eldiario.es

Menú

Castilla-La Mancha confirma que agua de sus pozos estratégicos está siendo bombeada hacia Murcia

El Gobierno regional está estudiando emprender acciones legales tras confirmarse que ya hay cuatro pozos de sequía que trasvasan agua a los regantes murcianos

La medida para estos pozos fue aprobada por el Consejo de Ministros el pasado 8 de septiembre

UPA está organizando una gran movilización a la que están llamados todos los agentes sociales 

- PUBLICIDAD -
Foto: “La trama del río Segura”,

Foto: “La trama del río Segura”, Greenpeace.

Los técnicos medioambientales de la Dirección Provincial de Agricultura y Medio Ambiente de Albacete  han visitado la zona afectada por las  obras de emergencia aprobadas en Consejo de Ministros para derivar agua desde los pozos de sequía en esta provincia hacia la Región de Murcia. Durante la visita a estos sondeos se ha comprobado que ya hay cuatro pozos de sequía en funcionamiento, por lo que “han levantado acta de la situación y la correspondiente denuncia”.

Además se ha elaborado un informe que especifica que los sondeos “vierten agua al canal Martínez Parras, y que están funcionando con grupos electrógenos”. El documento ha sido trasladado ya a la Dirección General del Agua, dependiente de la Consejería de Fomento, para que estudie “de qué manera actuar jurídicamente”.

Así lo ha dicho el director provincial de Agricultura y Medio Ambiente, Manuel Miranda, que ha anunciado que los servicios jurídicos de la Consejería están estudiando emprender medidas legales contra la decisión tomada por el Gobierno central para extraer agua de los pozos de sequía de Hellín, en la cuenca del Segura. “Consideramos que es un atropello que los recursos subterráneos de la provincia se utilicen con este fin porque aquí también estamos en sequía”, ha señalado.

Miranda también ha confirmado que ya se ha solicitado una nueva reunión con el presidente de la Confederación Hidrográfica del Segura, Miguel Ángel Ródenas, para trasladarle su “descontento y total desacuerdo con esta actuación” que a su juicio -como también denunció UPA Castilla-La Mancha-  esquilma los recursos de la zona y afecta a los regantes del sureste de la provincia, ya que “se va a extraer más del doble del agua disponible, según la evaluación de impacto ambiental realizada por el propio Ministerio”, ha finalizado.

Pozos de sequía aprobados por el Consejo de Ministros

Esta situación viene dada tras la aprobación por parte del Consejo de Ministros de las obras de emergencia en los pozos de sequía de Hellín para su explotación por los regantes de Cartagena, por un importe de 1,2 millones de euros, para desviar 9,9 hectómetros cúbicos de agua desde el acuífero Mingogil-Villarones hasta la Región de Murcia.  Se trata de un nuevo trasvase de agua desde Castilla-La Mancha a la vecina Comunidad Autónoma y para unos regantes que ni siquiera pertenecen a la cuenca del Segura.  La voz de alarma sobre la decisión adoptada por el Consejo de Ministros la dio la Unión de Pequeños Agricultores de Castilla-La Mancha (UPA) que además aseguran que al acuífero Mingogil-Villarones, desde el que se trasvasará agua a Murcia, pertenecen 32 municipios y unos 3.500 regantes de Albacete, y conecta además con las aguas subterráneas del acuífero El Molar, declarado sobreexplotado, lo que hace temer a los miembros de UPA que se vea afectado también.  Además denunciaban que las obras de sondeos habían comenzado antes de que se aprobara el decreto por parte del Gobierno de Rajoy.

“Tras tres años de sequía hemos llegado a un punto en el que Albacete no puede ni utilizar su reserva para regadíos sociales (10 hectómetros cúbicos) al declararse los acuíferos sobrexplotados, mientras se abren pozos de sequía para trasvasar agua a otras regiones” asegura Julián Morcillo, secretario regional de UPA en Castilla-La Mancha, quien ha añadido que desde el colectivo agrario no van a permitir “que nos dejen en secano porque eso nos obligaría a abandonar nuestros cultivos. Tendríamos que echar el cierre”. Morcillo también ha explicado que otro de los motivos de las movilizaciones es el Plan Hidrológico de la Demarcación del Segura, que crea un déficit ficticio de agua donde no la hay, para favorecer un “clima de escasez” y dificultar el acceso a nuevos usos del agua en la propia cuenca del Segura, especialmente en la provincia de Albacete.

Por ello y ante la situación de sequía que vive el sureste albaceteño desde donde se destinan los recursos hídricos a Murcia con estos pozos de sequía, la UPA está recabando apoyos para iniciar una gran movilización. De momento cuenta con el compromiso del sindicato de clase UGT y desde este miércoles también con el grupo Ganemos Izquierda Unida en la Diputación.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha