Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
La última bola extra del PP para acabar con Begoña Gómez, por Sáenz de Ugarte
Esteban González Pons desvela ante el Parlamento Europeo su sobresueldo
OPINIÓN | 'Tiempos de violencia', por Rosa María Artal

Los obispos piden “no politizar” el aborto pero firman un texto interreligioso contra la ley la semana que Vox plantea derogarla

Representantes de distintas religiones firman la declaración

Jesús Bastante

en religiondigital.com —

35

“Observamos con preocupación creciente cómo desde hace décadas, en nuestro país, se vienen promoviendo y aprobando leyes en las que, en algunos casos, la vida humana queda gravemente desprotegida, legislando no solo contra los principios del Creador, sino también contra el más esencial de los derechos humanos: el derecho a la vida”. Los representantes de las principales religiones presentes en España (excepto la Comunidad Judía) han suscrito una 'Declaración Interreligiosa sobre la dignidad de la vida humana', firmada hoy en la sede de la Conferencia Episcopal, en la que arremeten contra “los tres poderes del Estado español: legislativo, ejecutivo y judicial”, a quienes entregarán el documento, por la reciente aprobación de leyes como las del aborto y la eutanasia, así como contra el aval del Tribunal Constitucional a la ley de plazos.

Y lo hacen la misma semana en que uno de los obispos más polémicos, José Ignacio Munilla, atacaba duramente al líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, por insinuar que el aborto es un derecho. Munilla lo acusó de “traición a la causa de la vida”, preguntándose “¿cómo alguien con recta conciencia puede apoyar a un partido así?”, y casi al tiempo que la ultraderecha ha presentado una propuesta para derogar la ley del aborto. Pese a todo, el secretario general de la Conferencia Episcopal, César García Magán, pedía “no politizar el tema del aborto, y no centrarnos solamente en esto, sino abrir un abanico grande en defensa de la vida”.

“Queremos dar un mensaje positivo y propositivo a la sociedad española, de que la fe no es un obstáculo para la dignidad de la vida y de la persona”, recalcaba el portavoz episcopal, quien admitía, no obstante, que “evidentemente (la declaración) viene ocasionada por la reciente sentencia del Tribunal Constitucional”.

Magán defendió los polémicos rezos frente a las clínicas, señalando que "todos tenemos derecho de actuación en la plaza pública, también los creyentes. Por supuesto, con métodos pacíficos"

Magán no quiso sumarse a los ataques personales de obispos como Munilla, aunque defendió que “también nosotros tenemos libertad de opinión y expresión”. El prelado también defendió los polémicos rezos frente a las clínicas, señalando que “todos tenemos derecho de actuación en la plaza pública, también los creyentes. Por supuesto, con métodos pacíficos, sin agredir a nadie y respetando a todo el mundo”.

Por su parte, Carolina Bueno, secretaria ejecutiva de la Federación de Entidades Evangélicas de España (FEREDE), destacó que las religiones “queremos poner en valor la dignidad de la vida de los no nacidos, y también la de aquellas personas que se encuentran en necesidad, de los más desvalidos de la sociedad”. “Pensamos en inmigrantes, personas víctimas de esclavitud, víctimas de la trata, refugiados, niños desprotegidos o excluidos, los MENAs, los sectores más desprotegidos de la sociedad....”, señaló la responsable evangélica, quien incidió en que “no solo hacemos la declaración, sino que trabajamos para proteger estas vidas”. Aunque, admitió, “la actualidad es la que es”.

En la declaración, los firmantes señalan que “la dignidad humana no depende de sus circunstancias vitales ni del consenso social, sino que es una cualidad intrínseca de todo ser humano, cuyos derechos han de ser respetados siempre”. “Toda vida humana, en su inviolable dignidad, debe ser protegida desde el principio hasta el fin”, recalca el texto, que admite que “hay situaciones complejas, de aparentes conflictos de derechos, que son difíciles de resolver”. Pese a ello, “entendemos que profundos dilemas éticos y morales no pueden resolverse de forma genérica con el sacrificio de uno de los derechos fundamentales afectados (en este caso, el derecho a la vida) haciendo prevalecer el otro”.

La nota culmina pidiendo “a nuestros fieles, a la sociedad en general y a la comunidad política, que reflexionen una vez más y asuman el compromiso de cooperar y trabajar juntos para que toda vida humana sea protegida y custodiada como un don de Dios, dotado de la más alta dignidad”.

Toda la información en www.religiondigital.org

Etiquetas
stats