Un potente temporal adelanta el invierno en 37 provincias con episodios de frío, viento y mucha nieve

Seis puertos con cadenas y una carretera cortada en Asturias por la nieve

Al otoño le ha costado trabajo entrar, pero ya traspasado su ecuador parece haber pisado el acelerador para engullirnos a toda velocidad en los rigores invernales. Tras haber serpenteado por un interminable verano que nunca terminaba de despedirse, el cambio en el patrón atmosférico de la circulación general del Atlántico Norte nos devolvía al otoño en los primeros compases de noviembre y ahora aumenta la apuesta para dejarnos el primer temporal puramente de invierno del nuevo curso meteorológico. Las 37 provincias que desde este jueves 14 de noviembre van a estar bajo algún tipo de aviso, dan buena muestra de la potencia del episodio que tenemos por delante.

Temporal de noroeste

El cambio de mes del pasado puente de Todos los Santos, trajo consigo también un importante cambio en el patrón atmosférico que afectaba a la Península Ibérica. Hasta entonces, sólo el extremo norte peninsular se beneficiaba del esporádico paso de algún que otro frente asociado a las borrascas que transitaban hasta las Islas Británicas. El resto de la Península debía conformarse con las lluvias puntuales asociadas a algún descuelgue puntual de masas de aire, que aisladas en el entorno peninsular daban lugar a alguna que otra DANA. Pero ese fin de semana la irrupción y el fortalecimiento de las altas presiones sobre la vertical de Islandia ejercía las veces de bloqueo, o de muro anticiclónico, para desviar las bajas presiones hacia la mitad sur europea.

Ahí nuestra península salía por fin beneficiada, dando inicio a un prolongado episodio de 'noroestes' sobre buena parte del territorio. Viento dominante de componente noroeste, que tiende a dejar lluvias abundantes en el tercio norte peninsular, mucho más débiles y dispersas en el resto, pero que siempre suele traer un acusado descenso de las temperaturas gracias a la inyección de aire de origen polar sobre nuestra vertical.

Esta dinámica es la que va a continuar y la que durante la madrugada del jueves 14 de noviembre habrá traído frente al litoral cantábrico el centro de una borrasca muy fría que mantendrá una intensa circulación de norte sobre toda la Península durante los próximos cuatro días. Será aire muy frío en capas bajas y altas de la atmósfera que harán descender las temperaturas y,  fundamentalmente, la cota de nieve tanto en el norte como en el interior peninsular gracias al potencial de dicha masa de aire en altura.

37 provincias en aviso

Lo que hace especialmente intenso a este episodio es el importante aporte de humedad atlántica que acompañará a los diversos sistemas frontales que en los próximos días azotarán a la Península, atravesando de noroeste a sureste, en un barrido que entre las jornadas de jueves y viernes dejará a 37 provincias bajo algún tipo de aviso.

Ante esto, la Agencia Estatal de Meteorología ha activado un aviso especial por fenómenos adversos , siendo de especial importancia los asociados al viento en todo el litoral cántabro y gallego, con oleaje que podrá alcanzar hasta 10 metros de altura, y por nieve en buena parte de la mitad norte peninsular, con acumulados de más de 40 centímetros de espesor en 24 horas en numerosas áreas del interior de Asturias y León.

Aunque la cota de nieve bajará en prácticamente todo el interior peninsular por debajo de los 600 metros de altitud y es muy probable que se den también importantes espesores en muchos puntos de la Meseta Norte y Central, y del Sistema Ibérico, la persistencia de las nevadas en puntos del interior asturiano, va a mantener el aviso rojo por nevadas en dichas zonas entre las jornadas de jueves y viernes, sin descartar que pueda prolongarse al resto del fin de semana.

La lluvia, y sobre todo el viento, se dejarán también notar con especial intensidad en el resto de la Península, con rachas que podrán alcanzar los 90 km/h en áreas del interior de Castilla y León, Madrid, sur de Aragón, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y Murcia.

De los fríos 'noroestes' a los húmedos 'ábregos'

Posiblemente, una de las mejores consecuencias y que más alegrías va a traer este intenso episodio de frío, viento y nieve, va a ser la apertura, al fin, del bloqueo anticiclónico en el Atlántico Norte. Los modelos meteorológicos llevan ya un tiempo apuntando al cambio, ya veremos si definitivo, del patrón de circulación atmosférica en nuestras latitudes. La presencia de altas presiones polares, y cierto debilitamiento del anticiclón de las Azores, podrían empezar a generar borrascas profundas atlánticas que vayan embistiendo, con cierta frecuencia, contra la Península Ibérica.

Pasaríamos así de una dinámica dominada por los fríos viento del noroeste, a otra con dominio relativo de vientos de componente oeste o suroeste, mucho más húmedos y templados. De hecho, ya durante las últimas horas del próximo domingo tendríamos el primer episodio de dichas características, con la llegada de una baja secundaria hasta el cuadrante noroccidental de la Península, pero ya con ciertos ingredientes húmedos que harán que las precipitaciones se extiendan a otras áreas del sur.

Etiquetas
Publicado el
13 de noviembre de 2019 - 19:06 h

Descubre nuestras apps

stats