eldiario.es

Menú

Enclave Rural Enclave Rural

Una moción ciudadana obliga a Ayamonte a abrir un palacio de congresos terminado hace tres años

La obra fue presentada por primera vez en 2003, con la previsión de invertir unos 7 millones de euros y terminar la infraestructura en 2005.

El edificio, completamente terminado, no ha tenido uso alguno, y ahora los vecinos piden que se le dé una solución, tras ascender la inversión final a más de 10 millones.

Diputación, Junta de Andalucía y Ayuntamiento formaron un consorcio que se encargó de la financiación a tres partes iguales.

- PUBLICIDAD -
El Palacio de Congresos de Ayamonte

El Palacio de Congresos de Ayamonte

El 9 de marzo de 2003, el Ayuntamiento de la localidad onubense de Ayamonte anunciaba la construcción de un palacio de congresos que sería el primero destinado a atender al turismo de este tipo entre Andalucía y el Algarve. El entonces alcalde ayamontino, Rafael González (PSOE), anunciaba que las obras estarían terminadas en 2005. Hoy, 11 años después de ese anuncio, y tras más de 7 millones de euros gastados, el Palacio está en pie, pero sin terminar y sin abrir sus puertas, y nadie parece que le vaya a dar una solución a corto plazo.

Se trata, en esencia, de un asunto que parece ser objeto de una maldición continua en los despachos, ya que en todo este tiempo se ha encontrado con problemas de todo tipo para salir adelante, y algunos vecinos de la localidad ya han dado un paso adelante para que se le dé una solución al problema.

“Queremos que se arregle el problema,  que se abra el palacio o se use el edificio para algo, pero esto ya es inaguantable”. El que dice esta frase a eldiario.es/andalucia es Juan José Santana, un vecino de Ayamonte que este viernes se sentaba en el salón de plenos del Ayuntamiento de la localidad con una moción firmada por 538 vecinos, indignados ante esta situación.

El reglamento del Ayuntamiento de Ayamonte prevé que si se tienen los apoyos necesarios cualquier vecino pueda intervenir en el Pleno para defender un asunto de interés local. El acuerdo es vinculante, igual que cualquier otro que alcancen los concejales, así que ahora, tras salir adelante la moción, el alcalde, Antonio Rodríguez Castillo (PSOE), tiene la obligación de solucionar el tema del palacio más pronto que tarde.

Juan José Santana ya tenía alguna experiencia a la hora de sentarse en un salón plenario, ya que fue concejal de Izquierda Unida durante una legislatura, pero ahora intervenía a título personal. Y consiguió sacar adelante la moción, ya que los votos de la mayoría simple del PSOE contra la misma no pudieron con los apoyos de IU, PP y PA.

Más de 7 millones sin resultados

Cuando hace once años se presentó la obra del Palacio por primera vez, se puso sobre la mesa como “el primer palacio de congresos para ser usado tanto por empresarios portugueses como andaluces, con 4.500 plazas”. Las obras estarían terminadas en el otoño de 2005, según el entonces  alcalde del municipio, Rafael González, que explicó que daría "nuevas posibilidades no sólo para la ciudad, sino para toda la comarca".

Hoy día, el edificio está terminado, y supone un “mamotreto” al lado de la estación de autobuses que no tiene uso a la vista. Juan José Santana propuso en la moción que, al menos, se aprovechen algunas de sus instalaciones, como el auditorio, que se podría usar como sala de cine, teatro o conciertos.

Para sacar adelante la obra se creó un consorcio formado por la Dirección General de Comercio de la Junta de Andalucía, la Diputación Provincial y el Ayuntamiento de Ayamonte, que acordaron la financiación a partes iguales de los 7,8 millones de euros presupuestados.

Sin embargo, cuando la obra iba relativamente bien, en junio de 2009 la empresa castellanoleonesa Begar presentaba concurso de acreedores. Era la empresa que estaba construyendo el palacio, y hubo que liquidar lo que se había construido y proceder a una nueva adjudicación. La empresa Jarquil ganó el concurso, que ahora suma ya un presupuesto de más de 10 millones, pero el Ayuntamiento no está de acuerdo en las condiciones en que se han terminado las obras, y ahora parece que todo está en manos de un juez para determinar quien tiene la razón.

Con este panorama, los vecinos se han unido en torno a la moción ciudadana planteada en el Pleno, que a pesar de ser aprobada deja un sabor agridulce para su portavoz ciudadano: “Hubiese preferido que otra persona sin ninguna afiliación política la hubiese defendido, pero no ha podido ser. Tengo que decir, que la moción ha salido adelante con el apoyo de todos los grupos de la oposición y el voto en contra del equipo de gobierno, y también tengo que decir, que estoy oxidado para defender mociones, uno olvida las cosas rápido”, ironizaba Santana, aunque el objetivo ahora está cumplido. La pelota está en el tejado del Ayuntamiento.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha