eldiario.es

4'5 millones de euros destinados a crear un solo puesto de trabajo.

La Torre del Vino de Socuéllamos tiene unas cuentas que amenazan ser uno de los mayores derroches sin sentido de la legislatura en España.

410.000 euros de mantenimiento anual de un edificio que es un museo y mirador que se eleva tres veces más que todos los edificios de la localidad.

- PUBLICIDAD -
Torre del Vino de Socuéllamos (Ciudad Real) estando aún en construcción / Foto: Turismo Socuéllamos

Torre del Vino de Socuéllamos (Ciudad Real) estando aún en construcción / Foto: Turismo Socuéllamos

El Consistorio que salga elegido en la localidad ciudadrealeña de Socuéllamos el próximo 24 de mayo tendrá una dura lacra económica para sacar adelante las cuentas del municipio con la inaugurada Torre del Vino: una mole de 40 metros de altura y once plantas en medio de donde pasaban las antiguas vías de ferrocarril y que triplica la altitud máxima de los edificios del pueblo.

Con esa altura no es de extrañar que su alcalde, Sebastián García, "venda" su mirador como uno de los puntos más interesantes que visitar en la comarca de La Mancha. Unido a la llanura manchega, desde ese mirador son decenas de kilómetros los que se pueden divisar.

Solo su construcción (no terminada aún, porque además hay dos edificios anexos a la propia torre) son casi 4'5 millones de euros, una factura a seguir pagando. A ello se le suman los costes anuales: 410.000 euros para un Ayuntamiento de 13.000 habitantes. Quien vea estas cuentas al menos esperará que por lo menos repercuta en puestos de trabajo. Pero solo creará un empleo en la localidad.

Esta "mole" lleva años en construcción y ha sido inaugurada esta semana por la propia María Dolores de Cospedal junto al alcalde Sebastián García. Será un museo del vino, que para ser rentable tendrá que ser visitado al año por 133.000 visitantes. diez veces más la población de la localidad. Las estimaciones hechas por expertos dicen que el complejo podría tener unos ingresos de 9.000 euros al año: 500 años para pagar solo su construcción (el mantenimiento sencillamente sería inviable salvo que se convierta en uno de los 'booms' turísticos en la historia de España).

Camino del "aeropuerto sin aviones y para las personas" del ahora en prisión Carlos Fabra en Castellón o de los restos del aeropuerto "del Quijote" de Ciudad Real, la Torre del Vino presenta en sus dos primeros días de vida unas cuentas que habrá que ver en qué situación dejan al próximo Gobierno local. Mientras tanto la Guardería Municipal de la localidad está apercibida de cierre y la ludoteca de la localidad ya cerrada. Los ejemplos son miles de que hacer en una localidad de este tamaño con 410.000 euros al año.

Ahí se levanta mientras tanto uno de los monumentos que pueden hacer famoso Socuéllamos en toda España, pero más bien como megaestructura sin sentido que como museo del vino.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha