eldiario.es

Menú

La reorganización del ejército español y la Sierra de la Albera

Mientras que entre los años 2007 y 2013 los ejércitos de la Unión Europea rebajaron sus efectivos en un 13%, y los de los países pertenecientes a la OTAN un 5%, el ejército español incrementaba sus efectivos en un 3% y en 2016 sigue teniendo prácticamente el mismo número de militares en activo que en 2006, 121.500.

La base cuenta con material mucho más pesado del que había habido antes, material que no estará simplemente aparcado en la base en espera de una misión, sino que las tropas deberán ejercitarse continuamente, los carros blindados deberán maniobrar, hacer prácticas, de movilidad y de tiro.

- PUBLICIDAD -
Cospedal se reúne por primera vez con la cúpula de la Armada

María Dolores de Cospedal pasa revista a las tropas como ministra de Defensa. EFE

La última reorganización del ejército español ha conllevado un aumento importante de la actividad en la base militar de Sant Climent Sescebes (Alt Empordà), incrementando la presión sobre su entorno natural y social. Los vecinos y vecinas de Sant Climent y la Espolla se han alzado, con la campaña "Alto el fuego en la Albera", para reclamar el cierre del campo de tiro.

Cuando el último soldado del servicio militar obligatorio dejó los cuarteles en diciembre de 2001, el ejército español se sumió en una profunda crisis. La profesionalización de la tropa no fue fruto de la aplicación de unos planes previos sino una salida forzada por la creciente crisis de legitimidad provocada por la lucha antimilitarista encabezada por el movimiento de la insumisión, la negativa a prestar el servicio militar o la prestación social sustitutoria con la que se quería penalizar a los objetores de conciencia. La desobediencia a la ley y el aumento imparable de los objetores de conciencia por la incapacidad del estado para aplicar la prestación social sustitutoria de una manera plenamente realmente punitiva conllevó finalmente que en 1996 se tomara la decisión política de suspender el servicio militar obligatorio.

Pero el cambio a un ejército de soldados profesionales no fue fácil. El dictamen para la profesionalización de las fuerzas armadas preveía un modelo de ejército absolutamente sobredimensionado, con más de 180.000 efectivos entre militares de carrera y de tropa, pero nunca se logró reclutar este número de efectivos. Como resultado de ello las unidades militares no tenían cubiertos sus efectivos, muchas sólo contaban con un escaso 25% de los efectivos teóricos, eran unidades que sólo existían sobre el papel.

Cuando se tenían que enviar unidades a misiones en el extranjero necesitaban hacer lo imposible con personal de diferentes unidades para poder completar los efectivos. El ejército intentaba desesperadamente aumentar el número de reclutas: se autorizó el reclutamiento de extranjeros para cubrir así el déficit de nacionales, primero un 2% del total de efectivos, más tarde un 7%, hasta llegar a un posible 9% ; se quiso atraer a las mujeres; se rebajaron los requisitos físico-psíquicos mínimos para los posibles aspirantes, entre otros el coeficiente intelectual necesario; el ejército intensificó de manera sistemática su presencia en las escuelas y en todas las actividades dirigidas a jóvenes y niños para vender las supuestas bondades del ejército y la vocación militar.

El déficit de tropa y marinería para llenar las diferentes unidades militares será un elemento clave en las diferentes reorganizaciones militares realizadas. Pero hay que tener claro que los cambios en la organización de las fuerzas armadas que emprenderán los diferentes gobiernos no se apartarán de lo que ha sido el consenso sobre política de defensa entre los partidos del régimen.

Un consenso que se ha basado en una política de rearme y modernización de las fuerzas armadas; el fomento de la industria militar y la consiguiente exportación de armas; hacer del ejército un instrumento de la acción exterior; la subordinación a las alianzas militares occidentales y lo que denominan como el fomento de la cultura de defensa para mejorar la imagen de las fuerzas armadas, en el que la propaganda en torno a las llamadas misiones de paz en el exterior de las fuerzas armadas españolas ha sido un elemento importante. Es necesario hacer un punto y aparte sobre estas intervenciones militares y tener presente que su funcionalidad también ha sido la de tratar de aumentar el peso internacional de España.

Pero si en un inicio sus intervenciones se daban en el marco de Naciones Unidas, amparadas en el principio de la seguridad colectiva, ahora el grueso recae en misiones de la OTAN y de la Unión Europea. España ha participado en todas las operaciones y guerras impulsadas por las grandes potencias, y una parte importante de la responsabilidad en el desbarajuste que hoy vive el Oriente Medio y en fenómenos como los de Estado Islámico es producto directo de estas intervenciones militares en las que España participa o ha participado.

El gobierno de Zapatero acometió la primera reorganización de las fuerzas armadas. Introdujo cambios en la ley de tropa y marinería para favorecer el reclutamiento, redujo el número de efectivos teóricos de las fuerzas armadas a 140.000 así como redujo también el número de unidades militares para tratar de ajustarlas a la realidad. Pero tampoco conseguirán alcanzar estos objetivos menos ambiciosos. El número máximo de efectivos se dio en 2009 con 132.499 militares en activo. Pero entonces llegó la crisis económica y el paro, y si por un lado había más aspirantes, impelidos por las circunstancias, a buscarse la vida como soldado profesional, con los ajustes presupuestarios no había dinero para nuevas incorporaciones. Pero esto no significó el impulso a una nueva reducción del volumen de las fuerzas armadas como hicieron los países aliados.

Mientras que entre los años 2007 y 2013 los ejércitos de la Unión Europea rebajaron sus efectivos en un 13%, y los de los países pertenecientes a la OTAN un 5%, el ejército español incrementaba sus efectivos en un 3% y en 2016 sigue teniendo prácticamente el mismo número de militares en activo que en 2006, 121.500.

El Partido Popular, al llegar al gobierno, inició una nueva reorganización de las fuerzas armadas. La Directiva de Defensa Nacional de 2012, el documento por el que el gobierno marca las políticas en materia militar para la legislatura, ponía como prioridad la transformación de las fuerzas armadas. En 2016 esta reorganización ha empezado a ponerse en práctica y es aquí donde hay que enmarcar los cambios de la Base Militar de Sant Climent Sescebes.

La reorganización actual de las fuerzas armadas ha venido dada por tres factores: la reducción de efectivos o, mejor dicho, del número real de efectivos a los que pueden aspirar; las misiones internacionales, las cuales se han convertido en la principal actividad práctica de los militares; y la necesidad de organizar la fuerza para tener siempre un mínimo siempre lista para intervenir.

En el horizonte del 2025, año en que la reforma deberá estar culminada, se marca un modelo de ejército de 120.000 efectivos en activo en el que predomine la actuación conjunta de los ejércitos de tierra, del aire y de la armada. De acuerdo a esta idea el conjunto de las fuerzas armadas se divide en dos grandes bloques, por un lado la Fuerza Operativa Conjunta con 67.000 efectivos, y por el otro lo que se denomina como el Apoyo a la Fuerza que incluye las cuarteles generales, la gestión financiera y de infraestructura, el adiestramiento, la doctrina,... integrado por los 53.000 militares restantes.

En cuanto al ejército de tierra, se ha producido un cambio conceptual importante. De estar estructurado en brigadas especializadas (acorazada, mecanizada, paracaidista, montaña, ligera, caballería, ..) que había que ir combinando de diversas maneras para cada operación se pasa a una estructurada basada en las Brigadas Orgánicas Polivalentes (BOP), que son unidades que deben disponer de todo lo necesario para actuar sin que tengan que depender de combinar se con otras unidades.

Con la reorganización las 10 brigadas especializadas de que disponía el ejército de tierra se han reconvertido en 8 Brigadas Orgánicas Polivalentes. Estas han de poder ser intercambiables en las misiones y permitir, así, establecer un ciclo de rotación entre ellas. La rotación implica que en cada momento, haya una BOP como núcleo de reacción en el ámbito nacional, dos interviniendo o preparadas para ello en el ámbito internacional, dos más adiestrándose específicamente para la misión encomendada; dos más en el adiestramiento general y la última recuperándose de la última misión. El objetivo del proyecto es tener 8 brigadas al completo plenamente intercambiables, pero la imposibilidad económica actual de armarlas plenamente ha hecho que las ocho BOP se dividan en dos grandes categorías: la brigada polivalente de cadenas (BOP-C), que podrá actuar en todo tipo de conflictos; y la brigada polivalente de ruedas (BOP-R) que no dispondrá de unidades acorazadas, por lo que se verá reducida a operaciones de baja y media intensidad. Ello hace que el actual modelo sea considerado como un modelo de transición y el objetivo de disponer de brigadas al completo, es decir que todas sean Brigadas Polivalentes Acorazadas, ya anuncia un nuevo incremento del gasto militar.

En cuanto a Cataluña, la reorganización ha implicado la integración del Regimiento de Cazadores de Montaña Arapiles 62, en la BOP sobre cadenas, Aragon I, con cuartel general en Zaragoza. Asimismo se ha reconvertido, de ser una unidad de montaña pasa a ser un regimiento de infantería formado por dos batallones, el ubicado en Sant Climent Sescebes que se transforma en el Batallón de infantería Mecanizada Badajoz 62, y el de Barcelona, en el cuartel del Bruc, que pasa a ser Batallón de Infantería Motorizada Barcelona 62. Estos dos batallones disponen del grueso de los 2.167 militares que hay en Cataluña, de los que hay que descontar los 535 de Lleida ubicados fundamentalmente en la Academia de Suboficiales de Talarn. La práctica totalidad de militares en la provincia de Girona están en la base militar de San Clemente. A 1 de enero de este año en la provincia de Girona hay 586 militares, frente a los 433 de 2014.

Un batallón mecanizado, como el ubicado en Sant Climent Sescebes, quiere decir que es un batallón de infantería en que las tropas se desplazan sobre vehículos acorazados sobre cadenas armados con cañones que les puedan dar fuego de apoyo. Está previsto que este batallón disponga de 100 vehículos de combate de infantería (VCI), entre el VCI Pizarro y Transportes Orugas Acorazados (TOA por sus siglas en español).

Los blindados ya han empezado a llegar a Sant Climent Sescebes. Y seguirán llegando de manera progresiva determinado por la disponibilidad de los vehículos, ya que muchos todavía están fabricándose en Alcalá de Guadaira.

Todo ello conlleva una transformación fundamental de la base militar de San Clemente. De ser la base de una unidad de cazadores de montaña pasa a ser la base y el campo de maniobras y de tiro de un batallón mecanizado, conformado con 100 vehículos de combate sobre orugas. La base cuenta con material mucho más pesado del que había habido antes, material que no estará simplemente aparcado en la base en espera de una misión, sino que las tropas deberán ejercitarse continuamente, los carros blindados deberán maniobrar, hacer prácticas, de movilidad y de tiro, por lo que el impacto y la presión de la Base Militar Álvarez de Castro sobre la Albera será mucho mayor de lo que ya se ha sufrido hasta ahora.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha