eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Nepotismo y escasez: una estrategia perdedora

Gasto total en I+D en España en el período 2000-2012. Datos: Informe COTEC 2014.

La investigación científica siempre ha sido una paria del gobierno de España y de la mayoría de los gobiernos regionales. Una actividad incómoda que suele estar en manos de políticos sin experiencia ya que, al no mover grandes cantidades de dinero, no permite tampoco ejercer mucha influencia. Una paria itinerante que, en las cuatro últimas legislaturas, cambió cuatro veces de ministerio, hasta acabar en el de Economía, donde languidece ahora.

Hace unos años, una pequeña asociación interdisciplinar de científicos y tecnólogos preparó una serie de recomendaciones estratégicas sobre política de I+D en España. Sólo algunas llegaron a buen puerto, pero merece la pena volverlas a leer y comprobar lo poco que ha avanzado el sistema en sus aspectos más urgentes: financiación estable y predecible; estructuración de la carrera científica; movilidad del personal científico; reducción del nepotismo y la endogamia; introducción de evaluaciones transparentes, fiables y con consecuencias; tolerancia cero ante el fraude científico, el conflicto  de intereses y el acoso laboral.

Así estaban las cosas, y así siguen. Los años de bonanza trajeron el aumento de las inversiones en I+D, reduciendo de forma efímera la brecha con los niveles de nuestros socios europeos. Pero en ausencia de medidas estructurales, una gran parte del gasto se disipó sin dar frutos duraderos, para beneficio de quienes controlaban tanto la política interna de sus respectivas instituciones como los procesos de asignación de fondos públicos (plazas, contratos, becas, proyectos y créditos a empresas). Aún así, el extraordinario rendimiento mostrado en esos años demuestra el compromiso, talento, largas jornadas de trabajo y bajos salarios de muchos “jóvenes” investigadores (en España, la “juventud” académica dura mucho tiempo) a los que bastaron las migajas que, gracias a la abundancia, escapaban al control del nepotismo imperante.

Seguir leyendo »

Cambios profundos en la ciencia española, lo pide Europa…

Espigas al viento

En una mañana cálida de verano, con la vista puesta ya en unas urgentes vacaciones, resulta difícil decir algo nuevo sobre la ciencia en España… Llevamos una larga temporada describiendo las carencias actuales y futuras, denunciando atropellos y obviedades, argumentando posibles soluciones para consolidar lo logrado hasta ahora y mejorar las perspectivas de la ciencia en éste país. Hemos firmado manifiestos y pegado con cinta adhesiva cartas abiertas a las puertas de un Ministerio que no lleva la palabra ciencia en su nombre y que es reticente a la crítica. Hemos pasado etapas reivindicativas con manifestaciones y actos de rebeldía y protesta. Nos ha hervido la sangre al ver a nuestros mejores científicos abandonar el país, unos por ser jóvenes y carecer de futuro laboral aquí y otros por ser prestigiosos y recibir ofertas muy estimulantes fuera de España.


En esta mañana de finales de Julio corre una brisa fresca. Se publica en la revista Science un breve comentario sobre un informe europeo con un análisis y varias recomendaciones para encarrilar la ciencia de nuestro país. El informe no dice nada que no supiéramos. No dice nada que no hayamos dicho ya. Pero dice mucho, lo dice sin paños calientes y lo dice a petición del propio Ministerio de Economía y Competitividad. El frescor de primera mañana y el olor a verano nos hace creer que quizá por ello el informe tenga repercusión y el Ministerio se decida a hacer algo. La Secretaria de Estado, Carmen Vela, dice que el informe es coherente y que el esfuerzo que se plantea es razonable. No sabemos qué significa eso realmente, pero creamos por un momento que el único partido político que no ha firmado la carta por la ciencia y que ostenta la mayoría absoluta se decide a seguir las recomendaciones.

Seguir leyendo »

La mayor esperanza de vida, ¿un problema?

La mayor esperanza de vida - Por Yoana Novoa

Tras cientos de miles de años de evolución biológica y cultural, la especie humana se enfrenta a una increíble paradoja: la esperanza de vida que se ha ido alargando progresivamente a lo largo de la historia resulta ahora un “ problema.” Basta leer la prensa sobre cómo este “problema” pone en riesgo el llamado “estado Social.”

