El PP de Pablo Casado vota en contra de la formación obligatoria en acoso sexual y laboral para los eurodiputados

El líder del Partido Popular (PP), Pablo Casado (d), y el vicepresidente primero del PP en el Parlamento Europeo, Esteban González Pons.

El Partido Popular de Pablo Casado está a favor de que el Parlamento Europeo ponga en marcha "medidas lo más efectivas posibles para combatir el acoso sexual con el fin de lograr una verdadera igualdad de género". Ahora bien, cuando llega el momento de concretar esas medidas, se descuelga de las reivindicaciones feministas y vota en contra.

El PP de Casado vota contra un plan para incorporar la perspectiva de género en la Eurocámara

El PP de Casado vota contra un plan para incorporar la perspectiva de género en la Eurocámara

Este miércoles se vivió una votación de equilibrista con el párrafo 10 de la resolución –punto 11– sobre el retroceso de los derechos de las mujeres, aprobada en el Parlamento Europeo. Pues bien, el punto 11 se votó tres veces.

En la primera votación, aprobado con 571 votos a favor, 15 en contra y 28 abstenciones, el PP español votó en bloque, como el grueso de la Eurocámara, a favor de la puesta en marcha de "medidas más efectivas". Pero no lo hizo así con las dos votaciones siguientes, que venían a concretar medidas.

La siguiente parte del párrafo, que el PP español votó en contra, dice así: "Se solicita la aprobación de una auditoría externa para diseñar la mejor manera de introducir la formación en Respeto y dignidad en el trabajo para todo el personal del Parlamento, incluidos los eurodiputados, y para la reconfiguración de los dos comités responsables de lidiar con el acoso, para que sean expertos independientes y respeten la igualdad".

Esta parte del párrafo tuvo una votación más ajustada, en tanto que los populares españoles y europeos empezaron a votar en contra. Aun así, fue aprobado por 368 votos, 155 en contra y 84 abstenciones. Ahí ya votaron en contra González Pons, de Grandes Pascual, Iturgaiz, Jiménez-Becerril Barrio, López-Istúriz White, Mato, Salafranca Sánchez-Neyra, Valcárcel Siso... Eso sí, Díaz de Mera García Consuegra votó a favor.

Y cuando ya llegó la votación más ajustada fue en el momento en el que, a ese párrafo, se le introdujo la palabra compulsory –obligatorio– después de "formación". Es decir, la resolución no sólo reiteraba la necesidad de una "formación en respeto y dignidad", sino que pedía que fuera "obligatoria". Votaron a favor 330 eurodiputados; 264 votaron en contra; y 11 se abstuvieron. Aquí ya ni Díaz de Mera votó a favor, se alineó con el resto de la delegación del PP de Pablo Casado, al igual que lo hizo Javier Nart (Ciudadanos), que había votado a favor de las otras dos redacciones del párrafo en cuestión.

Tanto la supervisión externa como la independencia de los comités que examinan las denuncias de acoso, así como la obligatoriedad de la formación para todo el personal, incluidos los eurodiputados, son reivindicaciones del movimiento feminista Me Too del Parlamento Europeo (MeTooEP).

Precisamente el MeTooEP se encuentra en campaña recogiendo firmas de los eurodiputados y candidatos para que se comprometan a combatir el acoso sexual en la próxima legislatura, y este martes suscribieron el manifiesto los líderes de los principales grupos parlamentarios: Manfred Weber (PPE, que no participó en la votación el miércoles); Udo Bullmann (S&D); Guy Verhofstadt (ALDE); Ska Keller (Greens); y Gabi Zimmer (GUE-Izquierda Unitaria).

Etiquetas
Publicado el
14 de febrero de 2019 - 17:40 h

Descubre nuestras apps

stats