eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

"Las grandes empresas podrían cambiar el mundo"

Christer Windelov-Lidzélius, director de la escuela de negocios KaosPilot.

La escuela de emprendedores KaosPilot nació en Aarhus, segunda mayor ciudad de Dinamarca, hace veintiséis años. Encarnó entonces una viva reacción de rechazo a la desaparición de la creatividad en las aulas. La metodología de KaosPilot persigue cultivar la autoconfianza, el liderazgo, la innovación y el emprendimiento. Un grupo de entre 35 y 40 estudiantes de más de veintiún años eligen problemas reales de una comunidad social o de una empresa, y su aprendizaje consiste en intentar resolverlos. 

Desde 2006, el director de KaosPilot es Christer Windelov-Lidzélius, bajo cuyo mandato la institución pone un pie en España y desembarca en Barcelona con su filosofía de que las empresas no pueden ser "máquinas que hacen dinero", sino "un actor social con responsabilidades". En 2011, la revista Fast Company incluyó KaosPilot entre las 10 mejores instituciones educativas útiles para un entorno de generación de start-ups. Cuatro años antes, BusinessWeek ya la había declarado una de las mejores escuelas de diseño globales. De ella han salido más de 600 pilotos, cuyas mentes creativas han trabajado para centenares de proyectos en Corea del Sur, Canadá y Suráfrica, entre otros países.

KaosPilot empezó a operar en 1991, en un período de paro juvenil elevado en Dinamarca. ¿Qué mensaje puede dar a los jóvenes de aquí, entre los cuales existe un 41% de paro, y que ya no están seguros de que la formación universitaria les vaya a garantizar un empleo?

Seguir leyendo »

Adiós a la era del fuego, bienvenidos a la era del sol

Si tomamos perspectiva y analizamos las acciones y reacciones que van configurando el día a día de nuestra evolución, y de manera especial durante los últimos diez años, personalmente he llegado al convencimiento de que, más que vivir inmersos en una época de fuertes cambios y contrasentidos, en lo que en realidad nos hallamos inmersos es en un cambio de era. 

Mi formación como ingeniero y mis trabajos profesionales, muchos de los cuales tienen una relación directa con la generación y el uso de la energía, me han ayudado a comprender que nos hemos adentrado en un final de ciclo en el que acaba la era de los combustibles fósiles y la fisión nuclear para abrir paso a una nueva era basada en el aprovechamiento de los inmensos recursos limpios y renovables que el sol pone a nuestra disposición de manera inacabable a escala humana. 

Acabamos la "era del fuego", como la denomina Pep Puig, y comenzamos la "era del sol". 

Seguir leyendo »

Cooperativa y 'start up': ¿rima consonante o disonante?

Tres personas tienen una brillante idea entre manos, que tiene que ver con un nuevo uso tecnológico en conexión con una necesidad creciente (como lo es, por ejemplo, el respeto al medio ambiente). Acaban de constituir una sociedad limitada. Necesitan dinero, no sólo para comprar cosas, sino para sostenerse ellos mismos y pagar otros sueldos y gastos mientras desarrollan la idea. El proyecto es tan bueno que alguien, tras conocerlo, califica la entidad de start-up. Casi sin darse cuenta, se encuentran negociando con inversores. Los recién conocidos creen en su plan de negocio, lo aprueban... y confirman que entrarán en el capital de la sociedad limitada. Si todo va bien, obtendrán una plusvalía considerable; si va mal, ya se sabe, son las reglas del juego.

Si tres personas, con una no menos brillante idea en la cabeza, movidas por una cierta noción de lo social, deciden crear una cooperativa de trabajo, no les va a pasar nada de todo eso: no habrá inversores. ¡Pero tienen exactamente la misma necesidad!: sostenerse a sí mismas e incurrir en gastos para desarrollar su idea. Rima disonante, sin duda. No se puede "entrar en el capital" de una cooperativa con ánimo de obtener una plusvalía importante (o al menos interesante). No, no se puede.

Nos damos un momento para tomar de Wikipedia, y en relación con las start-ups y su financiación, esto: "Es uno de los factores principales de éxito y uno de los principales riesgos a los que se enfrenta una start-up: entrar en una situación de quiebra o insolvencia antes de comprobar que su idea de negocio funciona y es válida. Es el motivo por el cual la mayoría llegan a su fin, porque no son rentables y no pueden hacerse cargo de todos los gastos generados".

Seguir leyendo »

La economía, a balance social

Feria de Economía Solidaria de Madrid.

Que la Economía Social y Solidaria (ESS) está en alza está dejando de ser noticia, justamente por ser una realidad cada día más presente en la prensa. "¿Al fin en primera división?", "Un plan de negocio para cambiar el mundo", "La economía solidaria ha venido para quedarse"... son algunos de los titulares que podemos encontrar en los principales medios de referencia.

En este contexto de creciente impacto y popularidad social, cabría preguntarse cómo reconocer ese otro modelo económico que, frente a otros que le preceden, hace gala de sus valores y la coherencia en sus prácticas. El elemento identitario es una cuestión de partida esencial, más si cabe en un modelo económico que es a su vez un movimiento social, como bien prueba el amplio respaldo de sus últimas campañas, eventos y ferias. Esta identidad gira en torno a la identificación y respaldo de la Carta de la Economía Social y Solidaria, que construye su espina vertebral en torno a los siguientes principios: equidad, trabajo, sostenibilidad ambiental, cooperación, no ánimo de lucro y compromiso con el entorno.

Estos principios son los que guían los procesos de auditoría y balance social que anualmente hacen sus entidades. REAS, red confederal estatal y principal agente de referencia, lleva años promoviendo esta herramienta, en un ejercicio de transparencia a partir de la que compartir con la ciudadanía cómo son sus prácticas y cómo se ajustan a los valores que promueven y predican. Tras un trabajo de coordinación de varios años, en el año 2014, se llega a una batería acotada de 19 indicadores comunes en todo el Estado de la que obtener una panorámica común del estado de la ESS en el territorio. Además, algunos territorios (Aragón, Catalunya, Euskadi, Navarra y Madrid), bienalmente, desarrollan una versión ampliada que puede incluir hasta 80 indicadores.

Seguir leyendo »

¿Son compatibles las religiones con la modernidad?

1. La religión, ¿una ilusión pertinente?

Una de las dimensiones fundamentales de la modernidad es su abandono de la religión. Los pensadores de la Ilustración consideraban, en efecto, que las creencias religiosas eran un obstáculo del que había que liberarse para pensar por uno mismo y transformar el mundo mediante el uso de la razón científica. Sin embargo, como comprendieron los padres de la sociología, no se debe reducir la religión a su dimensión oscurantista. Así, al calificar la religión como opio del pueblo en su Crítica de la Filosofía del Derecho de Hegel (1843), Karl Marx considera que es la expresión de un sufrimiento muy real, "el suspiro de la criatura oprimida", aunque también le aporta un consuelo ilusorio que le impide volverse en contra de la burguesía explotadora. Matizando, su acólito Friedrich Engels pone más énfasis en el potencial contestatario de las religiones y ve incluso en el cristianismo antiguo una prefiguración del socialismo contemporáneo.

Alexis de Tocqueville da la vuelta al concepto de religión como alienación* y le atribuye un papel fundamental en el desarrollo de la democracia en América, que relata en su obra homónima (1835-1840). Según él, "la observancia de las leyes divinas es lo que conduce al hombre a la libertad". Al conferirle las bases indispensables para la organización de la colectividad, la religión constituye, en su opinión, "la primera de las instituciones políticas en Estados Unidos".

Seguir leyendo »

En la escuela, voto y coopero

Los niños votan el balance anual de la Federació de Cooperatives d'Alumnes de Catalunya.

Los estudiantes toman la palabra. No tienen más de 18 años, pero seis se suben a la tarima y cogen el micrófono mientras otros 300 escuchan lo que tienen que contar. Están en un salón de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona. Los que se han situado encima del escenario despliegan un Power Point en una pantalla enorme y explican un auténtico balance anual, que implica actividades, resultados y estado de cuentas. Luego toca el momento de la votación. Cada niño tiene en sus manos un cartón con un y con un no. Casi todos levantan la tarjeta del . El balance anual está aprobado. 

Los votantes son niños delegados provenientes de 30 escuelas secundarias catalanas, que forman parte de la Federació de Cooperatives d’Alumnes de Catalunya. La organización cuenta ya con 86 cooperativas, en las que aprenden a cooperar, a ayudarse mutuamente y a colaborar con el entorno mientras consumen o venden sus propios productos o servicios. 

El proyecto, enmarcado en el programa aracoop, financiado por la Generalitat de Catalunya y organizado por la Federació de Cooperatives d’Ensenyament de Catalunya, cuenta con 5.000 niños trabajando en cooperativa en toda la comunidad.

Seguir leyendo »

Es hora de recuperar los derechos perdidos

Pedro Sánchez celebra su victoria en las primarias del Partido Socialista.

La aplastante victoria de Pedro Sánchez en las elecciones primarias del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) supone un cambio sustancial en el funcionamiento del partido que ha devuelto el poder a los afiliados. La voluntad de los militantes se ha impuesto y se ha reconocido el valor de quien ha resistido frente a los poderes económicos, políticos y mediáticos que han tratado de liquidarle por los medios más espurios. La renovación del PSOE supone una gran oportunidad especialmente para que los jóvenes puedan valorar la recuperación de los métodos democráticos de este histórico partido de la izquierda.

La cuestión de fondo de la crisis del PSOE, como la de otros partidos socialistas y socialdemócratas europeos, tiene raíces complejas y profundas como las deficiencias en la gestión de la globalización, el impacto de la revolución tecnológica y los efectos del cambio climático. Pero lo que ha alejado a los votantes de los partidos de izquierda ha sido comprobar el abandono de sus dirigentes de la defensa de los derechos e intereses de los trabajadores y de los más pobres.  Y esto empezó bastante antes de la última crisis.

Pedro Sánchez ha recibido un nuevo voto de confianza de las bases, como Podemos lo recibió hace dos años de más de cinco millones de ciudadanos. Obtener la confianza de  militantes y votantes es importante, pero sólo es un pequeño paso. La tarea importante es recuperar los salarios, el empleo, los derechos sociales perdidos y reducir la desigualdad.

Seguir leyendo »

Economía: mi aprendizaje particular

La economía se aleja de lo social e incorpora modelos matemáticos cada vez más sofisticados.

Empezaré confesando que, aunque he tenido la fortuna de poder estudiar hasta recibir varios títulos de educación superior, no he tomado un solo curso de Economía. Tampoco me lo han ofrecido. Imagino que no debo de ser el único en esta situación entre los lectores de Alternativas Económicas. Es obvio que los currículos educativos a los que se nos ha sometido, como mínimo a los de mi generación, tenían un agujero preocupante en cuanto a su idoneidad para prepararnos para la vida real.

En materia de economía soy, pues, un completo autodidacta, guiado por un principio básico. Si algo me parece importante, me interesa y no lo entiendo, consulto una fuente experta. Y si, como ocurre en general con los economistas y los libros de economía, la respuesta me parece demasiado complicada, busco una fuente lo menos convencional posible. 

El libelo La economía no existe, del periodista Antonio Baños, es un buen ejemplo, en tanto que constata que la economía, “si fuera una ciencia, sería la ciencia del ya veremos”. Se espera de la ciencia y de las teorías científicas que tengan poder predictivo. Cuando se vio que la mayoría de los economistas no previeron la crisis de 2007, o no quisieron preverla, o hicieron como si no la hubieran previsto, el poder predictivo de la economía quedó seriamente en entredicho. Para el muy recomendable Economía para el 99% de la población, de Ha-Joon Chang, “la economía nunca podrá ser una ciencia en el sentido en que lo son la química o la física […] en particular porque los seres humanos —a diferencia de las moléculas químicas o los objetos físicos— tienen voluntad propia y libre albedrío”.

Seguir leyendo »

Experiencias que inspiran otra forma de hacer economía

Oficinas del despacho de abogados Col·lectiu Ronda, en Barcelona.

Algunos lectores nos han comunicado en varias ocasiones que estaban un poco saturados de reportajes sobre los desastres de la crisis económica con las reiteradas referencias a las desigualdades, las injusticias y los fraudes que la acompañan. Al mismo tiempo, estos lectores nos demandaban informaciones más constructivas sobre alternativas y experiencias empresariales concretas que pudieran servir de referencia para organizar la economía y la vida de las personas de una manera más saludable y eficiente.

Aunque en todos los números de Alternativas Económicas hay crónicas sobre cooperativas y entidades de economía social que han logrado resultados muy positivos, lo cierto es que existe un gran desconocimiento sobre la verdadera dimensión y relevancia de estas sociedades. Esta es una de las razones por las que hemos recogido en un Extra una selección de empresas de Economía Social y Solidaria (ESS) que han resultado un éxito probado y que en ocasiones cuentan ya con varios años de experiencia. Pensamos que merecían ser conocidas por su propia historia y porque podían servir de inspiración a muchas personas para poner en marcha sus propios proyectos.

En esencia, hemos querido demostrar que existen soluciones alternativas en numerosos campos de la actividad económica. Son experiencias que no incurren en los daños medioambientales y las relaciones laborales y comerciales deshumanizadas que caracterizan a las empresas cuya acción está fuertemente condicionada por la maximización de beneficios. 

Seguir leyendo »

Las inversiones dan la espalda al Acuerdo de París

Parque eólico en Brasil.

El año en que se celebró la Conferencia de París —donde gobiernos de todo el mundo pactaron contener el aumento de la temperatura media del planeta “muy por debajo” de los 2 grados centígrados con respecto a los niveles preindustriales –fue un momento de inversiones récord en renovables: 349.000 millones de dólares, según Bloomberg New Energy Finance (BNEF). Un año más tarde, los datos de BNEF arrojan una cifra de 287.500 millones de dólares, o 62.000 millones menos.

Una primera explicación al retroceso se explica por parte de los expertos de Bloomberg debido a que el precio de los equipos, sobre todo los de energía solar fotovoltaica, siguen cayendo. Mucho dependerá de lo que hagan los nuevos mercados, en especial en China, el país más contaminante del mundo y el que más invierte en energía verde. En 2016, se redujo un 26% el dinero invertido, hasta los 87.800 millones de dólares.

La Unión Europea lideró con claridad el reto de la transición energética, pero desde 2013 ya no es así; primero la adelantó China y después, los EE UU de Barack Obama. En París, por primera vez se implicó en un acuerdo global a estas dos potencias, sin las que es complicado cualquier avance.

Seguir leyendo »