eldiario.es

Menú

‘Glow’: las chicas golpean muy fuerte

Serie original de Netflix producida por Jenji Kohan, la creadora de ‘Orange is the New Black’

La actriz Alison Brie es la auténtica estrella de la lucha libre femenina

- PUBLICIDAD -
Foto: netflix.es

Foto: netflix.es

No sé si somos adictos a la nostalgia pero, es cierto, que en los últimos tiempos hay gran predisposición en la industria y, en el gusto del público, por ese aroma ochentero y noventero tanto en cine como en series de televisión. Se ha traído de vuelta a ‘Twin Peaks’, ‘Expediente X’, ‘MacGyver’ o ‘Arma Letal’, entre otras. ‘Stranger Things’, inspirada en la década de los ochenta, fue un auténtico pelotazo el año pasado. Lo que queda claro es que la añoranza, en la actualidad, parece haberse convertido en un arma muy poderosa. Quizás por esa convicción de pensar que siempre hubo tiempo mejores.

G.L.O.W. (Gorgeous Ladies of Wrestling) fue un programa real de los ochenta de la televisión estadounidense que popularizó la lucha libre femenina. Un show que duró cuatro temporadas con más de cien episodios en el que participaron modelos, actrices, deportistas y cantantes. Netflix tiempo atrás ya lanzó ‘GLOW: The Story of the Gorgeous Ladies of Wrestling’, un documental que narra la historia de una temporada. Ahora, lanzá ‘Glow’, serie con eminente tono cómico y ligero que se inspira en el programa original.

Foto: netflix.es

Foto: netflix.es

Una producción original de Netflix que estará producida por la escritora y productora Jenji Kohan, más conocida por ‘Orange is the New Black’, y creada por Liz Flahive (‘Nurse Jackie’) y Carly Mensch (‘Orange is the New Black’). Un reparto coral que está encabezado por Alison Brie (‘Community’, ‘Mad Men’), Betty Gilpin (‘Nurse Jackie’, ‘American Gods’) y Marc Maron (‘Easy’).

Ruth (Alison Brie’), una joven actriz asediada por las facturas, quiere relanzar su atropellada carrera actoral. Se encuentra cansada de ser rechazada en decenas de casting que sólo la requieren para papeles femeninos secundarios. Un buen día se le presenta una atípica oportunidad en un gimnasio de Los Ángeles: una audición para convertirse en integrante de una serie sobre lucha libre femenina. La idea no le gusta al principio pero, poco a poco, lo verá como una gran oportunidad.

Junto a Ruth se unirán once mujeres más, incluida su amiga Debbie (Betty Gilpin), estrella de culebrón americano venida a menos, para intentar forman un sólido equipo para montar el show. Sam (Marc Maron), director de cine de serie B bastante cascarrabias, es el encargado de unir todos los elementos para que G.L.O.W. obtenga la luz verde.

Foto: Netflix.es

Foto: Netflix.es

La serie versa sobre una perdedora, lejos del sueño americano, en un mundo de perdedores, valga la redundancia. Ruth, sobre la que pivota esta primera temporada, y las otras doce chicas, de alguna manera forman un grupo, en torno a este intento de programa, que se convierte en una suerte de terapia grupal; de hecho, se van a vivir juntas a un motel. Cada una, con un tipo de personalidad bien definida, expondrá sus miedos y problemas. Quizás su talón de aquiles en que no han desarrollado significativamente muchos de los personajes más allá de Ruth, Sam y Debbie quedando un poco descompensada la narración; aunque, me supongo que en siguientes temporadas pondrán solución a esto.

‘Glow’ no llega caer nunca en el drama, aunque hay elementos para ello, sin embargo, lo filtra a través del patetismo de todos sus personajes y de las diferentes situaciones, recordando a ‘Basket’. Se busca un tono sincero, ligero y cómico con pequeños puntos de drama que, solo se dan dentro del mismo cuadrilátero. Un acierto por parte de sus creadoras.

Foto: netflix.es

Foto: netflix.es

Para todos aquellos que han visto ‘Orange is the New Black’ es fácil reconocer el estilo y estructura similares en ‘Glow’: protagonista con características similares, reparto coral femenino, etc; aunque aquí los episodios rondan los 30 minutos -un acierto-, tienen un tono más cómico y a la ambientación ochentera, con una cañera banda sonora, se le une ese toque kitsch en una atmósfera poco glamurosa y sucia.

La primera escena de ‘Glow’ no sólo es una declaración de intenciones de la propia serie, sino también, de la propia Alison Brie. La actriz ya demostró su valía entre tanto talento en ‘Mad Men’ y, en ‘Community’, brilló con luz propia. Quizás no puedo ser objetivo con ella pero, sin duda, Alison es el auténtico must y pilar de la serie. El actor Marc Maron también sorprende para bien con el paso de los capítulos. Su personaje, junto con de Brie, son los más carismáticos y mejor desarrollados de la temporada. Aunque, hay que reconocer que todo el reparto, a su manera, te va cayendo simpático.

Sin duda, ‘Glow’ es una fantástica y excelente apuesta veraniega. Una serie con un buen empaque y un reparto muy efectivo. Su historia es interesante y a la vez liviana sin perder ese tono ochentero tan característico. Está disponible en Netflix.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha