eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Irene Lozano como metáfora de que esto es lo que hay

36 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Irene Lozano rechaza imputados en las listas y alaba la "contundencia" del PSOE en el caso de los ERE

Irene Lozano en su escaño de UPyD en esta legislatura.

De la vieja política a la nueva política, y por último a la nueva política en la que los partidos no son tan relevantes como la gente cree. "Lo importante no son los partidos, sino salir de la crisis o hundirnos en el inmovillismo. A mí lo que me importa es España". Como Unamuno, a Irene Lozano le duele España, y eso parece justificar su decisión de abandonar el escaño conseguido en las listas de UPyD para anunciar que será candidata con el PSOE en las próximas elecciones. Y no en cualquier puesto, sino en el número 4 de la lista de Madrid y con el atisbo de que podría ser ministra si los socialistas ganan las elecciones. Son las ventajas de que te importe España. 

Saliendo de un partido que lleva camino de ser masacrado en las urnas y de cuyas candidaturas ya no iba a formar parte, el salto de Lozano va del cero al infinito. Como jugar en un equipo que ha descendido a Segunda División y que te fiche antes de que acabe la temporada el Real Madrid o Barcelona con la garantía de que vas a jugar de titular desde el primer minuto. La comparación futbolística no es muy sofisticada ni original, pero viene al caso en estos tiempos tan cercanos a unas nuevas elecciones. Y tampoco es una novedad. A Zapatero también le gustaba jugar a seleccionador y hacer fichajes de última hora. Lo cierto es que nunca le sirvió de mucho.

Por tanto, un cambio de partido en el último minuto no es algo que deba alarmarnos. Lo que es irritante es que Lozano intente vender el traslado como una forma de seguir trabajando por la "regeneración". Ese concepto, que José María Aznar y Pedro J. Ramírez utilizaron hasta la exasperación en los 90 con los resultados por todos conocidos, se ha convertido en otra palabra clave con la que una parte de las élites políticas intenta hacernos creer que los problemas políticos y económicos de España son tan graves como fáciles de solucionar. En otras palabras, es como cuando Albert Rivera presenta la carta del cambio tranquilo, el Ibuprofeno de la democracia con el que calmaremos esa horrible jaqueca que nos está volviendo locos. Hay que cambiarlo todo, pero sólo para hacer lo que hacíamos antes, sólo que mejor.

El regeneracionismo tuvo su momento en la historia de España de finales del siglo XIX. Fue una idea con la que algunos intelectuales a los que nadie llamaría radicales pretendieron responder a la persistencia del estancamiento, el atraso secular y la corrupción que se había encarnado en el bipartidismo de la época. Como no era una idea que desafiara el orden político, fue adoptada sin problemas por la élite dirigente... para que todo continuara igual, es decir, peor.

Una vez más, la regeneración –ahora con el apellido democrática– toca a nuestras puertas. Es la palabra que utiliza Lozano para justificar su cambio de partido, el mismo partido que hasta hace nada de tiempo encarnaba, según ella, todos esos males que hay que combatir. Su cuenta de Twitter es un muestrario de sus mensajes de los últimos años: "El ideal europeo de PP y PSOE es una mezcla de Suiza y Sicilia". " UPyD quiere acabar con el establishment, pero quienes están dinamitando el sistema son el PPSOE". " El PSOE ha vuelto para seguir siendo lo mismo que antes". "U na sugerencia para el pacto PP-PSOE contra la #corrupción : que admitan que están rodeados, devuelvan la pasta y entreguen a los malhechores". 

Es normal que Lozano sacudiera con fuerza al PSOE, al PP o a cualquier otro partido que no fuera el suyo. Lo que es significativo es el contenido de las críticas, no que las hiciera. Consideraba al PSOE como parte esencial de un sistema corrupto e injusto y utilizaba las siglas "PPSOE", que tanta fortuna han tenido en Twitter, para presentar a los dos partidos como parte del problema, como una hidra de dos cabezas que, por muchas dentelladas que se lancen de vez en cuando, son la piedra angular de una situación insoportable. 

Ahora la hidra, o parte de ella, es el socio indispensable en cualquier proceso regenerador. ¿Las razones del cambio? " Creo que el mismo hecho de que Pedro Sánchez me llame y quiera contar con una persona como independiente en sus listas para esta cuestión de la regeneración democrática es una señal de un cambio y de una manera nueva de hacer política que ya se estaba viendo en otros síntomas", ha dicho Lozano. "E l hecho de que Pedro Sánchez quiera contar conmigo demuestra que el PSOE ha cambiado", ha sido su respuesta en otra entrevista.

Lozano como termómetro del cambio del PSOE es una valoración osada si viene de la propia Lozano.

Por contarlo todo, ella sí puede aportar cosas interesantes al PSOE  porque de entrada debería estar muy satisfecha del trabajo que ha hecho en esta legislatura que está terminando. Ahora que tanto se estila despreciar a los políticos como gente atada a sus privilegios, hay que recordar que ella ha defendido con convicción sus ideas y ha trabajado de verdad, porque los diputados de los grupos parlamentarios pequeños tienen que desdoblarse y triplicarse para cubrir todos los frentes. Denunció con pasión la falsedad institucionalizada de los presupuestos del Ministerio de Defensa, y en especial la vergonzosa pasividad del Ministerio ante la persistencia del acoso sexual en las Fuerzas Armadas.

En pocas palabras, la gente elige a diputados, aunque no sean del partido que gana las elecciones, para que hagan las cosas que Irene Lozano ha hecho en estos cuatro años.

Lo que ocurre es que los ciudadanos deberían ser desconfiados y aspirar a que un cambio estratégico en un partido deba notarse en algo más que un fichaje de última hora de un político que está disponible. Y deberían reclamar una cierta coherencia por la que no te sumas al primer barco que pasa por el puerto para seguir navegando. Lozano apostó fuerte por que UPyD alcanzara un acuerdo con Ciudadanos, y perdió; batalló después por ser la líder de su partido, y perdió; y después recibió la dicha de la llamada del líder de otro partido, y gracias a ese 'dedazo', venció. Es una metáfora imperfecta pero atinada de todo lo que nos ha llevado a esta situación.

La regeneración es un mapa mudo en el que cualquiera puede escribir lo que quiera, pero debería ser algo más que repetir los esquemas de la política de siempre, la que se hace esperando la llamada del líder carismático, la que cree que Rosa Díez y Pedro Sánchez representan lo mismo, la que acepta que la ideología de los partidos es sólo una pantalla de humo bajo la cual sólo cambian las caras para defender algo muy parecido a lo de antes. Es posible que estemos esperando demasiado de lo que pueda ocurrir después del 20 de diciembre. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha