eldiario.es

Menú

Los cuatro escenarios posibles entre En Comú y Podem tras el nacimiento del nuevo partido

La fundación del nuevo partido de Ada Colau sin la marca de Iglesias, hasta ahora siempre aliada, abre escenarios de relación inesperados entre ambas formaciones

Que En Comú y Podem acaben compitiendo electoralmente es muy improbable, pero deberán resolver una fórmula de alianza sobre la que no se ponen de acuerdo

La permanencia o no del secretario general de Podem, debilitado tras el pulso a Colau, marcará las conversaciones que establezcan los partidos en los próximos meses

58 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Ada Colau; Xavier Domenech. Un País en Comú

Pablo Echenique (Podemos) observa a los miembros del nuevo partido de En Comú ©SANDRA LÁZARO

La posibilidad de que En Comú y Podem no llegasen juntos a la asamblea fundacional del nuevo partido era ampliamente descartada por todas las partes el mes pasado. Y, sin embargo, ha acabado sucediendo. En Comú, ICV y EUiA han acabado fundando un nuevo partido sin la marca morada, que había sido la aliada más entusiasta desde su nacimiento. Con estos antecedentes, ya nadie se atreve a apostar sobre los escenarios de relación entre ambos partidos que pueden abrirse a partir de ahora.

Sobre todas las conjeturas posibles planea la incógnita sobre el futuro de Albano-Dante Fachin como secretario general de Podem. Pese a que el diputado en el Parlament ha conseguido hacer prevaler sus posturas, incluso en contra de la postura de Pablo Iglesias y la dirección de Podemos, el pulso lanzado a Ada Colau y Xavier Domènech ha dejado su posición muy debilitada.

En los cuarteles generales de Podemos saben que Catalunya es una plaza tan difícil como importante, en la que hay que pisar con cuidado. Iglesias prometió soberanía a Podem y esa es la única razón por la que no ha habido una intervención directa ante una gestión de las negociaciones que han causado disgusto en Madrid. Pero, una vez pasado el momento 0 de la asamblea fundacional, con toda una corriente de Podem crítica con Fachin y que ha mantenido su lista a las primarias de los comuns y unas bases cada vez más revueltas, la neutralidad mantenida hasta ahora por Iglesias podría no durar. 

Con Fachin a los mandos de la nave o no, En Comú y Podem deberán aclarar su relación a partir de ahora. Ante ellos tienen cuatro escenarios.

Pablo Echenique parla amb Ada Colau

Pablo Echenique habla con Ada Colau ©SANDRA LÁZARO

1- Coalición

Es la opción preferida para Podem y la que En Comú ha reiterado que no ocurrirá. "Las puertas siempre estarán abiertas para que Podem se integre en el espacio, pero descartamos la forma de coalición", aseguraba esta semana Marc Parés, uno de los hombres claves del nuevo espacio de los comuns. Por su parte, la dirección estatal de Podemos no se ha pronunciado, pero la de la coalición fue la solución de compromiso a la que llegaron En Marea y Podemos cuando tuvieron un problema similar al catalán ante las elecciones autonómicas gallegas de septiembre pasado.

La coalición electoral permitiría a Podem negociar de tú a tú con Domènech, una relación bilateral que ha sido imposible en el proceso de confluencia con más partidos. En un escenario de este tipo, calcula Podem, En Comú tendría más difícil para presentar como de consenso un censo único a las primarias y las estructuras de dirección serían más parejas.

2- Integración de Podem

Para En Comú no hay otra fórmula posible. Podem debe integrarse en el nuevo partido en pie de igual con ICV y EUiA, y competir con las mismas reglas en las primarias. "No concebimos un escenario de coalición electoral, ", descartó Domènech en el acto público de presentación de su lista a las primarias. Desde En Comú consideran que la situación actual es absurda, pero se reafirman en que, si han llegado hasta aquí, no es para volver a escenarios anteriores. O integración o fuera.

Sin embargo a nadie se le escapa que una negociación de integración tras la asamblea no sería exactamente igual que la llevada a cabo durante las últimas semanas. El pulso sostenido por Fachin a la nueva marca ha tenido dos efectos: por un lado, ha generado anticuerpos contra él en la mayoría de los espacios confluyentes. Por otro, la dirección ha demostrado estar dispuesta a cumplir las advertencias lanzadas, que eran leídas desde En Comú como  bravuconadas.

Es por eso que, en una eventual negociación para la integración de Podem en el nuevo partido, no es descartable los comuns lancen ofertas más allá de las que llegaron en las conversaciones previas. Sobre todo si Fachin cae antes.

3- Competición electoral

El escenario que más dolores de cabeza puede generar a ambos espacios es acabar competiendo electoralmente. Por eso es el que ambas partes intentan evitar a toda costa. Con un problema añadido para Podem: En Comú tiene el registro de la marca En Comú Podem, con lo que ni siquiera podrían presentarse con sus siglas catalanas.

Según fuentes conocedoras de las conversaciones, la dirección estatal de Podemos ya ha asegurado a Domènech que esta posibilidad no está sobre la mesa. Una doble candidatura de los aliados tradicionales podría dividir el voto y generar confusión entre el electorado. Nada que ver con un espacio ganador como el que ambos aseguran querer formar.  

4- Puenteo a Podem

El cuarto escenario en liza tiene diferentes variantes según quien lo exprese, pero pasa por el aislamiento o caída de la dirección de Fachin. De hecho era esto lo que en las filas comuns esperaban cuando se conoció que la dirección morada retiraba su candidatura a las primarias. Pero, finalmente, Iglesias y Echenique preservaron la soberanía de Podem y no reconocieron a la lista crítica de Jéssica Albiach como legítima representante de su partido.

Esto ocurrió antes de la asamblea fundacional, pero nada dicta que deba seguir así una vez se apaguen los focos. La ejecutiva de Iglesias bien podría revocar la decisión de Fachin y negociar la entrada en el nuevo partido, aunque también podría reconocer a En Comú como su referente catalán dejando a Podem aislado. Incluso podría reconocer la lista de Albiach a posteriori y asumir que ya están dentro. Todo ello si se quiere evitar un golpe de mano directo que provoque la caída de la dirección de Fachin, algo para lo que la dirección madrileña tiene poderes.

Fila zero de l'assemblea fundacionals d'Un País en Comú

Fila zero de la asamblea fundacional de Un País en Comú ©SANDRA LÁZARO

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha