eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Una cooperativa femenina para salvar un valle

Interior de la posada puesta en marcha por la cooperativa navarra Ernaizu.

El valle de Basaburua, en Navarra, estaba tan solo que los pocos vecinos no tenían ni siquiera tienda donde comprar alimentos. El último comercio cerró hace diez años. Basaburua es un valle en medio de una montaña que lleva viviendo de la ganadería desde hace veinticinco años, y que cuenta con apenas 100 habitantes.

Las tres socias de la cooperativa Ernaizu, que revitalizó el pueblo, comenzaron a planificar su negocio justo cuando se encontraban en plena época de crianza de sus hijos pequeños y habiendo abandonado sus empleos en Pamplona (a unos 40 minutos del valle). "Aquí había trabajos más precarios, en b", explica Laura Martinena Espinal, una de las socias. "Desde el principio quisimos idear una cooperativa que tuviera un sistema de horarios compatibles con nuestra vida personal, con el cuidado de las personas, algo que en estos valles es más necesario porque hay menos acceso a guarderías o geriátricos. Algunos servicios se encontraban fuera y nosotras comenzamos pensando en crear una cooperativa de servicios".

Acudieron a pedir ayuda a la Asociación Navarra de Empresas Laborales (ANEL) para la puesta en marcha de la cooperativa; y justo entonces, la Comisión de Desarrollo de Basabarua puso en marcha un proyecto para crear un bar-restaurante, algo fundamental en un pueblo pequeño porque cumple una función social. Junto al bar, debía haber una tienda de alimentación, donde la gente además de juntarse pudiera comprar alimentos.

Seguir leyendo »

“España sigue estando más cerca de Goya que de Machado”

El escritor Julio Llamazares.

“Nuestra historia común es un complejo y desgarrado laberinto (suma de azares y encrucijadas múltiples), y la memoria de todos nuestros pueblos y ciudades está llena de fantasmas dispuestos a atacar a los viajeros en cada cruce de caminos”. Con estas palabras atemporales, el escritor Julio Llamazares se estrenó hace más de 30 años en su faceta de columnista en El País, en cuyas páginas sigue diseccionando el laberinto español. Llamazares es uno de los escritores más relevantes de la narrativa española desde la publicación de su magistral novela La lluvia amarilla, destaca por haber dado voz a esa España de la que no se habla, la España del interior, en permanente hemorragia demográfica y de inversiones. Esta entrevista tuvo lugar a finales del año pasado en su domicilio en Madrid, en el barrio de Chamberí, sobre su mirada acerca de la actual situación de España.

Su primera columna, La encrucijada, podría haberse publicado esta mañana. Diríase que la condición permanente de España es la encrucijada .

Yo creo que la crisis es la condición intrínseca de las personas y de los países. El problema de España es que desde siempre da muchas vueltas a su propia identidad y a su propia condición; no sé si en los demás países ocurre igual. Pero España sí tiene algo como de pastel que no acaba de estar cocido del todo, y eso hace que continuamente despierten las mismas tensiones, los mismos choques de fuerzas. Cuando no son los catalanes son los vascos, cuando no, es el pasado; digamos que es un país que no acaba de serlo nunca. La historia de España tiene algo de día de la marmota, que repite los mismos capítulos de su historia y llega un momento en que acaba por desmoralizar.

Seguir leyendo »

David desafía al Goliath del poder corporativo

Mientras el poder de las empresas transnacionales se extiende y condiciona el desarrollo y la gobernanza globales, en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas se trabaja para sacar adelante un tratado vinculante que las obligue a respetar los derechos humanos. La idea de fondo es que los derechos humanos son más importantes que las inversiones y deben ser jurídicamente superiores a los miles de normas que protegen las inversiones en multitud de tratados comerciales. Se trata de erradicar lo que los activistas definen como, la “arquitectura de la impunidad”. 

Tristemente, los representantes de la Unión Europea y Estados Unidos y sus aliados trabajan denodadamente en los despachos de las mismas Naciones Unidas para que no salga adelante un acuerdo que ponga freno a los abusos de las grandes corporaciones. Enfrente tienen a un grupo de países liderados por Ecuador y más de 900 organizaciones sociales, redes, plataformas y comunidades afectadas que luchan por el establecimiento de un tratado vinculante. Se articulan en torno a la  Campaña global para reivindicar la soberanía de los pueblos, desmantelar el poder corporativo y poner fin a la impunidady la Alianza para el tratado. Defensores y detractores de la idea se vieron las caras a finales de octubre en Ginebra durante la tercera sesión del grupo de trabajo intergubernamental que debate la propuesta.

La lucha por controlar los excesos de las transnacionales empezó hace más de cuarenta años. La última ronda tuvo lugar en septiembre de 2013, cuando Ecuador presentó al Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas una declaración apoyada por más de 80 países para diseñar “un instrumento jurídicamente vinculante”. Contra todo pronóstico, la declaración fue aprobada en 2014 con los votos de 20 países del Sur frente a los 14 votos en contra de los países más poderosos de la Tierra y 13 abstenciones.

Seguir leyendo »

Florentino Pérez se lanza a por el negocio de las autopistas de peaje

Florentino Pérez, presidente del Real Madrid y de la constructora ACS, es uno de los hombres de negocios más ricos e influyentes de España. Cada tarde de partido, el presidente del Real Madrid agasaja en el palco del Santiago Bernabéu a lo más granado del poder, desde políticos y empresarios hasta jueces y periodistas. Pero esta vez no se trata de ganar la Liga española o la Champions League, sino de agrandar su imperio empresarial con la compra de Abertis, la compañía que gestiona buena parte de las autopistas de pago en España, entre ellas la AP-6, la más afectada por la nevada que dejó atrapados a miles de conductores entre el 6 y el 7 de enero.

Enfrente tiene a un duro rival: la empresa italiana Atlantia, que presentó en junio pasado una Oferta Pública de Adquisición (OPA) para hacerse con Abertis por 16.300 millones de euros. ACS contraatacó después del verano poniendo sobre la mesa 18.600 millones a través de su filial alemana Hochtief. Pérez desafió de este modo a la poderosa familia Benneton, una de las más poderosas de Italia y accionista mayoritaria de Atlantia.

Aunque el Gobierno de Mariano Rajoy se declara oficialmente neutral, varios ministros no ocultan su malestar por la posibilidad de que una compañía italiana llegue a controlar un sector estratégico como las autopistas y parecen resueltos a que Abertis siga en manos españolas. Es ahí donde entra en liza Florentino Pérez, cuyas excelentes conexiones políticas pueden inclinar la balanza en su favor. Aunque Atlantia duplica el valor en Bolsa de ACS y es una empresa de gran musculatura financiera, va a tener muy difícil hacerse con una compañía como Abertis, cuyos ingresos provienen fundamentalmente de las concesiones estatales, sin el aval del Gobierno que las concede.

Seguir leyendo »

A la raíz de los problemas

Un colegio electoral en Barcelona, el pasado 21 de diciembre.

Empezamos 2018 con los mismos viejos problemas del año pasado, sólo que agravados y todos más cansados. Todo lo que no se soluciona a tiempo empeora, y vamos acumulando deterioros en muchos frentes.

Empecemos por Catalunya, que es lo que nos ha tenido más ocupados en los últimos meses. Las elecciones de diciembre no han resuelto ninguno de sus problemas; en todo caso, los han cronificado. Los independentistas mantienen sus dos millones de votos. La participación masiva (82% de censo) no ha hecho más que reafirmar la posición de los partidos del procés, que se mantienen en el 47,9% de los votos y mayoría de escaños. Está claro que no avanzan y que no logran la mayoría, pero ahí están dos millones de personas inmutables. La radiografía que teníamos de la sociedad catalana se ha petrificado. Una sociedad dividida entre dos millones de independistas y 2,2 millones que no apoyan esta opción.

Pero tampoco se puede decir que las elecciones no han cambiado nada. Después de conocer los daños ya palpables que el proceso independentista está infligiendo en la economía y el empleo, el mantenimiento de su apoyo intacto sólo se puede explicar por las excepcionales condiciones en que se han celebrado las elecciones (con líderes encarcelados o huidos), lo que ha imprimido una radicalización del compromiso por la independencia.

Seguir leyendo »

Maestras, enfermeras y vendedoras: feminización y brecha salarial

De todos los campos de actividad profesional, el que en España registra una proporción más elevada de mujeres es el del comercio. Un 17,5% de las mujeres ocupadas se ubican en las ventas al por mayor y al por menor, según la última Encuesta de Población Activa (EPA), correspondiente al tercer trimestre de este año. El comercio es uno de los escasos ámbitos donde la proporción de mujeres supera a la de hombres, aunque la diferencia no es muy relevante y tiende a reducirse. En cambio, la crisis iniciada en 2008 se disipa dejándonos una clara feminización de dos sectores donde las mujeres también predominaban, pero donde, transcurridos ya nueve años, numéricamente hoy todavía pesan más:  se trata de las actividades sanitarias y los servicios sociales, por una parte, y la educación, por la otra. 

El porcentaje de trabajadoras en el ámbito sanitario y de los servicios sociales ha aumentado del 11,9% al 14,5% entre 2008 y 2017, y la diferencia respecto al peso de los hombres  (3,5% de ellos se dedican a esta actividad) ha aumentado a 11 puntos porcentuales durante este período. También en el caso de la educación, la distancia se amplía: la proporción de mujeres educadoras ha aumentado hasta el 9,1%, 5,4 puntos por encima de la referida a los educadores varones, si comparamos el panorama con el que mostraba la última EPA con la del tercer trimestre del año 2008.

La hostelería, las actividades relacionadas con el hogar (personal doméstico), las tareas administrativas y los servicios auxiliares  y algunas actividades profesionales son los campos en los que encontramos una mayor presencia relativa de trabajadoras.

Seguir leyendo »

Cómo funciona de verdad el poder

25 Comentarios

Yanis Varoufakis y Jeroen Dijsselbloem, presidente del Eurogrupo, en febrero de 2015.

En enero de 2015, tras el primer triunfo electoral de Syriza, el reputado economista Yanis Varoufakis, con larga trayectoria académica en Grecia, pero también en Estados Unidos, era nombrado ministro de Finanzas con el mandato de renegociar con la Unión Europea. El resultado de sus casi seis meses en el ministerio, en un estresante primer semestre de 2015 en el que se bordeó la implosión de la eurozona,  fue una de las experiencias más amargas no sólo para este país, sino para toda la izquierda alternativa europea: el Gobierno aguantó el pulso, ganó incluso un referéndum en el que desafió a Bruselas en condiciones de extrema dificultad —corralito incluido—, pero finalmente no obtuvo absolutamente nada, fue humillado por la troika y el Gobierno de Alexis Tsipras acabó entregando la cabeza de Varoufakis para salvar la propia.

Esta ducha de agua fría de realismo extremo tiene ahora su interesantísimo contrapunto en el relato, minucioso y creíble, de aquellos días que ofrece el propio Varoufakis, que explica su posición y por qué su gran apuesta —salir de la eurozona, aunque no fuera su objetivo, antes que rendirse y seguir con la austeridad impuesta— no sólo era posible, sino que tenía todo el sentido económico y hasta técnico.

Aunque sea autojustificatorio, el relato ya merece la pena como contrapeso a la avalancha de informaciones en los grandes medios, que pintaron a Varoufakis casi como un charlatán que no tenía ni idea de cómo funciona la economía, y está, además, muy bien escrito, casi a ritmo de thriller. Pero hay un elemento mucho más importante aún, que convierte este libro en imprescindible: describe desde dentro y con precisión quirúrgica cómo funciona de verdad el poder en la UE, más allá de las instituciones formales existentes y de toda la teoría de la democracia liberal, que se basa en que los ciudadanos supuestamente eligen en elecciones libres las políticas que se llevarán a cabo. 

Seguir leyendo »

El viento, para el que lo trabaja

Trabajos de instalación del aerogenerador en Pujalt (Barcelona).

Hubo una época, no tan lejana, en que el objetivo de las personas más comprometidas con el cambio social era crear “dos, tres, muchos Vietnams”.  Ahora los objetivos de algunos que siguen comprometidos con el cambio social parecen menos ambiciosos, pero probablemente son más realistas: crear “dos, tres, muchos molinos de viento”.

No es ninguna broma: el modelo energético es uno de los elementos centrales de una sociedad, y los esfuerzos destinados a poner este sector estratégico al servicio de los intereses de la ciudadanía es una de las grandes prioridades de los movimientos alternativos de hoy, que aspiran además a un cambio hacia un modelo de energía limpia.  Antes de que acabe el año empezará a funcionar en Pujalt, en la comarca de Anoia (Barcelona), “la primera eólica de la ciudadanía”, una iniciativa pionera impulsada por veteranos del movimiento ecologista, que han creado un modelo innovador que ahora podría ser replicado en muchos otros lugares: a través de la financiación colectiva han adquirido un aerogenerador de 2,35 MW, de propiedad compartida entre las 381 personas y entidades que de momento se han sumado al proyecto, que produce electricidad limpia y verde.

“Ya no basta con quejarse; es importante implicarse en proyectos para democratizar la energía y contribuir a un modelo limpio”, explica uno de los promotores, el veterano activista Pep Puig, entusiasmado ante la inminencia de la entrada en funcionamiento de un proyecto que empezó a tomar forma en 2009 y que ha requerido una ardua tarea de activismo, lobby y movilización de recursos. “Ya tenemos el primer aerogenerador. Ahora de lo que se trata es de que esto se replique en muchos otros lugares para que cada vez vaya más energía limpia en el sistema y expulse así a la sucia, y que además sea propiedad de la ciudadanía”.

Seguir leyendo »

"Los nuevos partidos ya no anticipan escenarios de futuro"

Javi Creus, fundador de Ideas for Change.

Javi Creus, fundador de Ideas for Change, es uno de los expertos más destacados en la economía colaborativa, la innovación ciudadana y los modelos de negocio abiertos y entre pares (iguales). Es un nuevo —y a veces no tan nuevo— mundo, donde jóvenes de distintos países colaboran de forma virtual con sus diseños, algunas comunidades imaginan nuevas maneras de compartir espacios en los que trabajar y vivir, fotógrafos de todo el mundo crean una ingente base de imágenes, los usuarios intercambian, venden o alquilan sus cosas; se puede aprender en red, la ciudadanía construye infraestructuras comunes y abiertas y hay plataformas digitales que se hacen de oro. Creus, autor del informe Pentagrowth: las cinco palancas del crecimiento exponencial y coautor de No somos hormigas, aborda en esta entrevista cómo abrir paso a lo que él denomina “primera generación pos-Erasmus”.

¿Qué tiene en común esa generación?

Es como una tribu: viven en Berlín, estudiaron en París y tienen una pareja en Barcelona con una naturalidad pasmosa. Son los primeros nativos europeos, son germen de una ciudadanía europea consciente. Nos sorprende que chavales de veinticinco o treinta años puedan conseguir dinero y lograr permisos para operar en un espacio público. Pero Marc Zuckelberg tiene veinte años, monta Facebook y lo encontramos normal. ¿Qué ocurre si tienes veinte años, tienes la misma capacidad de Zuckelberg pero tus intereses son otros? Pues participas de movimientos colaborativos. Tienen lazos muy laxos y poco que ver entre ellos, pero sí cierto sentido de pertenencia y apoyo mutuo. Y las ganas de inventar cosas nuevas. 

Seguir leyendo »

Trabajo por horas, freno a la recuperación

La calidad del empleo no sólo se ha deteriorado en España, y junto con  la moderación de los salarios, su insuficiencia se ha convertido en un reto para la recuperación económica de los países que comparten el euro como moneda. Lo afirma la Comisión Europea en sus previsiones económicas de otoño. Trabajar a tiempo parcial porque no queda otro remedio se está convirtiendo en un rasgo característico comparativamente nuevo de nuestro mercado laboral, junto con una elevada temporalidad.

El empleo precario deriva en moderación de los salarios, aquí y, en general, en las economías avanzadas. Los salarios contenidos reflejan “cambios en las estructuras del mercado laboral y en los procesos de negociación salarial”, dice Bruselas. En el caso español, han tenido su influencia las reformas del mercado laboral, en la medida en que afecta al debilitamiento sindical en la negociación colectiva y en la acaparadora predominancia de los contratos temporales en el empleo que se genera desde 2013 (nueve de cada diez lo son). La persistencia de un paro elevado también influye. En las previsiones de la Comisión, el paro en España se reducirá al 14%... en 2019. Aun así, seguirá duplicando el desempleo comunitario. 

“Una mayor aceleración de los salarios”, sostiene Bruselas, “aseguraría la expansión económica”. De hecho, según sus previsiones, una de las causas de la ralentización de la actividad en los dos próximos años en el conjunto de la UE tiene que ver con el poder adquisitivo de los salarios. En concreto, se prevé que el PIB aumente el 2,1% en 2018 y el 1,9% en 2019, lo que refleja una progresiva desaceleración de la actividad en un contexto de baja inflación (por debajo del 2% en ambos ejercicios). Europa va por detrás de Estados Unidos en la recuperación en parte por la evolución de los salarios. De ahí que el Ejecutivo comunitario se muestre partidario de subidas robustas, “siempre que vayan acompañadas de avances en la productividad”.

Seguir leyendo »