Sin embargo, en los últimos años, la esperanza de vida ha empezado a acortarse: por primera vez, los hijos vivirán menos que los padres. Nuestra sociedad actual está incurriendo en todo tipo de desatinos con su salud, en su mayoría ligados al sobrepeso. Dietas poco saludables y vida sedentaria tienen un efecto letal sobre una especie como la nuestra, diseñada para correr. La obesidad infantil comienza a ser un problema en España y lo lleva siendo mucho tiempo en países como Mexico o EE.UU.  Casi uno de cada tres niños españoles tiene obesidad o sobrepeso. La Escuela de Sanidad Pública de Harvard demostraba tras 20 años de seguimiento que el sobrepeso a mediana edad reduce hasta en un 79% la posibilidad de tener una vida larga y sana. Curiosamente el llamado Estado de Bienestar conlleva en realidad un estado de malestar, debido a esa salud más frágil que está acortando la esperanza de vida de muchas personas en los países desarrollados.

Las alertas de médicos y demógrafos sobre el acortamiento de la esperanza de vida contrastan con las alertas totalmente contrarias de los economistas. Para estos últimos, la esperanza de vida ya es demasiado larga en nuestra especie y amenaza la estabilidad del sistema socioeconómico. Resulta intrigante plantearse a quien puede importarle más la estabilidad del sistema que la esperanza de vida. No obstante, la política nos brinda situaciones tan inéditas como surrealistas; un lugar especial merece la que presenciamos el año pasado cuando el ministro de sanidad japonés pedía a los ancianos “ que se den prisa y se mueran ya.” Ambos conceptos están íntimamente ligados: la esperanza de vida cae a medida que se recorta el modelo de protección social,  pero una esperanza de vida más corta incrementa la productividad para los defensores del actual modelo socioeconómico.

Seguir leyendo »

Experimentación animal: más transparencia y menos lobbies

La experimentación animal es uno de esos temas en los que escribir un artículo de opinión es una fuente segura de problemas. Las posturas están tan encontradas que los partidarios de uno y otro lado no parecen dispuestos a concesiones. Los más vehementes o radicales se distinguen, a menudo,  por las fuentes de información en que han decidido creer, más que por tener experiencia directa con las prácticas que apoyan o denuncian.

Curiosamente,  los dos bandos en litigio comparten un interés común (y, probablemente, sincero) por el bienestar ajeno. Los defensores de la experimentación animal, identificados de forma casi automática con la investigación biomédica y farmacéutica, por la salud y bienestar de los seres humanos. Sus detractores, por el bienestar de los otros seres vivos: los no humanos.

En algún punto intermedio se sitúa el objetivo pragmático que propugna la legislación nacional y europea: eliminar el uso de animales de experimentación siempre que sea posible, y reducir su sufrimiento, dolor o incomodidad al mínimo imprescindible cuando esto no sea posible (siempre que sea necesario y esté justificado por su utilidad pública).

Seguir leyendo »

Ciencia comprometida, ¿prensa ciega?

Cientiflautas

El pasado 20 de mayo de 2014 tuvo lugar la ceremonia de la entrega de los Premios de la Real Sociedad Española de Fí­sica 2013, financiados por la Fundación BBVA, en el Palacio del Marqués de Salamanca. Estos premios, dotados en total con 50.000 euros para sus ocho categorías, reconocen cada año a algunos de los más relevantes físicos españoles. 

Durante la ceremonia de entrega de premios, los participantes pudieron asistir a un episodio inusual y ejemplificador. Muchos de los asistentes lo consideraron muy significativo y reconfortante, como demostraron con sus aplausos. Lo que sigue es la narración que el profesor José María Carrascosa, presente en el acto, hizo de ella (ligeramente editada por economía de espacio):

“Uno de los galardonados, tras saludar a los presentes (que incluían al presidente de la Fundación BBVA, D. Francisco González y a la Secretaria de Estado, Dña. Carmen Vela) y avanzar unos sumarios agradecimientos a su familia y a quienes le habían propuesto para el premio, dijo que no quería dedicar los dos minutos que tenía para hablar a hacerlo de sí­ mismo, sino de los miles de personas que lo estaban pasando mal debido a leyes injustas que los arrojaban de sus viviendas.

Seguir leyendo »

Los científicos de la roja no tienen en quién abdicar

Una roja de la ciencia envejecida

En estos días en que todos aprovechamos la abdicación de Juan Carlos de Borbón para arrimar el ascua a nuestra sardina particular, uno de los tópicos más recurridos es el del relevo generacional entre los criados en la posguerra como el rey saliente y los que crecieron con la movida como el rey entrante. El fin de la transición, dicen algunos. Renovación institucional, dicen casi todos. Nosotros no podemos ser menos, y queremos aprovechar para hacer una breve reflexión sobre el relevo generacional en la ciencia española.

