eldiario.es

Menú

Soberanías desfasadas

Una buena parte del movimiento soberanista catalán defiende una independencia sólo si al día siguiente se trabaja para una unión europea total, con la máxima descentralización. Yo quiero unos Estados Unidos de Europa.

- PUBLICIDAD -

El expresidente José Montilla declaraba a El País el 22 de noviembre que consideraba que la soberanía "es un concepto desfasado" en un mundo globalizado como el actual. Es fantástico que un ex presidente de Catalunya pueda hacer unas declaraciones que firmaría cualquier miembro del PP (o del PSOE) O el presidente de la Asamblea Nacional Francesa. Tiene todo el derecho a sostenerlo, claro. Pero la afirmación ya está un poco pasada de moda. Hay que repetir una vez más que cuando los políticos importantes hacen declaraciones de este tipo resulta que no hablan nunca de su país? Si la soberanía es un concepto desfasado, también lo es para España o Francia, ¿verdad presidente? O para Alemania. Pero no. Para ellos, no. Y para nosotros, sí. Hacen el ridículo continuamente porque el noventa por ciento de declaraciones como esta pueden aplicarse siempre a España. Es más, resulta que una buena parte del movimiento soberanista catalán, entre los que me encontraría, defiende una independencia sólo si al día siguiente se trabaja para una unión europea total, con la máxima descentralización. Yo quiero unos Estados Unidos de Europa.

Es como cuando dicen que el siglo XXI es absurdo querer levantar nuevas fronteras. Se delatan ellos mismos, una vez más. Al día siguiente de la independencia se empezaría a luchar para derribar todas las fronteras internas europeas empezando por la española. Ni un Burot entre España y nosotros. La puerta abierta para todo aquel que quiera, como siempre ha sido. Los conceptos desfasados, President Montilla, son los suyos. O los de su joven colega que ahora manda en el PSOE, que habla y habla sobre la reforma constitucional española sin concretar nada. Y ahora que empieza a concretar lo hace hablando de puntos concretos. No señor Sánchez, hay que empezar por arriba y tocar lo que les hace temblar literalmente de miedo: Hablar de España, de lo que es España y que se quiere que sea si tuviéramos que caber todos.

Ahora ya no se trata de hablar de dinero. El dinero, nosotros ya los haremos, dentro o fuera. Ahora se trata de ofrecer no un estado federal, sino un estado plurinacional donde, por ejemplo, las lenguas peninsulares españolas sean oficiales en todo el Estado o que cuando quiera proyectar la cultura "española" en el exterior no se hable sólo de la cultura troncal de base castellana y los demás seamos apéndices curiosos. Esto, la política rancia española nunca lo admitiría, sería el equivalente a la desmembración. Y el señor Sánchez nunca tendrá el coraje de intentarlo porque se le escaparían los votos a chorro en determinadas partes de España. Es por esta razón que el conflicto que tenemos entre manos, ahora mismo, es de difícil solución. Porque por primera vez en la historia, somos muchos los catalanes que no estamos dispuestos a ceder. Señor Montilla, lo que es más moderno, lo que es nada casposo, ahora mismo, es aplicarse a uno mismo el concepto "desobiranizador". Fuera fronteras de verdad, del todo! Y las de los estados actuales de la Unión Europea, las primeras!

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha