eldiario.es

Menú

ENTREVISTA | Ada Colau, alcaldesa de Barcelona

"La reforma constitucional no puede ser la excusa para no buscar un referéndum pactado"

"Todos sabemos que se están manteniendo contactos entre el Govern y el Estado, esperemos que fructifiquen en un marco de diálogo, que no de rendición, y provoque soluciones reales", revela la alcaldesa

Colau lamenta que Pedro Sánchez haya estado desaparecido en Catalunya y critica que cuando ha reaparecido ha sido para expresar su apoyo a Mariano Rajoy

VÍDEO |Puedes ver la entrevista completa a Ada Colau aquí

135 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Entrevista a la Alcaldessa de Barcelona, Ada Colau

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en el Ayuntamiento ©SANDRA LÁZARO

Ada Colau (Barcelona, 1974) es de las que defiende que Carles Puigdemont no declaró el martes pasado la independencia. Se felicita por ello e insiste en que la solución al conflicto abierto en Catalunya sólo puede alcanzarse con diálogo. La alcaldesa de Barcelona denosta la unilateralidad como solución pero también es muy crítica con la actuación del PP y el PSOE.  

Colau advierte de que la negociación implica que el Estado asuma que el trato con Catalunya tiene que plantearse en términos de bilateralidad. Y recuerda que todas las encuestas señalan que un 80% de los catalanes apuestan por expresar su opinión a través de un referéndum. "Un referéndum legal y acordado", subraya la dirigente de los comuns.   

Si usted fuese el president Carles Puigdemont, ¿qué haría para salir de esta?

Lo que hay ahora sobre la mesa es un requerimiento. Es una cuestión relativamente sencilla porque, más allá de las bromas o la interpretación, los hechos constatan que no hubo declaración de independencia. Sólo hay que ver la decepción por parte de la CUP y de las entidades soberanistas, o el hecho que la declaración no haya tenido efectos. Al no haber habido votación ni declaración formal, Puigdemont lo tiene sencillo para responder con los hechos. Estos días de tregua se pueden convertir en un marco de diálogo estable, lo que queremos la inmensa mayoría.

Ahora Puigdemont tiene una presión interna grande. La CUP, la ANC y algunos sectores de ERC le exigen que levante la suspensión de la declaración. Fuego amigo...

Está claro que es una situación tensa donde los recientes acontecimientos –la represión del 1-O, los procesos judiciales o la amenaza del 155– no favorecen al diálogo ni al consenso. Es posible que en la gestión de estos días puedan producirse tensiones entre las diversas fuerzas pero todos tenemos que distinguir entre el relato público que se hace, donde todo el mundo tiene que demostrar coherencia, y los contactos que se están manteniendo. Ahora mismo se están manteniendo contactos, todos lo sabemos, entre el Govern y el Estado y esperemos que fructifiquen en un marco de diálogo, que no de rendición, que provoque soluciones reales.

Sabemos que habló con el president antes del pleno. ¿Y después?

También.

¿Nos puede explicar algo de la conversación?

Nada que sea un misterio, simplemente hemos comentado la situación. Le quise trasladar lo que ya había dicho en publico, decírselo también en privado: es prioritario que estos días de tregua se conviertan en un diálogo estable. Y si puedo ser de ayuda, por el nombre internacional de Barcelona, si podemos ayudar en las mediaciones que se han puesto en marcha, lo haremos. En todo lo que sea favorecer el diálogo, Barcelona está dispuesta a ayudar.

Vemos mucha gente que se ofrece para mediar pero no consta que haya negociadores. ¿Hay alguna mediación?

Mediación no hay porque no se dan las condiciones. Para que se produzca debe haber dos interlocutores que se reconozcan mutuamente y que se pongan de acuerdo sobre quién se pone a mediar. Para ello no hay condiciones. Pero sí que hay interlocución, externa e interna, de dentro de España y del ámbito europeo, que se ha producido para buscar las condiciones que permitan el diálogo entre las partes.

Se han fijado unos plazos para que Puigdemont responda y esto puede  condicionar una estrategia cortoplacista por ambas partes que no contribuya al diálogo ni a una solución. ¿Teme que esto acabe en unas elecciones?

Creo que hoy estamos mejor que hace tres días, hay que ponerlo en valor. La situación es compleja y difícil: ha habido una escalada de tensión muy fuerte. Y la verdad es que el conjunto de la población, más allá de la opinión sobre la independencia, estaba sufriendo. Hay que valorar positivamente que se haya tenido la capacidad de parar, frenar e iniciar una desescalada de la tensión, que es donde estamos ahora. Pero es cierto que un diálogo real requiere mucho más. Espero que las partes sepan aprovechar la desescalada para iniciar un marco de diálogo.

¿Es sencillo? No lo es. Pero la alternativa es retomar la escalada de tensión, y eso no nos interesa a nadie. Y, evidentemente, como última posibilidad están las elecciones, y cada vez más actores las están poniendo sobre la mesa. Pero lo primero que hay que hacer es conseguir ese marco estable de diálogo, lo que ahora mismo necesitamos para retomar cualquier cauce político. Ya sea una negociación bilateral entre Govern y Estado, otro tipo de marco de negociación o eventualmente elecciones. Pero para llegar a esos cauces hay que retomar un marco de normalidad institucional y acabar con la situación de excepción.

Mucha gente dice: 'Diálogo para qué?'. En el caso del Govern, para un referéndum legal y pactado; una parte del independentismo lo pide para reconocer los resultados del 1-O; Rajoy no quiere un diálogo en igualdad de condiciones; y el PSOE dice que es para abrir la reforma constitucional. Alcaldesa, ¿dialogar para qué?

Lo que es seguro es que el diálogo debe tener un elemento: la idea de bilateralidad. Catalunya es una realidad política, hay millones de personas que vienen movilizándose, al margen de partidos políticos o de gobiernos, pidiendo que se les reconozca como sujetos políticos y pidiendo que se les deje votar como se ha hecho en otros lugares con absoluta normalidad; es el caso de Escocia o Quebec. Esa demanda que compartimos, referéndum pactado y acordado, de consenso entre un 80% de la población, es una realidad política que pide ser escuchada y respetada. Eso no quiere decir que se compre la independencia como solución, pero esa es una realidad que merece ser escuchada.

De alguna manera tenemos que poder llegar hasta ahí, sin condiciones de fechas ni de pregunta: Catalunya se ha ganado el referéndum pactado. Aquellos que lo defendíamos durante años, y a los que se nos tachaba de ingenuos, se ha demostrado con la escalada de tensión que tampoco éramos tan ingenuos. Si algunos como el PSOE no hubiesen dudado y lo hubiesen apoyado y hubiesen creado el marco, no habríamos llegado a esta situación límite. Pero siempre se puede retomar, pues es la solución de consenso. La que invita a hacer propuestas en positivo. Porque un referéndum pactado no quiere decir que se vote 'sí' o 'no', pero como no hemos podido hacer una votación en condiciones, el 'no' no tiene contenido. Ese contenido solo lo ha hecho el PP.

Estamos en una situación postautonómica. El 1-O marca un antes y un después, un acto de facto de soberanía desde abajo de la población, un hecho político de máxima relevancia que no puede no tenerse en cuenta. Otra cosa es que no se considere un referéndum con efectos jurídicos, pero es un hecho político que debe tener respuesta política. Y la respuesta de mayor consenso, insisto, es la del referéndum pactado. En ese sentido el diálogo se tiene que orientar a la bilateralidad. Eso no excluye que se plantee una reforma constitucional, que tiene sentido, pero no puede ser una excusa para no buscar un referéndum pactado.

Usted habla de la mayoría en Catalunya, un 80% de personas a favor de votar. Pero en España son una minoría. En el Congreso, Podemos, PNV y poco más. Ni el PSOE está por la labor. ¿Cree que los socialistas pueden regresar a la casilla del referéndum que usted propone?

El papel del PSOE es una de las cosas que más me ha decepcionado en estos días. Pedro Sánchez ganó unas primarias contra Susana Díaz gracias a las bases, hablando de plurinacionalidad y hablando de modernizar el partido, y de decir 'no' a Rajoy. Lo que hemos visto hasta ahora es que no ha querido buscar un diálogo, se ha planteado una moción de censura y no ha querido abrir esa posibilidad. Ha cerrado la puerta a echar a Rajoy.

Y por otro lado, una vez ha sucedido la escalada de tensión, ha estado escondido, desaparecido. En Catalunya nos hemos preguntado dónde estaba y, cuando ha aparecido, ha sido para decir que ha hablado con Rajoy para acordar con él. Eso merece una explicación en Catalunya.

No se entiende qué quiere hacer, se supone que tenía que renovar el socialismo, de acuerdo con los cambios que se han producido después del 15M, que acabó con el bipartidismo y suponía una nueva etapa de profundización democrática. Se supone que había hecho esa lectura y que existía la posibilidad de formar nuevas alianzas con, por ejemplo, Unidos Podemos, para empezar una fase de cambio político. Pero vemos que en su única aparición plantea una reforma constitucional, que en sí misma no es mala, pero lo hace con el PP. Aquello pareció una operación de restauración del régimen, del bipartidismo. Sánchez se equivocaría haciendo eso después del 15M porque no hay vuelta atrás. Está bien hablar de reforma, pero con todo el mundo. Para hablar de derechos sociales, monarquía o independencia del poder judicial. Parece que el PSOE no está muy por estas cuestiones.

¿El PSC puede tener algún tipo de influencia? 

Estos días he estado hablando mucho con dirigentes, aquí tenemos pacto con el PSC y con alcaldesas metropolitanas –también socialistas– mantenemos relación. Y les he visto muy incómodos, sufriendo porque el PSOE se aleja de lo que ellos saben que se está esperando en Catalunya, que es que haya una respuesta política. El PSOE se ha alejado y se ha alineado con el PP, incluso con la amenaza del 155. Al PSC lo he visto muy en tensión. Tendrán un dilema, como en otras ocasiones. O se alienan con la mayoría de consenso de la población en Catalunya o se subsumen en la tendencia del PSOE.

Sánchez dice que parece que Puigdemont tiene ganas de que se le aplique el 155. ¿Coincide en que hay ganas de, cuanto peor, mejor?

Creo que nadie quiere eso, quiero pensar que nadie quiere eso. De momento, los hechos dicen que el señor Puigdemont, que tenía el compromiso de proclamar la independencia en base a una ley que había aprobado el Parlament, no lo ha hecho. Con él tengo muchas diferencias, y no comparto la vía unilateral, pero de momento ha dicho que paraba la proclamación para buscar diálogo. En cambio, Pedro Sánchez ha dicho que cerraba filas con Rajoy para aplicar el 155. Quien ha hecho más por el 155 estos días es, en todo caso, Pedro Sánchez.

Entrevista a la Alcaldessa de Barcelona, Ada Colau

Entrevista a la Alcaldessa de Barcelona, Ada Colau ©SANDRA LÁZARO

¿Usted ha hablado con el PP?

Con el Partido Popular no he tenido ocasión. He tenido algún intercambio de mensajes breve con Enric Millo [delegado del Gobierno en Catalunya], pero con miembros del Gobierno español, no. Pero yo estoy siempre encantada de hablar. Ojalá sea así, necesitamos hablar mucho más.

Estamos en el Ayuntamiento de Barcelona y no se le escapa a nadie que la ciudad está notando los efectos de esta zozobra. Han aparecido muchas cifras, relativas a las cancelaciones hoteleras. ¿Tienen ustedes datos? ¿En qué perjudica esta tensión política a la capital?

Ha habido grandes empresas que han anunciado el traslado de su sede social. Eso, en sí mismo, no tiene un impacto a corto plazo, pero es cierto que la sensación de alarma e incertidumbre, de qué puede pasar, de que pueda haber conflicto, o las imágenes de la represión policial del 1-O, no son buenas en general para la sociedad y tampoco para el mundo económico.

Esa sensación de incertidumbre y tensión es algo que requiere que se reconduzca la situación para que no haya males mayores. Ahora mismo no hay un impacto muy determinante en el corto plazo, pero, evidentemente, instalarse en la incertidumbre tiene muchas repercusiones, también económicas.

Entre todos tenemos que trabajar para dar un mensaje de confianza, de clima de diálogo. Y Barcelona tiene tradición de diálogo y paz, e intentaremos ahondar en eso. Quiero trasladar un mensaje de confianza: Barcelona, más allá de capital de Catalunya, es una ciudad global, muy querida internacionalmente, y no se va a parar. La vida sigue con normalidad en el Ayuntamiento.

Entrevista a la Alcaldessa de Barcelona, Ada Colau

Entrevista a la Alcaldessa de Barcelona, Ada Colau ©SANDRA LÁZARO

¿La llaman mucho los empresarios? ¿Se pasa el día al teléfono calmando ánimos?

No, no me paso el día al teléfono. Y, de hecho, he tenido algún contacto y ha sido en positivo, de mucha gente que se ofrece. Y eso es algo bueno de Barcelona, una tradición que se ha dado en muchos momentos de la historia, como en el terrible atentado de agosto. Barcelona tiene algo maravilloso: cuando tiene dificultades, su gente está dispuesta a arrimar el hombro. Colegios de abogados, universidades, sociedad civil... ya se han ofrecido para arrimar el hombro.

Una de las cosas que siempre se comenta: 'Barcelona es una ciudad donde todo el mundo quiere ir a vivir o trabajar'. Pero con la que está cayendo estos días,¿Puede acabar siendo el Toronto español? ¿Una ciudad que pudo ser pero no será?

Insisto, Barcelona tiene entidad propia y muchas fortalezas; es una ciudad innovadora y con mucha riqueza humana y de investigación, y eso no va a desaparecer por el clima actual. Es verdad que los capitales de inversión son los más sensibles a un periodo de tensión, pero insisto que Barcelona tiene una entidad propia para dar seguridad a las inversiones. Puede haber habido alguna cancelación, pero no estamos en una situación de alarma.

Se ha publicado que los porcentajes de cancelación hotelera pueden ser de hasta el 50%. ¿Desmiente el dato?

No, no lo desmiento. Puede haber cancelaciones puntualmente, pero Barcelona tiene capacidad suficiente para, a corto plazo, recuperarse rápidamente. Tiene atractivo y capacidades para recuperarse en poco tiempo, y todo el mundo está dispuesto a colaborar para recuperar aquí la normalidad. Aunque el tema de fondo sólo se resolverá con un clima de diálogo.

En esta casa se sigue trabajando, decía. Ustedes han presentado un proyecto de presupuestos. El año pasado sudó para aprobarlos, y ERC y la CUP parece que no están muy por la labor tampoco este ejercicio. ¿Teme que sea un nuevo vía crucis?

Deseo que podamos hablar de los presupuestos de la ciudad aislándonos de otras cuestiones a nivel estatal. Pero en la lógica de la política de partidos, desgraciadamente, es muy difícil que un debate no se cruce con el otro. Lo que espera la ciudadanía de Barcelona es que seamos capaces de hablar de los presupuestos que la ciudad necesita. Estos presupuestos son asumibles para todo el mundo, y si alguien quiere hacer aportaciones están abiertos. Pero claramente tienen un enfoque social y de estímulo de las inversiones. Por responsabilidad hay que ponerse de acuerdo. Pero la lógica de tensión que se ha generado con partidos confrontados resiente al Ayuntamiento. Nos esforzaremos para que la lógica de ciudad triunfe por encima de la del partidismo.

Empezaba preguntándole qué haría si fuese Puigdemont. No le pido una bola de cristal, pero ¿puede hacer un pronóstico de cómo acabará todo este proceso?

Hay que trabajar para que acabe mejor de lo que empezó. La situación es muy complicada, no hay que ser ingenuos, pero podemos resolverla si hay voluntad. Hemos conseguido desescalar la tensión, y es un primer paso, pero ahora hay que trabajar todos desde el punto de vista político y que también se pueda desjudicializar. Ese es un objetivo a corto plazo. Mientras esto esté judicializado, no vamos a salir del enroque actual.

Hay que construir una interlocución política que puede incluir debates más amplios, como la reforma constitucional, pero hay que reconocer desde el principio la bilateralidad que Catalunya se ha ganado a pulso. Hay un sujeto político que pide interlocución política y todo el mundo saldrá ganando si somos capaces de dar una respuesta política, por ejemplo, a través de un referéndum pactado. Donde todo el mundo podrá expresarse, no es 'todo el mundo gana o todo el mundo pierda', como el pasado referéndum. Todo el mundo podrá explicar su proyecto para que finalmente sea la ciudadanía la que decida, como tiene que ser en democracia.

Entrevista completa a Ada Colau

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha