanto, al menos las que participan en la vida del centro" porque "todo lo que se hace allí, se aprueba a principios de curso y pasa varios filtros: claustro, AMPA, Consejo Escolar...".

Qué es Skolae

El programa criticado por Vox es considerado referente por los profesionales de la educación afectivo sexual. Se desarrolla a través de contenidos, actividades, recursos y materiales con el objetivo de que los niños y niñas puedan "elegir, construir y vivir el proyecto vital propio desde el conocimiento, la libertad y la capacidad de decidir sobre su futuro sin condicionantes de género, aprendiendo a identificar las desigualdades, a luchar contra ellas y a ejercer su derecho a la igualdad".

Según especifica el propio plan, se trata de abordar la educación afectivo-sexual del alumnado desde diferentes ámbitos con varias metas clave: entender la sexualidad "como una dimensión fundamental de nuestra vida"; "incorporar los afectos como eje transversal de la sexualidad"; atender a la diversidad sexual, de género y familiar; concebir el cuerpo como "espacio de libertad y libre de cánones de belleza"; vivir la sexualidad "de forma positiva, pero con responsabilidad" y "construir relaciones y amores desde el respeto y la diversidad".

"Debemos proporcionar a nuestras hijas e hijos una educación afectivosexual que les convierta en personas autónomas, con responsabilidad y capacidad para adoptar sus propias decisiones y vivir la sexualidad de forma placentera y satisfactoria, sin coerciones, ni miedos, ni violencias", señala.

Skolae se ha desplegado en Navarra en dos fases: por un lado un programa piloto en 2017-2018 en el que han participado 16 centros y un periodo de generalización en los próximos cursos hasta 2021 de forma escalonada.

Etiquetas
Publicado el
21 de enero de 2020 - 21:18 h

Descubre nuestras apps

stats