Una revista de divulgación científica presentó el jueves pasado a “la roja de la ciencia”, una selección de los mejores científicos españoles. Lo que más llama la atención de la foto de esta selección es la avanzada edad de la mayoría de sus integrantes. Su edad media es de casi 61 años y dos de ellos superan la edad de jubilación – a pesar de que, en académicos, esta se extiende hasta los 70 años. Todos son mayores que el próximo rey, y tan sólo Ignacio Cirac y María Blasco tienen menos de 50 años, aunque por poco (ambos nacieron en 1965).

Esta elevada edad contrasta con la roja original, que fue una de las selecciones más jóvenes de la Eurocopa de 2008 y del Mundial de África del Sur. Todos sabemos lo que pasó en ambas citas. ¿Se parece la roja de la ciencia a la del fútbol? Es muy posible que en estatura y excelencia sí lo haga; los españoles tendemos a ser bajitos, y todos los componentes de ambas selecciones se encuentran entre los primeros de sus respectivos campos o posiciones. Pero desde luego no se parecen en la edad. ¿Dónde está la generación de Felipe de Borbón? ¿Es que Un globo, dos globos, tres globos y La bola de cristal no criaron científicos sobresalientes?

Seguir leyendo »

Agua fósil, una bebida conflictiva

Singing in the rain with ammonites. Por Marcos Méndez

Gran parte del agua dulce proveniente de la precipitación se infiltra en el suelo y puede o bien acabar aflorando en forma de manantiales o nacimiento de ríos, o bien permanecer bajo el suelo, alojada en acuíferos, durante miles y hasta en ocasiones millones de años, aislándose por un largo tiempo de su ciclo normal quedando inutilizable para la mayoría de los seres vivos. Hablamos del agua fósil.

Estudios empleando radiocarbono muestran que algunos acuíferos contienen agua sellada y “fosilizada” desde la última glaciación, es decir hace más de 40.000 años. Posiblemente el record de antigüedad lo tiene un bolsón de agua descubierto en mayo de 2013 en una mina canadiense cerca de la localidad de Timmins, a 2400 metros de profundidad. Éste agua procede del Precámbrico, con una antigüedad de entre 1500 y 2640 millones de años, es decir, casi la mitad de la vida de nuestro planeta. Uno de los reservorios de agua fósil más grandes está ubicado en Ogallala, Estados Unidos, pero destacan los del continente africano. Sólo en el norte de África, existe medio millón de kilómetros cúbicos de agua fósil. La UNESCO reveló hace tan solo medio año, en septiembre de 2013, la existencia de cinco grandes acuíferos subterráneos en Kenia.

El agua fósil desempeña un papel esencial en ambientes áridos y semiáridos, donde las precipitaciones son escasas e irregulares. En estos ambientes encontramos dos tipos principales de plantas: especies con ciclos de vida corto, cuyas semillas germinan en respuesta a las lluvias y que sobreviven mientras la capa superficial se mantiene suficientemente húmeda, y especies leñosas con raíces muy profundas que sobreviven gracias a las aguas subterráneas. El que estas plantas que aprovechan el agua profunda sobrevivan es clave para el funcionamiento de los ecosistemas, su productividad, la corrección de la erosión y las avenidas torrenciales y la provisión de numerosos servicios que dependen de la accesibilidad a la capa freática. Sin embargo, el ser humano no se contenta con este servicio global de las aguas profundas y prefiere bebérselas o comercializarlas. Pero ¿qué precio real podríamos ponerle a un coctel que llevara un agua de tan increíble antigüedad como la de Timmins?

Seguir leyendo »

Canibalismo, capitalismo y moral legal

Caníbal - Ilustración de Werens

“María era una mujer radical y solitaria que tenía muy claro aquello que quería en la vida, y estaba convencida de que nada ni nadie iba a impedírselo, pues poseía una enorme fuerza física con la que era capaz de matar a casi cualquier hombre.

También poseía una casa en propiedad ubicada en una tierra aislada en medio del desierto, pero relativamente fértil, la cual en un futuro no muy lejano le podría permitir ver crecer a unas cuantas criaturas, ¡Sus propias hijas! Pero para conseguir este propósito María tenía una necesidad imperiosa: ¡Conseguir una pareja que la dejase embarazada! Sin embargo, con el paso de los años, y mientras esperaba el paso de algún hombre con el único objetivo de acostarse con él, tuvo la mala suerte de que aparecieran las piratas depredadoras, quienes no conformes con robar y apropiarse de las casas, mataban y devoraban a sus inquilinas.

Afortunadamente, María logró huir a tiempo al verles llegar por el horizonte. Pero aquel clima casi desértico del pleno verano almeriense –sin casi comida, ni una sombra en la que resguardarse, ni tampoco agua con la que calmar su sed– acabarían pronto con María de no ser que buscase una solución.

Seguir leyendo »

Al margen de la ley

Ilustración de Thierry Torres

Que una importante política española se haya dado a la fuga para intentar evitar una multa de tráfico confirma, por si cabía alguna duda o aún guardábamos alguna esperanza, que vivimos en un país relajado ante la ley. O como algunos lo denominan en clave de humor o de denuncia, una república bananera.  España es un país donde el comportamiento de la clase política, en lugar de dar ejemplo de civismo, nos incita al fraude y al engaño, dando a entender que éstos son hechos cotidianos, comportamientos sin importancia ni consecuencias. Desgraciadamente, no sólo nos incita la clase política a quebrantar las normas con su ejemplo. Las instituciones van mucho más lejos y nos empujan sin pudor a la trampa. Y el ámbito de la financiación y gestión de la investigación científica no escapa a esta cruel y bochornosa realidad.

La financiación de proyectos de investigación es un tema sensible que se vuelve escabroso, especialmente en esta época de recortes que vivimos. La financiación es ahora más que nunca incierta, escasa y tardía. Como consecuencia, los científicos (como tantos otros colectivos) buscamos dinero debajo de las piedras para financiar la investigación, para prorrogar contratos de estudiantes que terminan el doctorado y no tienen forma de seguir investigando, de investigadores postdoctorales con más experiencia que no encuentran alternativa para cuando se termina su contrato.

En este contexto, el 20 de enero de 2014, el BOJA publicó ( páginas 19-21) un extracto del contenido de la Resolución de 16 de diciembre de 2013 por la que se conceden incentivos por valor de 835.921,91 euros a los Agentes del Sistema Andaluz del Conocimiento.  ¿Por fin buenas noticias? Sólo a medias: la resolución se refiere a la convocatoria de 2011 y, por tanto, tal y como especifica la orden de 11 de diciembre de 2007, publicada en el BOJA de 5 de enero de 2008, que regula las solicitudes y la concesión de dichos incentivos, los fondos concedidos deben gastarse durante el año en que se solicitaron y el siguiente: es decir, los fondos concedidos en la resolución de 16 de diciembre de 2013 tenían que haberse gastado antes del 31 de diciembre de 2012. (La resolución provisional había aparecido en BOJA en octubre de 2013.)

Seguir leyendo »

Llegó la primavera: ¿puede explicar la ciencia lo que nos pasa?

primavera

Si eres de esos que se han enterado de que la primavera está aquí sólo por los anuncios del Corte Inglés es posible que este artículo no te resulte de gran utilidad. Hoy escribimos para aquellos que se preguntan, como los científicos, si la ciencia nos puede ayudar a entender lo que nos ocurre con la llegada de la primavera.  Si la ciencia progresa es por hacerse preguntas sin prejuicios y sin temor a las respuestas y, lo que es habitual y más desafiante, sin temor a que no siempre las haya.  ¿ Tiene la ciencia respuestas para lo que nos ocurre cuando los días se hacen más largos, cálidos y soleados? Pues parece que sí tiene algo que decir aunque lo útil que resulten depende de lo que el lector quiera saber en realidad.


Hoy en día todo el mundo está familiarizado con la revolución bioquímica (sobre todo la de las famosas hormonas) que la primavera causa en todos los seres vivos incluyendo a la especie humana. La primavera ha generado multitud de reacciones  colectivas a lo largo de la historia de la humanidad y es responsable de muchos enamoramientos. En primavera mucha gente quiere estar guapa y respirar hondo el perfume de las flores. Las aves, los caballos, las plantas, los abejorros, todos parecen “ volverse locos” durante unos días, semanas o meses. La primavera es en sí misma una de las manifestaciones más intensas de la vida, y para muchos de nosotros, científicos o no, algunas primaveras no han sido una excepción. Bajo ese incontestable cúmulo de eventos que se precipitan en primavera se encuentran tanto la más sublime expresión artística como el instinto de reproducción, y posiblemente estas cosas tan dispares tienen una base biológica común y compartida con muchos otros organismos.  Y la base parece apoyarse una vez más en las hormonas.

Seguir leyendo »