Sobre este blog

Este blog corresponde a Alternativas Económicas, una publicación mensual que te explica la información económica desde un punto de vista social.

Conciliamos, pero no lo bastante

Aún son pocas las empresas que facilitan conciliar la vida profesional y la personal.

La conciliación entre la vida personal y la profesional está en boca de todas las empresas, pero todavía son escasas las que tienen un plan efectivo de medidas para compaginar la esfera privada con la laboral, y que además las apliquen completamente. Solo el 18% de las compañías han aplicado totalmente programas que busquen corresponsabilizar a mujeres y a hombres para que la flexibilidad y la conciliación no se queden en simples buenos deseos. Así lo refleja el II Barómetro Factor Humano, elaborado por la Fundació Factor Humà, según el cual la mitad de las empresas carece de programas que posibiliten el teletrabajo.

El barómetro es un instrumento que la fundación puso en marcha en 2017 con la finalidad de que las organizaciones evaluaran sus fortalezas, sus principales áreas de mejora y también las acciones que deberían llevar a cabo para avanzar en la gestión de personas. En esta segunda edición, con resultados obtenidos entre septiembre de 2018 y septiembre de 2019, han participado un total de 110 organizaciones de toda España, pertenecientes a nueve sectores de actividad y que emplean a 194.000 personas.

Uno de los sectores en los que la flexibilidad y el equilibrio entre las esferas privada y profesional flaquea más es el tercer sector, que, en cambio, despunta en igualdad de oportunidades, diversidad, transparencia y corresponsabilidad en las relaciones laborales.

Igualdad salarial

Al tratarse de la segunda experiencia del barómetro, puede constatarse cierta evolución. Por ejemplo, a la hora de potenciar la igualdad de oportunidades y la diversidad en las empresas, las organizaciones han ido incorporando mecanismos específicos —el 63% de las encuestadas así lo ha hecho—. En especial, se vigila la relación de igualdad en la remuneración total entre hombres y mujeres en las distintas categorías laborales. Bien parados salen en el campo de oportunidades el sector educativo y también los servicios profesionales y consultoría y los servicios tecnologías de la información.

Pero, además de la conciliación, si hay un campo donde queda mucho por hacer es la innovación. A pesar de que el 41% de las compañías destina un presupuesto específico a desarrollar proyectos de innovación —no se llega, así, ni a la mitad de la muestra encuestada—, la mayoría de las empresas no estima cuál es el impacto de la innovación y de su gestión en la empresa. Seis de cada diez organizaciones no miden el impacto de la innovación ni registra su gestión en la empresa. La innovación es un área de mejora en sectores como la sanidad, la Administración pública, los transportes e infraestructuras y la educación.

En este sentido, el presidente de la consultora Lead to Change y profesor de la BSM-Universitat Pompeu Fabra, Xavier Marcet, pide un ejercicio de "autocrítica" en relación con la innovación, "que se ha puesto a la cabeza del management". El consultor distingue entre negocios y empresas: "Un negocio hoy se puede llevar a cabo solo con tecnología, pero una empresa significa construir una comunidad de personas que creen valor, y que afronten, por ejemplo, de modo distinto una crisis. Tener una empresa y tener éxito a largo plazo pasa por asumir que el reto no va solo de rentabilidad, sino que el crecimiento comporta un compromiso social proporcional". La cuestión es cómo las empresas dan las herramientas internas que estimulan y reconocen el esfuerzo del conjunto, añade.

En materia de formación, el 69% de las empresas entrevistadas por la fundación que dirige Anna Fornés demuestra su compromiso con ella con programas que contribuyen al crecimiento profesional de las personas trabajadoras, mientras que otro 19% ha empezado ya a desarrollarlos. Esta apuesta por el desarrollo del talento se acompaña de medidas para fomentar espacios comunes para la comunicación y la participación, el intercambio y la relajación, con la finalidad de reducir el estrés y favorecer el espíritu de equipo. La retribución equitativa y justa es una asignatura pendiente en sanidad, la Administración, el comercio y las tecnologías de la información.

[Este artículo ha sido publicado en el número 76 de la revista Alternativas Económicas. Ayúdanos a sostener este proyecto de periodismo independiente con una suscripción]

Sobre este blog

Este blog corresponde a Alternativas Económicas, una publicación mensual que te explica la información económica desde un punto de vista social.

    Autores

Etiquetas
Publicado el
16 de enero de 2020 - 23:01 h

Descubre nuestras apps

stats