eldiario.es

Menú

Un policía local de Barcelona se enfrenta a cinco años de cárcel por agredir a un migrante

Los hechos ocurrieron en 2011 en la Rambla después que el policía pidiera la documentación al hombre

Fue en las dependencias policiales cuando el acusado supuestamente le dio un fuerte puñetazo en la mandíbula con el que la víctima se cayó al suelo, tras lo que el agente comenzó a patearle

- PUBLICIDAD -
Un músic, darrere de la Catedral de Barcelona, i un agent de la Guàrdia Urbana

Un agente de la Guardia Urbana de Barcelona en el centro de la ciudad Robert Bonet

Un agente de la Guardia Urbana de Barcelona se enfrenta a cinco años de cárcel por una supuesta agresión el 9 de julio de 2011 en La Rambla a un migrante. Según el fiscal, el policía local le rompió la mandíbula y pateó cuando el hombre ya estaba en el suelo.

En el escrito de acusación de cara al juicio previsto para este martes en la Audiencia de Barcelona, el fiscal reclama para Daniel B. tres años y medio por un delito contra la integridad moral; un año y seis meses más por otro de lesiones, además de que indemnice a la víctima con 19.000 euros por lesiones, secuelas y el ataque a su integridad moral.

Según el fiscal, los hechos sucedieron a la altura del número 68 de La Rambla. El ministerio pública asegura que el policía local interceptó al hombre, le pidió la documentación y, como sólo llevaba encima la hoja de empadronamiento, el policía le instó a subirse al coche patrulla con el fin de trasladarlo a comisaría para su correcta identificación.

Fue en las dependencias policiales cuando el acusado, según el fiscal, "de modo gratuito y con evidente ánimo de menoscabar la identidad física" del migrante, supuestamente le dio un fuerte puñetazo en la mandíbula con el que la víctima se cayó al suelo, tras lo que el agente comenzó a patearle. En esta supuesta agresión, el policía rompió la mandíbula a la víctima, que necesitó ser intervenido quirúrgicamente y sufrió unas lesiones tardaron en curarse 140 días, dos de los cuales estuvo hospitalizado.

La defensa del agente, que pide su absolución, cree que el relato de la víctima no es creíble y que la agresión no llegó a producirse. Sostienen lo contrario la Fiscalía y SOS Racismo, que ejerce de acusación particular representando al migrante.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha