eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

La mentira y la burla de Cifuentes como modus operandi del PP

27 Comentarios

Cristina Cifuentes se apoya en Albert Rivera

Cristina Cifuentes se apoya en Albert Rivera EFE

Cifuentes tiene que dimitir y lo sabe. Que aún no lo haya hecho solo es una ilustrativa representación de su clase política. La misma clase que la de su partido, el PP de la corrupción endémica. Si el modus vivendi de la derecha es la doble moral, su modus operandi solo puede ser el engaño. No hay otra conjugación de ambas maneras. Tal proceder político produce indignación, pero las consecuencias van mucho más allá de esa inmediatez. La mentira, la estafa, la hipocresía, el engaño penetran inevitablemente en la venas del cuerpo social y lo enferman de gravedad. No es una enfermedad incurable pero, si no se trata, con frecuencia no se llega a tiempo de la salvación. En ese estado terminal se encuentran las naciones en la antesala de las guerras. No, no es que venga con guerracivilismos: es que, al contrario de lo que pensaba Clausewitz (“la guerra es la continuación de la política por otros medios”), en España parece que la política es la continuación de la guerra por otros medios. No hay más que darse un paseo por los tribunales y las cárceles.

Cifuentes sabe que tiene que dimitir desde el minuto cero en que eldiario.es sacó a la luz el escándalo de su máster. Basta ver el vídeo que difundió por la noche en ese día de su cuenta atrás. Pasando por alto los abrumadores indicios de su delito, Cifuentes se victimiza para hacer creer que las informaciones sobre ese máster suyo no son sino un ataque, personal y político, de este medio; Cifuentes representa, como es habitual en ella, ese papel de trabajadora sin descanso que vende como su modus vivendi. Pero hay un momento en que le pierde su falsa naturalidad y se dirige a quienes exigimos su dimisión con una vocecita burlona que contiene todas las burlas con las que el modus operandi del PP se está cargando nuestra vida social. El constante y despectivo recochineo con que nos trata la formación política en el Gobierno, que a través de sus altos cargos actúa como una organización criminal y una asociación ilícita. No lo digo yo, la Fiscalía me libre, lo dijo el juez De la Mata para referirse a la cúpula financiera del PP (sus extesoreros y su exgerente) y al propio Partido Popular como responsable civil subsidiario de esos delitos, junto a los de blanqueo, tráfico de influencias, fraude fiscal y delito electoral.

Normal que en semejante contexto, en el que hasta los imputados se han considerado impunes, a Cristina Cifuentes le pareciera peccata minuta mangonearse un título de la Universidad Rey Juan Carlos, universidad que pagamos todas y que el PP ha convertido en su chiringuito académico, regido por la endogamia, el enchufismo y el mamoneo. Un chiringuito del que además da cuenta el hecho de que la URJC sea la única universidad, al menos en la Comunidad de Madrid, que no publica en su web las convocatorias de concurso para las plazas de profesores. El lugar ideal, si te llamas María Cristina Cifuentes Cuencas, para hacerte un máster presencial sin pisar el aula, sacar un notable en un trabajo no presentado y que se traspapele tu Trabajo de Fin de Máster. Cómo nos vamos a extrañar de errores informáticos tan humanos si en la sede del PP en la calle Génova se borraran ¡35 veces! los discos duros de los ordenadores. Cómo nos vamos a extrañar de un traspapeleo cualquiera si, para recoger su despacho en el Ayuntamiento de Madrid, Ana Botella llenó varios contenedores con documentos que habían pasado por la destructora de papel. Cómo nos vamos a extrañar de que haya confusiones al apuntar las notas de un simple máster si aún no sabemos quién narices es ese tal M. Rajoy, ¿eh?

Cifuentes tiene que dimitir. Y lo celebraremos con cava. Pero la enfermedad inoculada por el PP y los suyos en nuestras venas sociales requiere ya de un largo proceso de curación. Empezando por un tratamiento de choque que pasa por arrebatar a esa organización la confianza ciudadana. El periodismo deberá seguir haciendo su trabajo, como lo ha hecho eldiario.es, para investigar la corrupción y desvelar la falsedad, el modus operandi, pero las urnas deberán castigar el modus vivendi de unos gobiernos que han arrasado con las arcas públicas y con los más elementales pilares de la democracia. Mientras llegue ese momento, el de las urnas, quienes han hecho posible sus investiduras, como Ciudadanos para la presidencia de Cifuentes en la Comunidad de Madrid, deben cumplir con su responsabilidad política. Pedir eso a Ciudadanos es un oxímoron, pues sus ambiciones son otras, así que las urnas deberán recordarlo también. De lo contrario, la guerra no habrá terminado.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha