El Samsung Galaxy S5 se complementa con la Gear Fit, una pulsera inteligente

El Samsung Galaxy S5 y uno de los nuevos Galaxy Gear

El amplio pabellón estaba repleto. El lleno ha llegado tras una larga, pesada y apretada espera a las puertas del evento en el que Samsung ha anunciado su nuevo Galaxy S5, así como la renovación –y la ampliación– de su línea Galaxy Gear. Lo más esperado era sin duda el smartphone, pero lo que ha terminado por siendo la comidilla de los corros posteriores ha sido la pulsera inteligente (al estilo del gadget que Sony había presentado horas antes).

Si el usuario no va a la nube, la nube se acerca al usuario

Si el usuario no va a la nube, la nube se acerca al usuario

En su aparición en el escenario, el CEO de Samsung, J. K. Shin ha hecho hincapié en que la compañía ha escuchado los deseos de sus clientes, entre los cuales al parecer estaba que su smartphone también sirviera para llevar un estilo de vida saludable. Esta es la razón que ha esgrimido Shin para justificar la nueva orientación de su terminal estrella hacia el campo de la salud personal.

El Samsung Galaxy S5 cuenta con una pantalla de 5,1 pulgadas, ligeramente más grande que la del S4. Una de sus novedades es que se adapta al ambiente en el que se encuentre el terminal. Tanto la luz, el color y el contraste varían dependiendo de la visibilidad que permita cada lugar. La otra es que el panel IP67 resiste al agua y no se deja deteriorar por el polvo. La resolución es Full HD (1920x1080), al igual que en la versión precedente.

La potencia del Galaxy S5 está garantizada por un procesador de cuatro núcleos a 2,5 GHz y 2GB de RAM. Existirán modelos de 32 GB y 64 GB de almacenamiento, tal y como recoge la compañía en su web. El dispositivo se comercializará a partir del 11 de abril con la versión 4.4.2 de Android (Kitkat). La batería no se podía quedar sin su particular mejora y la que porta el S5 es de 2.800 mAh, que ofrece 21 horas de conversación.

Las mejoras es la cámara van más allá de los megapíxeles –que siguen sumando y en el S5 ya son 16, tres más que en el modelo anterior– sino que tienen que ver con un autofocus más rápido y una capacidad de enfoque selectiva, de manera que el usuario puede decidir qué quiere que aparezca definido en la imagen. El rendimiento de la conectividad LTE y WiFi también se ha incrementado y ambas tecnologías se podrán usar simultáneamente cuando sea necesario aumentar la velocidad de conexión.

No podía faltar la huella dactilar, tan rumoreada y esperada. Como en otros aspectos Samsung va a la zaga de Apple pero añade funcionalidad a la tecnología. Además de servir como contraseña para proteger el terminal, la huella también permite realizar pagos móviles.

Aparte de todo esto, el Galaxy S5 está plagado de sensores. Jean Daniel Ayme, vicepresidente europeo de operaciones de telecomunicación de Samsung, ha repetido en el escenario lo que dijera su CEO, que escuchan a los clientes y que una de las cosas que éstos quieren es estar en forma y que su smartphone les ayude a conseguirlo. Dicho y hecho. Al acelerómetro, brújula, barómetro y demás pertrechos miniaturizados se les suma un sensor para determinar el ritmo cardíaco, colocado junto a la cámara.

Los Galaxy gadgets de Samsung

La firma coreana ha decidido presentar no sólo su dispositivo estrella sino toda una línea de productos que lo acompañan. Dos nuevos relojes Galaxy se han dejado ver, el Gear 2 y el Gear 2 Neo, nuevas versiones del que Samsung presentó hace unos meses. Reciben notificaciones de mensajes, llamadas y diferentes aplicaciones. Los dispositivos también permiten que se importe la música del smartphone y se reproduzca sin necesidad de estar conectado al terminal. El botón de inicio es otra de las novedades respecto a la versión precedente.

Pero lo que más ha llamado la atención es la Gear Fit. Pesa sólo 27 gramos y cuenta con la primera pantalla Super AMOLED curvada, para adaptarse con facilidad a la muñeca. En ella se reciben notificaciones de mensajes y llamadas entrantes. Sobre todo está destinada a aplicaciones relacionadas con la salud personal. El dispositivo es capaz de controlar el ritmo cardíaco del usuario, analizándolo incluso, hasta llegar a avisar al portado en caso de que se esté pasando con el ejercicio físico.

Las capacidades de Galaxy Gear Fit han quedado patentes con la aplicación Coach, de la que Samsung ha dicho que puede controlar el sueño, la comida, el nivel de estrés y el ejercicio físico para dar recomendaciones al usuario. Este gadget, junto con los otros dos relojes inteligentes y el S5, estará disponible a partir del 11 de abril en más de 150 países.

Etiquetas
Publicado el
25 de febrero de 2014 - 03:39 h

Descubre nuestras apps

stats