eldiario.es

La lucha de una madre gaditana contra el reloj para encontrar vivienda

Rosa Medrano, parada y divorciada, será desahuciada este martes y pide ayuda al Ayuntamiento de Cádiz para "no irme a la calle con mis dos hijos mejores porque no tengo dónde ir ni dinero para pagar"

Procasa, la empresa pública de la vivienda de Cádiz, le ofrece el 90% del alquiler de una casa durante nueve meses, pero Rosa debe presentar un avalista y la concejala Eva Tubío recuerda que "las familias tienen que afrontar una parte mínima"

- PUBLICIDAD -
Rosa Medrano, sentada en Procasa, en Cádiz.

Rosa Medrano, sentada en Procasa, en Cádiz.

Rosa Medrano lleva varias semanas sin dormir. Sabe que el martes 21 de marzo tiene que abandonar su casa y tendrá que irse a la calle con sus dos hijos, ambos menores de edad. Lleva meses peleando para evitarlo y la pasada semana se presentó en Procasa, la empresa de vivienda del Ayuntamiento de Cádiz, con la intención de frenar el desahucio o, al menos, conseguir una casa donde dar cobijo a su familia.

Han pasado los días y la solución no llega. Hacer una sentada en la empresa pública gaditana no ha servido de nada y este lunes tendrá que entregar las llaves de su vivienda. "Yo vivía de alquiler y el Ayuntamiento se hacía cargo del 90% de la mensualidad, pero sin avisarme me bajaron al 60% y llegó un momento en el que no tuve dinero para pagar y se anunció el desahucio. Hace cuatro meses hice una sentada en Procasa y se paralizó el desahucio hasta nueva orden, pero será el martes y no tengo dónde ir".

Rosa está divorciada y sus hijos tienen 7 y 13 años. Hace poco consiguió un trabajo limpiando en una casa, pero tuvo que dejarlo porque "casi todos los días tenía que salir a hacer alguna gestión para frenar el desahucio y para que me ayudaran a buscar otra cosa. Ahora no tengo ningún ingreso y desde Servicios Sociales no me ayudan".

Técnicos de Procasa le han enseñado una casa en el centro de Cádiz y le proponen pagar el 90% del alquiler durante nueve meses, pero Rosa tiene que presentar un avalista y dice que no está dentro de sus posibilidades: "Yo no tengo a nadie que me avale ni puedo pagar ese 10% de cada mes. Además, sería estar nueve meses con casa y después volver a la pesadilla. Yo necesito una ayuda definitiva y cuando encuentre trabajo pagar lo que me corresponda. Es muy duro estar en tu casa con todo metido en cajas porque sabes que te tienes que ir a la calle. Mis hijos lo están pasando fatal y el mayor va a tener que ir al psicológo porque siempre me está preguntando que dónde vamos a vivir y si podrá seguir en el Instituto".

Eva Tubío, concejala de vivienda del Ayuntamiento de Cádiz, es consciente de la situación de Rosa y de otros ciudadanos que se asoman al precipicio del desahucio: "El problema que tenemos en Cádiz, como en otras ciudades, es que los propietarios particulares piden fianza y avalista y la gente sin trabajo no puede presentarlo. El Ayuntamiento ha empezado a impulsar un programa de alquiler social que se llama Vivir en Cádiz, y se intenta captar viviendas de propiedad particular para que nos la cedan a Procasa y les pagamos el alquiler íntegro. Les damos una serie de ventajas para que las viviendas las pongan disponibles al mercado y que accedan al alquiler estas familias que no tienen medios".

Pero, ¿qué pasa con Rosa? La concejala cree que ella tendrá que aportar algo, por poco que sea: "Hay que v er ahora la ayuda que le corresponde y pagar el resto de alquiler. Nosotros los porcentajes de ayuda que damos van en función de los ingresos, pero hay una parte mínima que siempre tiene que afrontar la familia, como pasa con cualquier ayuda pública. Estamos ayudando a Rosa y a otras personas a buscar alquiler y a ganar la confianza de los particulares".

"Es un gran problema de esta ciudad, donde no hay mercado de alquiler o es carísimo porque no tenemos suelo. Hay muchos pisos que se alquilan en verano para el turismo o por temporadas y por eso hay que lanzar este mercado para recuperar el máximo de viviendas", añade Eva Tubío.

Rosa, mientras tanto, espera que el lunes alguien le dé la ayuda que necesita para no verse sin un techo donde dormir. No descarta ocupar alguna vivienda porque "cuando tienes hijos, haces lo que sea para darles un sitio digno donde vivir. No creo que esté pidiendo mucho".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha