eldiario.es

Menú

ARAGÓN

Miles de agricultores en Aragón afrontan pérdidas de 3.800 euros de media por la sequía

El sindicato UAGA (Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón) apunta que la sequía ha afectado al 35 % de las explotaciones de cereal de secano en la comunidad

Solicitan unos presupuestos extraordinarios para 2018 “que tengan en cuenta las medidas necesarias para compensar las pérdidas por sequía y para luchar contra ella”

El cambio climático, dicen, “es una realidad”, y urgen a la elaboración del Plan Nacional de Adaptación del Sector Agrario al Cambio Climático

Contener el consumo de agua como solución para hacer frente a las sequías del cambio climático

- PUBLICIDAD -
Embalse de la Tranquera en una imagen de 2015.

Embalse de la Tranquera en una imagen de 2015.

18 %  menos de lluvias respecto a la media histórica. 35 % de explotaciones de cereal de secano afectadas en Aragón –unas 8.300 situadas en la provincia de Teruel y en las comarcas zaragozanas de la margen derecha del Ebro– y 3.830 euros de media de pérdida en cada una de ellas. Las cifras las da el sindicato UAGA (Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón) que dibuja una situación crítica y pide a las administraciones “unos presupuestos extraordinarios para 2018, que tengan en cuenta las medidas necesarias para compensar las pérdidas por  sequía y para luchar contra ella”.

Aunque la campaña de riego terminó sin restricciones, el sindicato basa su preocupación en la escasez de reservas y las pesimistas previsiones. Las reservas en los embalses de la Cuenca del Ebro, apuntan, están al 42,3 %, con una media de 3.231 Hm3, cuando el promedio de los últimos 10 años es de 4.068 Hm3.

Señalan que en algunas zonas se arrastran cuatro años de sequía, lo que hace que, por ejemplo, el pantano de La Tranquera esté al 20 % de su capacidad y el Ayuntamiento de Calatayud ya esté aplicando restricciones en el consumo de agua. Por su parte, el de San Blas, que suministra a la ciudad de Teruel, está al 18 %, y el Consistorio turolense ha tenido que activar la fase de prealerta del plan de emergencia.

Más números que no invitan al optimismo –ni mucho menos– para los agricultores: la campaña del olivar será de un 30 % menos de media, la de la almendra sufrió una reducción también del 30 % y la cosecha de cereal de invierno fue un 20,5 % más baja que la campaña de 2016 y un 11,5 % inferior a la media de las cosechas de los últimos cinco años.

Ganadería

En las comarcas del Pirineo, explican desde el sindicato, no hay nada de pasto para la ganadería extensiva y se ha perdido un 60 % de la semilla de la siembra de vezas y raygrass, “por lo que en primavera tampoco habrá pasto. La ganadería hace días que está estabulada”.

En otras comarcas, “los rebaños están aprovechando rastrojo de maíz, hojas de viña, hierba entre frutales… ya que los pastos permanentes están secos y además no se espera que se regeneren, por las bajas temperaturas, aunque lloviera”.

Cambio climático

El cambio climático, dicen, “es una realidad”. Recuerdan que UAGA, a través de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), forma parte de Alianza por el Clima –con más de 400 organizaciones de España–, que ha elaborado propuestas para una ley de cambio climático y transición energética (Lccte), en la que el sector agroganadero es estratégico.

El texto propone, “dentro de las medidas para mitigar los efectos climáticos en el sector, elaborar un Plan Nacional de Adaptación del Sector Agrario al Cambio Climático que impulse las energías renovables, la agricultura ecológica y los canales cortos de comercialización, entre otras. También apuesta por desarrollar acciones de adaptación en las políticas agrarias y de desarrollo rural, avanzar en políticas de regadío sostenible, aplicar un plan de apoyo al secano, fomentar la ganadería extensiva, así como potenciar líneas de I+D+i”.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha