eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

La oposición usa contra Susana Díaz la derrota del 26J en el primer cara a cara postelectoral

La presidenta replica a la insistencia del líder del PP-A de que facilite la investidura de Mariano Rajoy: "Cuando salga, llámele por teléfono y dígale que no voy a ser cómplice del sufrimiento de los ciudadanos"

Minimiza su responsabilidad en la derrota en las urnas de su partido -"ha perdido el PSOE"- y augura que Juan Manuel Moreno lo hará en las próximas elecciones autonómicas: "Menos lobos y menos euforia"

- PUBLICIDAD -
El Gobierno, la Junta y municipios del Campo Gibraltar se reunirán el martes

EFE

En el primer pleno -de los tres que habrá en julio en el Parlamento de Andalucía- después de las elecciones generales del 26 de junio, la sesión de control a la presidenta Susana Díaz ha brindado a la oposición el escenario para echarle en cara la derrota del PSOE en el territorio, que se ha producido tras encadenar cuatro victorias consecutivas desde que ella es secretaria general del partido en la comunidad autónoma. La presidenta se lo esperaba y su discurso se ha centrado en minimizar su responsabilidad en los resultados del 26J y en reiterar su posicionamiento en el proceso de investidura que intentará el presidente del PP, Mariano Rajoy. Y pese a todo, la sesión ha resultado mucho menos bronca que las pasadas en vísperas de los comicios.

El más descarado en la previsible estrategia ha sido el presidente del PP-A, por cuanto que su formación fue la que ganó por 23 escaños frente a los 20 de los socialistas, y ha aprovechado su pregunta para indirectamente encuadrarla en los problemas que para su investidura tiene Mariano Rajoy, dado que no sacó mayoría absoluta. Juan Manuel Moreno ha comenzado apuntando a la presidenta que las urnas han derribado tres tópicos. "El primero, que usted era imbatible en Andalucía. Pues, el PP ha ganado en Andalucía las elecciones generales y usted ha perdido". El segundo: "Que el Gobierno de Mariano Rajoy había provocado un sufrimiento que los andaluces castigarían en las urnas. El único sufrimiento que han castigado es el de un gobierno negligente como el suyo". El tercer tópico que según él se ha caído es que Susana Díaz es una mujer de estado: "No ha tardado un solo día en volver a bloquear la situación política en España. Vuelve a cometer el mismo error que en diciembre. Se está convirtiendo en la baronesa del no sin tener en cuenta los intereses de los andaluces y los españoles".

Por ello, y dado que este sábado el PSOE celebra su comité federal para definir su postura, le ha pedido que  "demuestre que trabaja en beneficio de España y que escuche a Felipe González, al que acaba de decir que admira tanto", en referencia a las manifestaciones del expresidente a favor de que se permita que gobierne Mariano Rajoy y a la respuesta que a esto ha dado Susana Díaz este jueves: lo respeta pero no lo comparte. En esta línea, el presidente del PP-A ha proseguido: "Fue una estrella fugaz, pero el resplandor ha pasado y le toca ponerse el mono de trabajo". Todo ello para preguntar a Susana Díaz "cómo va colaborar desde Andalucía en la estabilidad institucional en el conjunto de España".

La Guerra de Irak

La presidenta, que ha tenido que escuchar cómo Juan Manuel Moreno la llamaba "arrogante, soberbia y prepotente", ha ironizado con que si Mariano Rajoy "le ha puesto en el papel de negociador". Lo primero que ha hecho es sacarle el informe Chilcot, que estudia la intervención de Reino Unido, comandado entonces por Tony Blair, en la Guerra de Irak. "Usted guarda el mismo silencio vergonzoso que el expresidente José María Aznar. No me ha dicho si se siente orgulloso de haber jaleado la intervención de España en esa guerra", le ha espetado a Juan Manuel Moreno tras rememorar que entonces ocupaba escaño en el Congreso de los Diputados.

Tras recriminarle que haya puesto "una caja de resonancia electoral para reivindicar el resultado del 26J", ha evitado reconocerle esta victoria a Juan Manuel Moreno, pese a que los fracasos anteriores se los echó en cara. Igual que en su caso no ha asumido la derrota, como sí hizo con las victorias: "Ha perdido el PSOE". En este contexto, le ha recomendado "menos lobos y menos euforia" y no ha perdido la ocasión de recordarle las elecciones autonómicas de 2012, donde los resultados no permitieron gobernar a los populares liderados por Javier Arenas por el pacto del PSOE-A con IU, "cuando la pancarta se quedó enrollada y algunos devolviendo trajes en el Corte Inglés".

Del mismo modo, se ha burlado del líder de la oposición por presumir de una victoria de su partido, "al que le va mejor" cuando él no es candidato, augurándole otro fracaso si lo vuelve a ser en las próximas elecciones autonómicas. Para concluir: "Cuando salga de la cámara, llame por teléfono a Mariano Rajoy y dígale que no voy a ser cómplice del sufrimiento de los ciudadanos. Quiero un gobierno serio y sensible con Andalucía". 

También el portavoz parlamentario del PSOE-A, Mario Jiménez, ha usado el 26J, en su caso para dirigir toda la artillería contra Unidos Podemos. "La sonrisa de España se ha convertido en mueca", ha recalcado en alusión al lema de campaña de la coalición electoral entre Podemos e IU, entre otras formaciones. "Tendremos un gobierno de derechas gracias a los señores de Unidos Podemos", ha continuado, convencido ya, como el resto del PSOE-A, de que no será posible impedir la investidura del presidente del PP.

Por su parte, la portavoz parlamentaria de Podemos, Teresa Rodríguez, ha lamentado que el PSOE-A "enseñe a Mariano Rajoy el camino para formar mayoría", frente al brazo tendido de su formación para construir una alternativa. En los pasillos del Parlamento de Andalucía, ha calificado de "fraude a sus propios votantes ese comportamiento por parte de los socialistas".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha