eldiario.es

Menú

ENTREVISTA | Joan Coscubiela (CSQP)

"Voy a estar en las movilizaciones del 1 de octubre"

"Parece evidente que no va a haber referéndum en ninguna de sus modalidades", señala el portavoz de Catalunya Sí Que Es Pot

Califica de "farisaicos" los aplausos de la bancada del PP a su crítica a la mayoría independentista por vulnerar derechos en el Parlament

76 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Joan Coscubiela, número 3 de Catalunya Sí que es Pot en un momento de la entrevista / SANDRA LÁZARO

Joan Coscubiela, portavoz de Catalunya Sí que es Pot / SANDRA LÁZARO

Dos semanas después de su famosa intervención en el pleno del Parlament que aprobó la ley del referéndum, a Joan Coscubiela todavía le paran por la calle para comentarla. Pese a ser muy crítico con la estrategia de Carles Puigdemont, el portavoz de Catalunya Sí Que es Pot considera que la operación de este miércoles para impedir el referéndum también ha vulnerado derechos democráticos.

Usted ha tildado  la operación policial contra el referéndum de aberración política de primera magnitud y ha reconocido que ahora tiene incluso el dilema de participar o no el 1 de octubre. ¿Ya lo ha decidido?

Está claro que el 1 de octubre no va a haber un referéndum propiamente dicho. Si hay movilizaciones, sí participaré en ellas. Lo que dije en su momento fue que no quería participar en una movilización que tuviese forma de referéndum y que luego fuera utilizada para computar mi voto y legitimar la ley de transitoriedad jurídica y la declaración unilateral de independencia. Ahora parece evidente que no va a haber referéndum en ninguna de sus modalidades y sí va haber movilizaciones. Por supuesto que voy a estar.

¿Ahora el debate incluye la defensa del autogobierno o seguimos instalados en uno binario de sí o no a la independencia?

La situación se ha ido complicando y del mismo modo que he denunciado las graves vulneraciones de los derechos democráticos cuando se han producido en el Parlament creo que ahora estamos ante una gravísima vulneración de derechos. Porque la persecución de un supuesto delito no se puede hacer de cualquier manera, tal y como ha dicho un miembro de Jueces para la Democracia.  Tiene que hacerse con respeto a unas reglas del juego, y lo que ha pasado este miércoles en Barcelona no respeta esa legalidad.

Hablaba de la denuncia que  hizo durante el debate parlamentario en el que se aprobaron las leyes del referéndum y de transitoriedad. Su apasionada y personal intervención en ese pleno le ha convertido en una especie de héroe también para partidos alejados de su ideología como pueden ser el PP y Ciudadanos. ¿Cree que lo que han hecho estos partidos es utilizarle?

Yo  no calificaría de apasionada mi intervención. Tuve que improvisarla porque no estaba en el orden del día y la hice a partir de mis convicciones profundas de que hay que respetar siempre el derecho de las minorías, sean quienes sean. Sé que algunos aplausos fueron sinceros y otros, entre ellos los del PP, fueron bastante farisaicos.

Que el PP me aplauda cuando digo que no quiero que ni yo ni mi familia queremos vivir en un país en el que la mayoría vulnere los derechos de la minoría cuando ellos lo han hecho durante todo el proceso de mayoría absoluta y lo hacen cada vez que tienen oportunidad es una falta total de autoridad. En todo caso estas cosas no se pueden plantear en función de los aplausos sino de su contenido. Es una intervención que ratifico plenamente.

¿Durante todo este tiempo pensó en algún momento que el nivel de tensión alcanzaría el punto en el que estamos?

En cuanto a los detalles, era imprevisible. Pero sí lo pensaba respecto a la irresponsabilidad del Gobierno del PP, a que siguiese sin presentar ninguna propuesta y optase solo por la respuesta judicial y policial. Y que desde la perspectiva del Govern se forzaría la maquina, también.

O sea que estaba dentro de un cierto guión, lo cual lo hace aún más preocupante porque no es una situación que se les haya escapado de las manos sino que es el resultado de la falta de diálogo. La consecuencia es una situación de mucha tensión que a medida que se va profundizando dificulta aún más la solución. La solución solo puede ser diálogo, diálogo y diálogo.

Pues en los próximos días no parece que la tensión vaya a rebajarse.

Después del día 7 de septiembre, cuando empezó esta situación ya dije que tres semanas era una eternidad y que se podían cometer muchas barbaridades. El tiempo me está dando la razón y no me gustaría pensar que en los días que quedan se puedan hacer cosas parecidas. 

Pero, sí, se puede complicar mucho la cosa y por eso es imprescindible que todos trabajemos en la búsqueda de una solución dialogada. De ahí que tenga tanta importancia el acto de este fin de semana en el que diferentes fuerzas apuestan por un referéndum pactado, lo cual excluye el no hacer nada y también la unilateralidad.

El PSOE no estará en esa asamblea de cargos electos que ha propuesto Unidos Podemos. ¿En estos momentos, los socialistas no pueden hacer otra cosa que alinearse con el PP?  

El PSOE debería entender que la posición absolutamente cerrada del PP, de no presentar ni una sola propuesta puede arrastrarle a una posición incómoda. No es suficiente con denunciar la actitud del PP, es imprescindible dar un paso más y ese paso solo puede ser un referéndum pactado. Yo no veo otra salida, de hecho no creo que ni exista.

¿Teme que esto acabe en una proclamación unilateral de la independencia?

Sería un error político de primera magnitud. En primer lugar, porque todo el mundo sabe que es inviable. Al principio de esta legislatura, se anunció y nunca se llegó a materializar. En segundo lugar, y más grave, sería un error porque abortaría la posibilidad de un referéndum pactado, que, visto desde Catalunya, es la única vía posible.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha