La guía del Gobierno para fabricar tus propias mascarillas artesanales

Mascarillas

Aunque en un principio las indicaciones eran que solo teníamos que utilizar mascarilla si estábamos infectados por coronavirus (o lo sospechábamos), el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha abierto la puerta este viernes a su uso generalizado. Todavía no hay nada decidido, pero ha asegurado que se están estudiando "todo un conjunto de medidas" y ha admitido que esta es una de ellas.

En estos momentos existe un intenso debate internacional sobre el uso de mascarillas: las instituciones sanitarias de diferentes países no se ponen de acuerdo sobre si el uso en el conjunto de la población puede servir para frenar el COVID-19. Aún así, son muchos los que han decidido animarse a improvisar con materiales caseros para crear las suyas.

Esa es la razón por la que el Ministerio de industria, comercio y turismo ha decidido publicar una guía con indicaciones para la creación de mascarillas artesanales. Dejan claro que estas tienen "propósitos meramente higiénicos" y que "no es un Equipo de Protección Individual (EPI) ni tampoco un Producto Sanitario (PS)".

El objetivo, por tanto, no debería ser el de sustituir una mascarilla de protección certificada ni tampoco una quirúrgica, pero al menos sí que podrían servir como utensilio higiénico para, por ejemplo, evitar que se desprendan las gotitas respiratorias que expulsa una persona infectada al toser o estornudar. Resumimos algunos de los puntos recogidos en el documento:

Diseño. Detallan que debe cubrir nariz, boca y mentón asegurando un ajuste adecuado con la cara para que no haya fugas (por ejemplo con gomas de ajuste o tiras de atar).

Material. La materia prima utilizada debe ser filtrante, por lo que recomiendan el textil no tejido con un espesor de 0,3 -0,5 mm. Es el empleado en muchos productos diarios como bolsas de tela, gamuzas o batas, pero aconsejan las gasas convencionales por tener un material biocompatible con la piel de las personas.

  1. Estructura y fabricación. La mascarilla debe estar compuesta por una capa doblada, para que así se separe el contacto entre la piel y la parte externa. Al conjunto hay que añadirle dos cintas de algodón elástico u otro material para así asegurar su sujeción. El corte y el cosido puede ser con máquinas, con termosellado o manual. Lo único necesario es que la instalación reúna las condiciones de limpieza necesarias y que la materia prima no se manche ni contamine.

Para más información, adjuntamos la guía facilitada por el Gobierno.

Puedes descargarlo haciendo clic aquí.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats